Artes y Cultura


Crítica de Teatro: “El mote con huesillos”, adiós calor veraniego

César González
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Desde el 2102 que este montaje de la compañía Teatro Ocaso recorre el país con su chispeante vitalidad y gracia.

Lo hace con sencilla madurez, a través de una obra transversal, que llega a chicos y grandes, con anécdotas que recogen aspectos de la siempre difícil de definir idiosincrasia nacional.

Y qué mejor que un saludable vaso de mote con huesillo para aludir a ciertos hábitos y costumbres de la chilenidad, aparentemente superficiales, porque muchas veces transportan rasgos profundos de nosotros.

Esta comedia, cercana al sainete, también describe conflictos humanos en el plano social, sentimental y familiar, lo luminoso de la vida y las actitudes más oscuras, con el machismo y el clasismo de algunos personajes.

De pasada, se describe el origen del mote con huesillos en Chile y de dónde viene su carácter tradicional, entremezclando percepciones reales y ficticias.

Historias varias

Una mujer añosa, sabia y expresiva articula este relato cuando visita a moteros y moteras: asegura ser testigo de cómo y cuándo se originó esta bebida tradicional.

David Gajardo, dramaturgo, y el director Rodrigo Aro aportan y resaltan el perfil luchador y peleador de quienes venden mote en sus carritos.

También los muestran en su nobleza, hombres y mujeres chispeantes, trabajadores y solidarios, con vestuario típico campesino-citadino.

César González
César González

La obra se mueve al ritmo de la música en vivo de raíz folclórica, algo típico de ferias y mercados, siempre conectados con la ciudad para resaltar los contrastes y los valores clasistas.

El elenco, muy afiatado, luegos de muchas presentaciones, va escenificando lo que la abuela cuenta, un relato en fragmentos que comienza con el matrimonio de una pareja de jóvenes campesinos, cuyo primer hijo nació con capacidades diferentes, mientras que la hija resultó súper hiperkinética.

La situacion minusválida del primogénito llevó al padre a mantener por años una relación distante en lo afectivo con la familia: se muestra sentado en su sillón, de espalda al público.

Entonces, la obra gira hacia subrayar la presencia femenina, con una esposa que descubre su capacidad inventiva, en función de un desafío.

Crear las más diversas recetas de comida y bebida para que las pruebe su marido, con lo que sacará al marido de la postración…  Hasta que lo logra con el mote con huesillo.

Sea o no cierta esa interpretación, el elenco responde actoralmente aportando diversos ritmos y variados niveles emotivos.

Actores y actrices consiguen buenos momentos de risa entre un público que también se conmueve con los instantes más dramáticos.

Una obra entretenida, socarrona e irónica en momentos, llena de una vitalidad y credibilidad que instala esta comedia como una excelente y valiosa experiencia.

-Gimnasio Conde Marín, comuna de Los Muermos (Puerto Montt). Viernes 3 de Febrero, 21.00 horas. Entrada libre.
-Anfiteatro Bellas Artes. Parque Forestal s/n. Viernes, sábado y domingo, 21.00 horas. Entrada: A la gorra. 3 al 26 de Marzo.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados