Notas
Fernanda Hansen sobre la tragedia de Juan Fern√°ndez: La deuda de la FACh
Publicado por: Fernanda Hansen
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

No soy muy buena para escribir, pero soy periodista. Hay temas que preferiría no tratar, pero soy periodista. Y hay momentos en que es más fácil callar, pero soy periodista.

He tenido varias invitaciones, genuinas y respetuosas, para referirme a un tema de connotaci√≥n social que me sit√ļa como una especie de fuente. Las he denegado porque, al entender el rol de todo periodista, s√© que habr√° preguntas que no quiero responder, convencida de que lo √≠ntimo me pertenece y no lo considero materia p√ļblica.

Sin embargo, cuando se trata de un accidente que involucra la muerte de 21 compatriotas, una instituci√≥n p√ļblica como la FACh, la investigaci√≥n de un fiscal y declaraciones obligadas de Gobierno, me es imposible callar. Porque tal como cada uno de los chilenos que libremente se hacen preguntas, yo tambi√©n me las hago, y, adem√°s, como periodista por cierta ‚Äúresponsabilidad profesional‚ÄĚ las hago p√ļblicas.

Fuerte y claro sentenciaba el presidente Pi√Īera en septiembre del a√Īo pasado: ‚ÄúSe cumplieron todos los protocolos de la Fuerza A√©rea. No sabemos exactamente lo que pas√≥ y a lo mejor nunca lo vamos a saber‚Ķ toda la planificaci√≥n de vuelo, por la informaci√≥n que tenemos, se hizo de acuerdo a los protocolos de seguridad y que la ejecuci√≥n del vuelo fue de acuerdo a lo planificado‚ÄĚ.

No soy experto, perito, fiscal ni menos juez. Soy una m√°s de las que sabe de los cientos de rumores que circulan y de las cada vez m√°s informaciones que devela la prensa.

De todo lo que se especul√≥ y se especula, me har√© cargo de lo que se revel√≥ y ‚Äúaclar√≥‚ÄĚ a trav√©s de los medios de Comunicaci√≥n Social.

¬ŅD√≥nde est√° el Piloto?

Finalmente no era la teniente Fernández la que comandaba el avión. El plan de vuelo realizado por Mallea (comandante del vuelo) además había sido elaborado 2 veces, por datos errados.

La respuesta frente a este hecho fue argumentar que era irrelevante quién figuraba como Comandante pues el CASA 212 permite ser piloteado desde ambos comandos. Y que equivocarse al escribir el plan de vuelo es un detalle que nada tiene que ver con el accidente.

Y claro, nada de esto es determinante en que se caiga un avión. Pero sí, habla de una Institución que en una eventualidad no posee información correcta, y se presenta frente a la ciudadanía desorganizada y por decirlo de alguna manera, desordenada dando declaraciones erráticas y peor, erradas.

La panne del tonto

Que el avión se quedó sin combustible y que por ello cayó, fue uno de los supuestos. Con el correr del tiempo, nos enteramos que los vuelos militares viajan sin autonomía suficiente de combustible para ir y regresar.

‚ÄúAs√≠ se ha hecho siempre y todos quienes vuelan est√°n al tanto de aquello‚ÄĚ, se argument√≥. A√ļn si esta no era la causa del accidente, me pregunto: ¬Ņen su actuar es responsable la FACh con esta pr√°ctica? ¬ŅNo s√≥lo considerando civiles, sino a quienes pertenecen a sus propias filas, es justo incorporarse a la Instituci√≥n para ‚Äúservir al pa√≠s‚ÄĚ, cuando √©sta cada vez que te hace volar, te hace jugar a la ruleta rusa?

Parece algo as√≠ como‚Ķ‚ÄĚque te vaya bien. Tienes s√≥lo una oportunidad. Si no te alcanza para ir, no te molestes en volver‚ÄĚ. Y aunque se dijo que era una pr√°ctica habitual en la aviaci√≥n mundial, al menos no pareciera hacer sentido cuando se trata de civiles.

Nunca ha pasado nada‚ÄĚ recib√≠ de respuesta cuando cuestion√© este hecho. Quiz√°s es hora de darse cuenta que la historia cambi√≥.

Caballitos de batalla

A los pocos días del accidente ya corría fuertemente el rumor, desde filas al interior de la FACh, que a los aviones CASA no se les realizaban las mantenciones pertinentes. Nada se dijo sobre esto, hasta que se reveló por la prensa.

Nuevamente se argumenta que el llamado ‚Äúperno‚ÄĚ no cambiado y que ‚Äúfuncionaba adecuadamente despu√©s de diversas pruebas‚ÄĚ no tendr√≠a incidencia en las causas del accidente.

Y aun as√≠, me pregunto: ¬ŅCorresponde que el documento de la empresa fabricante enviado a la FACh haya sido obviado parcialmente al cambiar s√≥lo 3 de los 4 pernos, como √©ste instru√≠a?

Tratándose de equipamientos de la Fuerza Aérea costeadas por el Estado con un presupuesto altísimo (se habla que Chile es uno de los países que más invierte en materia de Seguridad), como ciudadana espero y exijo que su funcionamiento esté respaldado no en un 100%; sino un 120%.

¬ŅQui√©n pag√≥ el impuesto de sobrecargo?

Ahora tras 7 meses… ¡7 MESES! A la FACh la apodera un tardío ímpetu de transparencia y asume que el vuelo CASA 212 despegó con un 2% de sobrepeso.

