Notas
Las 5 fallas m√°s comunes que afectan a nuestra memoria
Publicado por: Víctor Schwencke
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Muchas veces, cuando hablamos con nuestros familiares o amigos, queremos decir algo pero no encontramos la palabra exacta. En ese momento, solemos recurrir a una t√≠pica expresi√≥n: “la tengo en la punta de la lengua”.

Sin embargo, lo que la mayor√≠a no sabe es que esta expresi√≥n tan usual en el ser humano forma parte de las psicopatolog√≠as que el diario espa√Īol ABC reuni√≥ en uno de sus recientes art√≠culos.

Se trata de una de las cinco fallas que con frecuencia afectan a la memoria humana, y que pasamos a explicar a continuación.

1.- Paramnesia.

¬ŅCu√°ntas veces te has encontrado con una persona en la calle que te saluda y t√ļ la observas casi anonadado pues no logras recordar d√≥nde la viste, pese a que la reconoces de vista?

Este fen√≥meno se llama Paramnesia, concepto a√Īadido por el sindicado “padre” de la psiquiatr√≠a moderna, el alem√°n Emil Kraepelin. Corresponde a una distorsi√≥n de la memoria en el que si vemos a una persona fuera del lugar original de donde la conocimos, se genera lo que se llama “reconocimiento sin recuerdo”.

A esta extra√Īa alteraci√≥n, el neur√≥logo austriaco Sigmund Freud le llam√≥ parapraxia en su obra de 1901 ‚ÄúPsicopatolog√≠a de la Vida Cotidiana‚ÄĚ, asegurando que correspond√≠a a una traici√≥n del inconsciente.

2.- PDL.

Se relaciona con la psicopatolog√≠a que nos lleva a decir “lo tengo en la punta de la lengua”, y no es m√°s que una falla memor√≠stica estudiada con frecuencia por los psic√≥logos que nos lleva a “olvidarnos” moment√°neamente de una palabra o nombre determinado.

Es usual que luego de decir esta frase comencemos a pensar en palabras fon√©ticamente similares, sus sin√≥nimos o aquellas que comienzan con la misma letra, lo que hace a√ļn m√°s dif√≠cil la tarea de dar con la palabra exacta.

Desde ABC, se√Īalan que “Las personas biling√ľes son m√°s propensas a estas malas pasadas de la memoria”. Asimismo, entregan algunos consejos o trucos tales como evitar recordar la palabra en forma presionada, pues de este modo pueden aparecer aquellas que se parecen a la que buscas, confundi√©ndote mucho m√°s.

3.- Sobreaprendizaje.

¬ŅTe ha pasado que recorres un largo trayecto conversando con alguien o pensando en cualquier cosa, y cuando llegas al lugar de destino te preguntas c√≥mo llegaste hasta ah√≠? No te preocupes, no es que hayas avanzando en una m√°quina del tiempo.

Se trata de un proceso de autoaprendizaje, en donde una actividad nos resulta tan familiar y t√≠pica que podemos efectuarla casi en forma autom√°tica, sin esfuerzos ni suficiente atenci√≥n. Algo que tambi√©n se conoce como “laguna mental” y que ocurre por no estar atento a lo que te rodea.

Esto se replica cuando nos queda la duda de si cerramos la puerta con llave, o si desenchufamos el televisor: es tan natural hacerlo que lo olvidamos.

4. Criptomnesia.

En muchas oportunidades nuestros recuerdos no se reconocen como tales, sino como ideas propias. √Čsta podr√≠a ser una de las razones por las que nace el plagio.

Dicha confusi√≥n no es poco frecuente y se desarrolla cuando concebimos un recuerdo reprimido como una idea sumamente original y propia. El efecto psicol√≥gico es tal, que ni siquiera nos sentimos familiarizados con ella para decir “creo que esto lo vi en alg√ļn lado”. Por lo mismo, se le llama Criptomnesia, el recuerdo oculto.

Y eso trasciende a la vida cotidiana. De hecho, esta extra√Īa falla memor√≠stica fue el argumento del abogado de George Harrison cuando √©ste √ļltimo fue acusado de plagio por la canci√≥n “My Sweet Lord”, del √°lbum “All Things Must Pass”, una vez que “Los Beatles” se disolvieron.

Curiosamente, la forma en que estaba compuesta la canci√≥n hac√≠a recordar a una similar de un conjunto femenino sesentero conocido como “The Chiffons”. El litigio culmin√≥ con la sentencia de multa por el delito de plagio inconsciente derivado de un episodio de criptomnesia.

5. Dèjá vu.

Aunque no lo creas, esa agradable sensaci√≥n de “√©sto ya lo viv√≠ o lo he visto” que incluso ha sido asociada por ap√≥stoles de Pit√°goras como prueba de la reencarnaci√≥n, tiene una explicaci√≥n en una teor√≠a psicol√≥gica.

Para el neur√≥logo Sigmund Freud, este sentimiento es “consecuencia de deseos reprimidos o recuerdos relacionados con un acontecimiento estresante que ya no eran accesibles a la memoria”. En pocas palabras, corresponder√≠a a un mecanismo de defensa del ser humano ante hechos que le afectaron y que quisiera olvidar.

Por su parte, el profesor de Historia de la Psicolog√≠a de la Universidad de Holanda, Douwe Draaisma, se√Īala que el d√®j√° vu no es m√°s que una ilusi√≥n de recuerdos que no son, predicciones no acertadas y temores sin fundamento.

URL CORTA: http://rbb.cl/9aha
Tendencias Ahora