Artes y Cultura
Viernes 12 julio de 2019 | Publicado a las 11:00 · Actualizado a las 11:01
Antonio Becerro: "Los Premios Nacionales de Arte son como un bono de jubilación"
Por Tu Voz
visitas

El artista visual y taxidermista cuestiona las pol√≠ticas culturas de Chile y habla del trabajo que significa mantener espacios independientes como el Centro Experimental Perrera Arte, que encabeza desde hace 24 a√Īos.

Por Fernanda Martínez Leal

Hace un par de meses apareci√≥ un cachorro de m√°s o menos un a√Īo de edad amarrado a un √°rbol en el Parque de los Reyes. Una mezcla de akita que fue adoptado por el Centro Experimental Perrera Arte luego de que se hiciera evidente su abandono a pocos metros de su entrada principal. Hoy, Dante camina de un lugar a otro buscando algo que morder. El artista visual Antonio Becerro, fundador y director del espacio cultural, lo calma con unos enormes huesos que guard√≥ exclusivamente para √©l en la cocina, los que el imponente ejemplar destruye en menos de un par de minutos.

Centro Experimental Perrera Arte (c)
Centro Experimental Perrera Arte (c)

Reconocido por su particular y pol√©mico estilo como taxidermista y gestor cultural, Antonio Becerro ha llevado adelante este proyecto desde su fundaci√≥n, ‚Äúcuando, producto del dise√Īo del naciente Parque de los Reyes, el municipio de Santiago decidi√≥ entregar este recinto a los artistas para su recuperaci√≥n en un sector definido entonces como cr√≠tico en t√©rminos de seguridad. Nos pasaron una ruina y hoy, casi cinco lustros despu√©s, podemos decir que hemos levantado un basti√≥n para el arte, particularmente de aquellas expresiones que no tienen cabida o, simplemente, no quieren ser parte de los circuitos oficiales y comerciales‚ÄĚ, explica el artista.

Luego de forcejear un rato, Dante se aburre y acuesta en un sill√≥n. Becerro reflexiona en voz alta lo parad√≥jico de que descanse en los mismos cimientos donde hace m√°s de 90 a√Īos se inaugur√≥ el primer horno crematorio el√©ctrico de basura del pa√≠s, el que luego, para controlar la poblaci√≥n canina de la ciudad, pas√≥ a ser la Perrera de Santiago, donde probablemente este akita no hubiese vivido muchos d√≠as. No obstante, el ‚Äúpeque√Īo grandul√≥n‚ÄĚ descansa sin preocupaciones entre las mismas paredes que desde hace 24 a√Īos han acogidos a cientos de artistas, obras y exposiciones.

La Perrera, Centro Experimental Perrera Arte (c)
La Perrera, Centro Experimental Perrera Arte (c)

-En 1927 se inaugura este espacio como un horno crematorio y pocos a√Īos despu√©s pasa a ser la temida Perrera. ¬ŅQu√© te atrajo de este espacio?

-“Lo inh√≥spito de la ruina. Es un espacio g√©lido y exigente para crear. Partir desde los escombros no era nada de malo para esa √©poca. En 1995, levantarse y producir desde la ruina era muy simb√≥lico despu√©s de salir de la dictadura.”

-¬ŅC√≥mo era ser artista en esa √©poca?

“La verdad es que lo pase muy mal, pero tambi√©n conoc√≠ gente y aliados muy potentes. Era un joven sin prejuicios y me encantaba pintar en la calle, compartir ideas y hacer planes con mis pares, que eran todos artistas de vocaci√≥n, autodidactas y estudiantes activistas. Visto ahora desde la distancia, el arte fue mi escape y una estrategia de supervivencia a los oscuros a√Īos de la dictadura. Me refiero al autocultivo y la gesti√≥n. Pertenec√≠a a una escena de artistas muy extremos y disidentes de todo.”

-¬ŅQu√© representa para ti la Perrera?

-“Es mi obra maestra, es un territorio/obra. Para m√≠ es un dispositivo que articulado funciona como un zurcido social, el que a veces evidencia sus costuras. Su m√©todo de expansi√≥n se completa con el otro. Su plan de gesti√≥n es la integraci√≥n; los costos profesionales y la inversi√≥n han sido absolutamente de nuestro bolsillo. La Perrera es un proyecto de arte que involucra complicidad, memoria, una posible identidad local; no nos aferramos a una terapia de consecuencia militar o militante. Es un proyecto desprejuiciado, tampoco es el raspe y gane. Este lugar, en condiciones de ruina, ha sido recuperado por artistas y administrado por uno de ellos.”

-¬ŅQu√© caracteriza a este proyecto?

-“Son muy interesante los conceptos que convierten a la Perrera en un sitio ic√≥nico: sus contenidos, la edici√≥n de nuestra p√°gina web, su perseverancia en una curador√≠a ajustada al espacio, la insistencia en las residencias con resultados de obra, en las que por cierto fuimos los pioneros. Destaco la restauraci√≥n paulatina y constante de su arquitectura, que representa un patr√≥n de ADN para todo lo que aqu√≠ ocurra.”

