Internacional
Dilma Rousseff encarar√° fin de semana crucial para su continuidad en el gobierno
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La presidenta brasile√Īa Dilma Rousseff enfrenta un fin de semana crucial para su supervivencia pol√≠tica, que incluye el congreso de su principal partido aliado para decidir si mantiene su apoyo al gobierno y las manifestaciones de oposici√≥n para exigir su salida del poder.

La mandataria encara un proceso de juicio pol√≠tico en el Congreso, donde adem√°s impulsa un ajuste para poner orden en las cuentas p√ļblicas, en medio de una dura recesi√≥n. Y el apoyo del partido de centro PMDB es clave.

Pero dividido entre mantener la alianza con el gubernamental Partido de los Trabajadores (PT) o romper definitivamente con el gobierno, el Partido Movimiento Democr√°tico Brasile√Īo (PMDB, centro) celebra este s√°bado su reuni√≥n nacional en Brasilia para decidir sus pr√≥ximos pasos pol√≠ticos.

Una decisi√≥n segura es mantener en la cabeza de la organizaci√≥n al vicepresidente brasile√Īo, Michel Temer, que asumir√≠a el poder hasta las elecciones de 2018, en el caso de que Rousseff saliera por un “impeachment”.

Seg√ļn la prensa local, el PMDB podr√≠a adoptar una posici√≥n mediana: ni romper, ni apoyar al gobierno, y dar libertad a los parlamentarios para votar a favor o contra de la destituci√≥n de la presidenta.

¬ŅUn mill√≥n en Sao Paulo?

A la recesión económica se suma el escándalo de corrupción en la estatal Petrobras: Rousseff está sumergida en una crisis política que tuvo en esta semana un giro dramático con la entrada en escena de su mentor y predecesor, Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), en dos procesos judiciales.

Lee también: Brasil: Fiscalía solicita prisión preventiva para ex presidente Lula da Silva

Y la oposici√≥n aprovechar√° la onda expansiva provocada por la sospechas de corrupci√≥n y lavado de dinero en contra del carism√°tico √≠cono de la izquierda brasile√Īa para movilizar a sus seguidores el domingo en varias ciudades.

La mayor manifestación callejera se espera en Sao Paulo, capital económica de Brasil y bastión de la oposición, donde los organizadores quieren reunir a un millón de personas.

Una movilizaci√≥n masiva fragilizar√≠a un poco m√°s a la presidenta, presionando a los diputados indecisos sobre su voto en el proceso contra Rousseff, impulsado en diciembre por la oposici√≥n que la acusa de maquillar las cuentas p√ļblicas en 2014, a√Īo de su reelecci√≥n, y 2015 para reducir el impacto de la crisis econ√≥mica que azota al gigante emergente.

El proceso espera a√ļn que la Corte Suprema defina el formato que tendr√≠a el juicio pol√≠tico, tras congelar el procedimiento por un reclamo del oficialismo.

Rousseff descart√≥ tajantemente este viernes que vaya a renunciar a su cargo, y en una especie de confesi√≥n de impotencia, dijo p√ļblicamente que “ser√≠a un orgullo” tener a Lula en su gobierno al borde del desastre.

Brasil en “ebullici√≥n”

Las preocupaciones en el despacho presidencial incrementaron con las reuniones con la oposición celebradas esta semana entre altos dirigentes del PMDB, incluido el vicepresidente Temer y el presidente del Congreso Renan Calheiros, para explorar posibles escenarios de la crisis.

“Lo que percibo es que el propio PMDB sabe que Brasil vive en ebullici√≥n y ellos tendr√°n ma√Īana que prestar cuentas con la propia historia”, dijo el l√≠der opositor Aecio Neves, derrotado por Rousseff en las √ļltimas elecciones.

“Veo que sectores importantes del PMDB ya comprenden que a pesar de la solidaridad personal que puedan tener a la presidenta, con ella no hay soluci√≥n”, a√Īadi√≥ el presidente del partido socialdem√≥crata PSDB.

Cuestionado sobre las conversaciones con la oposici√≥n, Calheiros fue prudente y dijo que el PMDB, primera fuerza parlamentaria con 65 de los 518 diputados y 18 de los 81 senadores, es el “pilar de la gobernabilidad”.

“El PMDB debe hacer su congreso con mucha responsabilidad porque cualquier se√Īal en relaci√≥n a la posici√≥n del PMDB puede disminuir o aumentar la crisis”, estim√≥ Calheiros.

Tendencias Ahora