No se sabe con cuanto sobrepeso despeg√≥ el avion. Seg√ļn la Fuerza A√©rea, el documento con el listado del equipaje y carga se perdi√≥ con el aparato. Parece que no dejan copia en tierra cuando justamente esa documentaci√≥n sirve de ocurrir un accidente. Ese 2% de sobrepeso es un calculo de la propia FACh.

Y claro, una vez m√°s, se argumenta que un 2% no incidir√≠a en las causas del accidente. Y se agrega como si fuese m√°s ‚Äúirrelevante‚ÄĚ el dato a√ļn, que esto no provocar√≠a un mayor gasto de combustible para as√≠ eximir una supuesta responsabilidad de la autonom√≠a de vuelo del avi√≥n como causa del desplome.

Pero insisto y pregunto: ¬Ņes parte del protocolo de seguridad (como dijo el Presidente tras ser informado que se hab√≠an cumplido todos) despegar con sobrepeso? ¬ŅEs una pr√°ctica habitual de la FACh?

Sin ser experta, sé que si los aviones tienen un límite de peso, no es por un tema arbitrario, sino justamente porque hay entre otras, materias de seguridad involucradas en ello.

‚ÄúNo hay camino a la verdad, la verdad es el camino‚ÄĚ

Supongo que la FACh, entre otras cosas, prepara a su gente para la guerra. Y desde aquella consiguiente relación con la muerte, la importancia emocional que cumple la Institución para con los deudos.

Y he aquí el punto más delicado. No se trata de petróleo, piezas ni balanzas, se trata de personas, de ciudadanos. El goteo de verdades con el correr el tiempo sólo profundiza el trato incierto y emocionalmente pobre en el que se ha caído.

Cuando las cosas desde el origen est√°n mal, se siguen desarrollando mal

Ese mismo viernes 2 de septiembre de 2011 en el Grupo 10 de la FACh, se dieron las primeras muestras de escasez de tino e información.

Todos quienes estuvimos ahí podemos dar fe de que las informaciones que se entregaban no iban acordes a la realidad ni menos a la verdad.

‚ÄúNo podemos descartar nada. El avi√≥n incluso pudo amarizar y hay que esperar‚ÄĚ, dec√≠an autoridades de la FACh, mientras por la radio, el alcalde de Juan Fern√°ndez, hablaba del hallazgo no s√≥lo de cuerpos, sino que incluso de tripas (disculpen la crudeza, pero esa es la verdad aunque √©sta a veces duela). ¬ŅEs un actuar responsable crear falsas esperanzas a√ļn teniendo el conocimiento que el avi√≥n CASA 212 entre otras cosas, NO PUEDE amarizar?

En Juan Fernández se manejaba más información que en la propia Institución y fuente oficial. La incertidumbre sobre la verdad es una forma de tortura en la espera y es imposible no cuestionar que la FACh o Gobierno hayan demorado más que los medios de comunicación en informar a los familiares de las víctimas.

Y como acápite aparte, mezquinamente a mi juicio, se dieron a conocer las calificaciones de un piloto de la propia Institución.

Siento que la FACh le falló a uno de los suyos al permitir (existiría la sospecha que éstas fueron incluso filtradas por la misma Institución para desviar la atención) un desprestigio y una agudización del dolor de la familia y madre del Teniente Mallea que hoy lloran doblemente a su hijo, por los juicios que le han hecho. No es justo para esa familia.

Soy una más de las indignadas. Y no hablo desde lo personal, lo digo desde mi rol ciudadana y manifestando la opinión que tantas veces me han solicitado revistas, diarios y demáses.

Me preocupa y me parece que el accidente de Juan Fernández -además de ser un dolor en el corazón de muchos- es materia de Estado. Me siento frente a una Institución que no ha tenido un actuar pertinente a su calidad.

No pretendo hacer denuncias ni perseguir negligencias. Si las hay, ya habrán instancias para aquello. Sí, exponer mi opinión frente a un hecho que demanda transparencia, fin de las especulaciones y reparos en el actuar y proceder de la Fuerza Aérea.

El Ministro Mera es el encargado de juntar las verdades, aunar datos y resolver muchas dudas. Sin embargo pienso que en el intertanto, el Ministro Allamand, quien hoy incluso suena como futuro candidato presidencial de la Nación, debiera en su rol de Estado ordenar, corregir protocolos y vacíos expuestos por consecuencia de este accidente.

Entre ellas, balizas que debieran funcionar o existir; chalecos salvavidas que permitan a los cuerpos emerger; autonomía de combustible; mantenciones adecuadas, e incluso realización de acciones kamikazes como lanzar buzos desde aviones al mar, en plena noche y con las condiciones meteorológicas adversas, sin tener si quiera idea de la localización del avión siniestrado; entre otros.

Y hago hincapié especial, en tomar medidas y protocolos para manejo de crisis y comunicaciones. No es posible que una Institución como la Fuerza Aérea ligada a Gobierno no tenga una manera prudente, exacta y transparente de entregar información a los ciudadanos, pero por sobre todo a los familiares de víctimas.

Creo que no sólo las familias de las víctimas, sino todos los ciudadanos reclaman para poner fin a la inseguridad e incertidumbre que genera enterarse primero por rumores y luego por la prensa, de diversas materias como también de antecedentes sobre este caso.

@fernandahansen

@fernandahansen

Y por sobre todo, porque creo en los roles de las Instituciones en Democracia y la importancia de que den garant√≠as a la ciudadan√≠a, es vital. Y justamente por ello, es imprescindible cuidar de √©stas y que nada empa√Īe su reputaci√≥n.

Fernanda Hansen es periodista. Actualmente conduce el programa “A Toda Radio” de Radio B√≠o-B√≠o en Santiago.

Tendencias Ahora