Notas
Estados Unidos: Escuelas p√ļblicas dan clases de dieta mediterr√°nea y comida sana
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Cultivar tomates hidrop√≥nicos, probar coliflor y saber que la pasta con verduras y aceite de oliva es m√°s nutritiva que un men√ļ de comida r√°pida son las √ļltimas lecciones impartidas en escuelas p√ļblicas en zonas pobres de Florida, sureste de Estados Unidos.

Las campa√Īas en favor de una alimentaci√≥n saludable ocupan este a√Īo un lugar destacado en varios centros educativos del pa√≠s que, de la mano de iniciativas privadas, promueven el buen comer en uno de los pa√≠ses m√°s ricos del mundo, pero con casi 35% de adultos obesos, seg√ļn datos de 2011-12 del organismo federal de los centros de prevenci√≥n de enfermedades (CDC).

Los comedores de varias escuelas p√ļblicas del condado de Miami-Dade sirvieron el mi√©rcoles la versi√≥n italiana de la dieta mediterr√°nea al celebrar el D√≠a de la Herencia Italiana en esta ciudad, como parte de la campa√Īa “Authentically EATalian”, un juego de palabras en ingl√©s que significa “Comer aut√©nticamente italiano”, auspiciada por la c√°mara √≠talo-estadounidense del sureste del pa√≠s.

“Nunca me hab√≠a imaginado que los tomates no son tan grandes o rojos como los del supermercado”, afirm√≥ a la AFP Demian Woodard, de 16 a√Īos, que particip√≥ en el taller para construir el laboratorio de agricultura hidrop√≥nica m√°s grande del condado de Miami, en la escuela secundaria Miami Northwestern en Liberty City, uno de los sectores pobres de la ciudad del sur de Florida.

“Hasta ahora no hab√≠a visto ni probado una coliflor”, apunt√≥ Jessica, otra estudiante de 15 a√Īos que no dio su apellido, quien cre√≥ con sus compa√Īeros un huerto con distintos frutales partiendo de cultivos hidrop√≥nicos.

“Desde que vi c√≥mo podemos producir lo que comemos y mejorar nuestra comida, te juro que no he ido m√°s a comprar los men√ļ de hamburguesas con papas fritas”, asegur√≥ otro adolescente, Ralston Connor.

Entre bromas y ense√Īando su panza, este alumno del programa “The Education Effect” (El Efecto de la Educaci√≥n), financiado por el grupo bancario Chase en alianza con la Universidad Internacional de Florida (FIU), atribuy√≥ su sobrepeso “a las hormonas y comida gen√©ticamente modificada”.

Visión de chef

El chef espa√Īol Jos√© Andr√©s, asentado desde inicios de los a√Īos 1990 en Estados Unidos y quien en 2012 figur√≥ entre las 100 personas m√°s influyentes del mundo de la revista Time, elogi√≥ la iniciativa.

“Estos proyectos son maravillosos porque desde el proceso de la agricultura podemos ver c√≥mo los ni√Īos aprender√°n de primera mano lo importante que es lo que comemos”, explic√≥ a la AFP.

Para este cocinero, “es fundamental que las nuevas generaciones sepan que todo esto forma parte de un c√≠rculo: estos chicos dar√°n valor a los alimentos y van a recibir una educaci√≥n mejor porque van a estar mejor alimentados”.

Jos√© Andr√©s recibi√≥ la semana pasada un reconocimiento en la escuela secundaria de Liberty City en Miami por su contribuci√≥n en pogramas como “Plant it Forward”, una extensi√≥n de “The Education Effect que busca ense√Īar las innovaciones en t√©cnicas de producci√≥n de alimentos.

“Si queremos tener un pa√≠s, un mundo, un continente m√°s pr√≥speros tenemos que empezar a darle a las zonas rurales el valor que se merecen”, dijo este chef con una docena de restaurantes en Estados Unidos, que ha asesorado informalmente a la primera dama Michelle Obama en temas de nutrici√≥n.

“Un granjero tiene que ser un ‘pop star’ tanto como un cantante o un cocinero y eso es lo bonito, que esto va a plantar la semilla del inter√©s por este rubro en la mente de estos chicos”, dijo

Tras escuchar a José Andrés, Woodard y Connor no ocultaron su entusiasmo.

“Una vez que tengamos una cosecha m√°s o menos importante de nuestras verduras, queremos organizar una feria para la comunidad de estudiantes y padres de esta escuela y con lo que recaudemos ampliar el laboratorio hidrop√≥nico”, dijo Demian.

La tarea no es f√°cil: al salir de esta escuela, como en casi todos los barrios desfavorecidos de Estados Unidos, abundan los restaurantes de comida r√°pida barata.

“Desde que estoy aprendiendo a cultivar y a comer mejor, tengo a mi mam√° y a mi pap√° convencidos de que podemos comer m√°s sano en casa, pero todav√≠a es muy caro que comamos solo verduras y frutas”, afirm√≥ Connor.

El mi√©rcoles en su escuela, un chef italiano les ense√Ī√≥ recetas de su pa√≠s, tan ricas como nutritivas.

URL CORTA: http://rbb.cl/7gkg
Tendencias Ahora