Notas
La “Neymarman√≠a” es un fen√≥meno que enloquece a las j√≥venes brasile√Īas
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Neymar, te amo”, grita desesperada Andrea, de 14 a√Īos, que desde la tribuna del estadio Serra Dourada de Goiania (centro oeste de Brasil) trata de llamar inutilmente la atenci√≥n de la nueva sensaci√≥n del f√ļtbol brasile√Īo, quien despierta pasiones entre los m√°s j√≥venes.

El delantero de 19 a√Īos entra √ļltimo al campo y la tribuna se viene abajo: ‘Neymar, Neymar, Neymar”… √Čl saluda, nuevos gritos retumban, y as√≠ en cada jugada, cada pose, cada expresi√≥n. La ‘Neymarman√≠a’ se ha apoderado de los j√≥venes brasile√Īos, principalmente de las chicas.

Durante el entrenamiento final de la selecci√≥n brasile√Īa de f√ļtbol, que este s√°bado enfrentaba a Holanda en amistoso con sabor a revancha, cerca de 10.000 hinchas se hicieron presentes. Los aplausos iban para todos, pero la euforia pertenec√≠a a Neymar.

“Yo lo amo, yo le pertenezco. Si lo tuviera al frente le pido que se case conmigo, que tengamos un hijo juntos”, lanza Andrea, sin pausa, motivada por las risas c√≥mplices de sus amigas que la ayudan a sostener una pancarta amarilla con letras rojas en la que declara su amor al delantero de peinado echado para arriba estilo mohicano.

Al otro lado de la tribuna est√° Renata, quien va un poco m√°s all√° con su pancarta blanca con letras violetas, que profesa el repetido “Neymar, te amo”, y agrega: “ll√°mame” seguido de su n√ļmero de tel√©fono.

Una joven llorando desesperada pidi√≥ a los periodistas que llamaran al atacante cuando este ya se hab√≠a retirado a los vestuarios. La mam√° de la chica sosten√≠a un rollo de hojas unidas con cinta adhesiva, con frases dedicadas al nuevo astro brasile√Īo: “eres el mejor, te amo, fuerza…”.

Desde lo alto, tres jovencitas de 11 a√Īos portaban una cinta en la cabeza con el mensaje Brasil, hasta que vieron a otra que llevaba el escrito “Neymar”. “Mam√°, nos compras la cinta, por favor”, le dice una de ellas. La madre complaciente paga nueve reales (5,6 d√≥lares).

“El es bonito, juega bien, muy bien”, corearon Raiza, Luisa e Isabella, orgullosas de sus nuevos accesorios. “Vinimos por √©l… y por la selecci√≥n”, confiesan, corrigi√©ndose al final.

A sus 19 a√Īos, Neymar es un titular seguro de la ‘canarinha’ y condujo a su club Santos a la final de la Copa Libertadores de Am√©rica. Recientemente sorprendi√≥ al anunciar su noviazgo con una chica de 17 a√Īos, con quien va a tener un ni√Īo en los pr√≥ximos meses.

“A mi no me importa, que venga y veremos”, reta una de las amigas de Andrea, de unos 15 a√Īos, que no quiere divulgar su nombre.

La ‘Neymarman√≠a’ atrap√≥ no solo a las j√≥venes brasile√Īas, sino tambi√©n a los chicos. Muchos fueron al estadio con el pecualiar corte de cabello de Neymar, peinado hacia arriba en forma de cresta.

Washington, de 9 a√Īos, lo llevaba con gusto mientras observaba at√≥nito a su √≠dolo en el campo. “Es muy bueno, hace muchos goles”, explica su padre que no logr√≥ sacar una palabra de la boca de su hijo concentrado.

Otro grupo de adolescentes sosten√≠a desde la tribuna una pancarta en la que coronaban al ‘crack’ como “Rey-Mar”, mientras saltaban al ritmo en que coreaban su nombre: “Neymar, Neymar, Neymar”.

“Yo me siento orgulloso de que coreen mi nombre, es un compromiso para jugar mejor mi f√ļtbol”, opini√≥ contento el atacante de la ‘sele√ßao’.

El fenómeno apenas comienza y todo indica que no terminará en el corto plazo.

“El p√ļblico ha dejado claro que √©l es uno de los jugadores principales del f√ļtbol brasile√Īo y el t√©cnico s√≥lo puede poner a los mejores. Neymar est√° preparado y con el pasar del tiempo estar√° mejor”, sentenci√≥ el entrenador de Brasil, Mano Menezes, el primero que lo llev√≥ a la selecci√≥n ganadora de cinco mundiales.

Tendencias Ahora