“Son decenas las memorias y tesis de grado que los estudiantes de diversas carreras han realizado al respecto, porque no se trata de dejar como nuevo un edificio, sino de rescatar sus numerosas preexistencias, de saber conservar las cenizas, los ladridos de espanto, las energ√≠as que aqu√≠ se consumieron y saber convivir con ellas ahora y en el futuro. Cuando vinieron los core√≥grafos franceses Claude Brumachon y Benjam√≠n Lamarche a montar ‚ÄúEl testigo‚ÄĚ, inspirado en Kafka, se paseaban de un lado a otro y repet√≠an: ‚ÄúEste lugar fue hecho solo para nosotros, solo para nuestra obra‚ÄĚ. Esa percepci√≥n es emocionante, considerando que, durante muchos a√Īos, ellos tuvieron a cargo un centro cultural en lo que hab√≠a sido una iglesia en Nantes.”

-En estos d√≠as se decide el Premio Nacional de Arte, ¬Ņqu√© piensas sobre ese premio?

-“Es muy curioso que un premio determine el √©xito o el fracaso de una obra. A veces me da verg√ľenza eso de la vanidad del artista y su personalidad hiperventilada. Los premios nacionales de arte son como un bono de jubilaci√≥n, as√≠ que hay que cuidarse cuando tus amigos empiezan a hacer circular listas de apoyo. En la Perrera nunca hemos estado preocupados de eso, para nosotros constituye una especie de espect√°culo, es algo divertido para ver c√≥mo se mueven las fuerzas diestras y siniestras de la patria: los masones, los cristianos, los comunistas.”

Centro Experimental Perrera Arte (c)
Centro Experimental Perrera Arte (c)

“Pero en verdad tenemos otras urgencias: la estimulaci√≥n art√≠stica temprana en los jardines infantiles del sector; el apoyo a los j√≥venes creadores, los m√°s desprotegidos por este modelo o la posibilidad de sorprender, de cuando en cuando, a los vecinos del barrio. No tiene ning√ļn sentido seguir aplaudi√©ndonos entre nosotros, esa es una farsa, un ritual monstruoso, que solo puede llevar a la autodestrucci√≥n, al aniquilamiento gen√©tico del arte.”

“En general, creo que los premios de cualquier tipo, pero principalmente los que tienen una consideraci√≥n monetaria detr√°s, deber√≠an entregarse a muchos artistas en su edad f√©rtil de producci√≥n, para que el est√≠mulo econ√≥mico tenga un efecto est√©tico, de generaci√≥n de obra, en la escena local o internacional, seg√ļn se escoja. El problema es que los bur√≥cratas de distinto signo, los habitantes de los ministerios, no tienen visi√≥n de aquello.”

-¬ŅPor qu√© el Estado chileno no apoya un proyecto como el de ustedes?

-“Todo el mundo nos pregunta lo mismo, es inevitable. Cuando empiezo a responder me doy cuenta que me enredo y comienzo a inventar una respuesta idiota a partir de reuniones infructuosas con autoridades y funcionarios de turno. Lo cierto es que no calzamos en el negocio, no somos parte de un partido pol√≠tico que nos represente y nos consiga cr√©ditos. No somos parte de la familia, como dir√≠an los mafiosos.”

“Cuando pudieron hacerlo, tuvieron miedo y nos corrieron a un lado por no militar y no hacer lobby. Los que estaban en posici√≥n de tomar la decisi√≥n de apoyarnos se movieron en su propia endogamia y, entre sus amistades, de forma sumaria, hicieron como Julio Ponce Lerou: expandieron √ļnicamente su territorio a cualquier precio, sobre y bajo la mesa. As√≠ sacaron a Andr√©s P√©rez de Matucana 100 y as√≠, con sus leyes a la medida, como una empresa cualquiera, aparece el Centro Nacional de Arte Contempor√°neo de Cerrillos, un fracaso financiado con plata de todos los chilenos.”

Antonio Becerro y Ra√ļl Ruiz, Centro Experimental Perrera Arte (c)
Antonio Becerro y Ra√ļl Ruiz, Centro Experimental Perrera Arte (c)

“Y as√≠, en la misma l√≥gica, prometieron un canal cultural de televisi√≥n, cuyo presupuesto ha ido a parar a los sueldos millonarios de la far√°ndula y al hoyo sin fondo del endeudamiento de Televisi√≥n Nacional de Chile. ¬ŅEnsayo y error? ¬ŅCultura para los culturosos? ¬ŅCu√°l es su dise√Īo? Tiendo a creer que m√°s bien se trata del triunfo de los mediocres, de los ‚Äúseres sin atributos‚ÄĚ, como bien los describ√≠a Ra√ļl Ruiz, quien, ya en 1974, con ‚ÄúDi√°logos de exiliados‚ÄĚ, reci√©n saliendo del Golpe de Estado, reci√©n llegado a Par√≠s, anticip√≥ la infamia que hoy nos devora. Recomiendo esa pel√≠cula a los j√≥venes.”

Centro Experimental Perrera Arte (c)
Centro Experimental Perrera Arte (c)

-¬ŅQu√© mantiene viva a la Perrera?

“-Es dif√≠cil obtener algo y es todav√≠a m√°s complejo mantenerlo en esta maldita y escurridiza vida. No se puede negociar con el humo. Yo dir√≠a que ese es el principio, lo dem√°s es un plan de trabajo y gesti√≥n. Tenemos el m√©todo pero he aprendido a simular y a ser ego√≠sta, as√≠ que no quiero compartir ese m√©todo; si lo digo, estar√≠a violando la confidencialidad.”

¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos
Tendencias Ahora