Notas
Premio Nobel revela que crisis económica mundial pudo gatillarse por un insólito error en Excel
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Si bien la profunda crisis econ√≥mica en que se encuentran sumidos los Estados Unidos y gran parte de Europa se debe a m√ļltiples factores que se estaban incubando hac√≠a tiempo, es probable que uno de sus factores m√°s cr√≠ticos, el que la agudiz√≥ hasta ponerla fuera de control, se debiera a un peque√Īo error, tan peque√Īo que nadie podr√≠a haberlo notado.

Un simple error de codificación en una planilla de cálculo Excel.

El tema fue revelado en una columna del economista estadounidense ganador del premio Nobel, Paul Krugman, que en un extenso art√≠culo reproducido por el diario espa√Īol El Pa√≠s, relata c√≥mo esta confusi√≥n matem√°tica pudo provocar una de las mayores debacles de la econom√≠a moderna.

El acad√©mico comienza relatando c√≥mo a principios de 2010, los economistas de Harvard, Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, publicaron su art√≠culo “Growth in a time of debt” (Crecimiento en una √©poca de endeudamiento), cuya tesis principal era vincular el crecimiento del gasto p√ļblico con la ca√≠da del crecimiento econ√≥mico.

Pero Reinhart y Rogoff fueron más allá. Presentando un análisis detallado, postularon que cuando la deuda de un país superaba el 90% de su producto interno bruto (PIB), se producía un punto de inflexión que gatillaba el desastre.

Gracias a una reputaci√≥n mundial construida sobre el libro “Esta vez es distinto. 8 a√Īos de necedad financiera”, ambos economistas gozaban de gran admiraci√≥n en el mundo pol√≠tico y financiero, por lo que su descubrimiento cal√≥ inmediatamente en la planificaci√≥n de muchos pa√≠ses que estaban al borde del precipicio. M√°s a√ļn, la publicaci√≥n de su art√≠culo coincidi√≥ con el estallido de la crisis griega, que parec√≠a dar la raz√≥n a ambos profesionales.

El umbral fijado por Reinhart y Rogoff sirvi√≥ como el argumento perfecto para que varios gobiernos decidieran reducir dr√°sticamente su gasto fiscal, pasando del est√≠mulo de la econom√≠a a la austeridad, pese a que las cifras de desempleo estuvieran desatadas, como suced√≠a en Espa√Īa.

La influencia del art√≠culo lleg√≥ a tal punto, que prestigiosos medios como The Washington Post advert√≠an a sus autoridades sobre la necesidad de no aumentar el d√©ficit, debido a que Estados Unidos estaba “peligrosamente cerca de la marca del 90% que los economistas consideran una amenaza para el crecimiento econ√≥mico sostenible“.

UN PEQUE√ĎO ERROR GIGANTESCO

Aunque la venia mediática a Reinhart y Rogoff provocó que quienes dudaban de sus análisis no fueran escuchados, las críticas fueron acumulándose, haciéndose más fuerte a medida que otros economistas advertían que no lograban reproducir los resultados que se habían usado como pruebas para determinar el umbral del 90%.

Finalmente y tras mucha presi√≥n, ambos autores aceptaron publicar la planilla de c√°lculo que hab√≠an usado para su trabajo. La sorpresa fue may√ļscula: adem√°s de descubrir que los economistas de Harvard hab√≠an seleccionado los datos a analizar y que usaron procedimientos de c√°lculo que no eran est√°ndar, quedo a la luz un hecho ins√≥lito: hab√≠an cometido un error de codificaci√≥n en Excel, el cual borraba la m√°gica cifra que hab√≠an concluido.

La situaci√≥n llev√≥ a que Reinhart y Rogoff dieran r√°pidamente pie atr√°s, reconociendo el error para defenderse aduciendo que jam√°s hab√≠an se√Īalado una causalidad entre el aumento del gasto p√ļblico y la reducci√≥n del crecimiento, lo que si bien no dijeron directamente, era el resultado impl√≠cito de todos sus an√°lisis.

De hecho, pese a lo tentador que es fiarse del hallazgo, no existen estudios económicos serios que demuestren que al superar una deuda del 90%, la economía sufra contratiempos directos.

“Por eso debemos situar el fiasco de Reinhart y Rogoff en el contexto m√°s amplio de la obsesi√≥n por la austeridad: el evidentemente intenso deseo de los legisladores, pol√≠ticos y expertos de todo el mundo occidental de dar la espalda a los cesantes y, en cambio, usar la crisis econ√≥mica como excusa para reducir dr√°sticamente los programas sociales”, concluye Krugman.

Tendencias Ahora