Sociedad
7 personas que destruyeron su cuerpo por su adicción a las cirugías
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La gran cantidad de heridos y desfigurados que dejó la Primera Guerra Mundial, dio un impulso enorme a la cirugía plástica. Eran tanta la necesidad de ayudar a estas personas que se crearon centros especializados de reconstrucción de heridos en Europa y Estados Unidos.

Poco a poco los médicos se fueron especializando en esta tarea y desarrollando diversas técnicas para ayudar a mejorar la vida de los pacientes. La necesidad de estos médicos aumentó con la llegada de la Segunda Guerra Mundial y los millones de lesionados de dejó a su paso.

Han pasado 73 a√Īos desde el fin de la Guerra y hoy la cirug√≠a pl√°stica se ha convertido en una de las ramas m√°s populares de la medicina, con avances que siguen sorprendiendo y maravillando al mundo.

Pero como en todo orden de cosas, mientras algunos alcanzan la grandeza, otros sorprenden con el uso arriesgado de una disciplina cuyo objetivo era mejorar la vida de las personas.

Gracias al ofrecimiento de intervenciones menores, y muchas veces innecesarias, son cientos las personas en el mundo que han desarrollado una adicción a las cirugías, la cual los ha llevado a arruinar completamente sus cuerpos.

A continuación conoce algunos de los casos más llamativos.

Rodrigo Alves, el “Ken Humano”

Rodrigo Alves, un joven brasile√Īo asentado en Londres, ha invertido m√°s de 265 mil d√≥lares (m√°s de 165 millones de pesos) para cumplir su sue√Īo de convertirse en el mu√Īeco Ken.

El hombre se ha sometido a más de 30 cirugías plásticas y procedimientos estéticos, entre las que destacan varias liposucciones, implantes en su abdomen y pantorrilla, además de tres rinoplastias.

Como si esto fuera poco se enderezó los dedos de los pies y se acortó las encías para lucir una sonrisa más amplía.
Sin embargo, el hombre es claro al decir que a pesar de todos los cambios que ha experimentado su cuerpo, sigue siendo el mismo de siempre.

‚ÄúEsto no define al hombre que soy. Soy mucho m√°s que silicona y cirug√≠a cosm√©tica, pero una vez que empiezas es dif√≠cil detenerse‚ÄĚ, explic√≥ al diario ingl√©s¬†Daily Mail. A lo cual agreg√≥ que, ‚Äúsoy exigente conmigo mismo y tengo miedo de envejecer ‚Äď esa es la verdad‚ÄĚ.

El sujeto que trabaja como asistente de vuelo y que ha recorrido varios pa√≠ses mostrando su nueva imagen, se√Īala que sol√≠a tener sobrepeso, lo que provoc√≥ que fuera acosado y decidiera reinventarse. ‚ÄúS√≥lo quiero ser una mejor persona y de verdad soy feliz‚ÄĚ, dijo.

Alves antes de las operaciones
Alves antes de las operaciones

Cassandra Cass, “Jessica Rabbit”

La transg√©nero estadounidense Cassandra Cass (38) ha gastado m√°s de 140 millones de pesos en cirug√≠as pl√°sticas para lucir igual a Jessica Rabbits. Pero a√ļn est√° lejos de terminar porque tambi√©n quiere remover algunas de sus costillas para tener una cintura a√ļn m√°s peque√Īa.

Cass, quien vive en San Francisco, ha se√Īalado que Rabbit ha sido desde siempre su personaje favorito y que est√° dispuesta a todo para lucir como ella. Por ello ya se ha operado los labios, mejillas, pechos, caderas, trasero e incluso a una feminizaci√≥n facial, aunque su mayor problema ha sido la nariz.

Hace algunos a√Īos se someti√≥ a un procedimiento para hacer su nariz m√°s peque√Īa, lo que con el tiempo le ha provocado problemas para respirar, pero se niega a agrandarla nuevamente.

Para seguir con su objetivo, Cassandra particip√≥ en Botched, un programa de la cadena E!, donde los m√©dicos rechazaron quitarle m√°s costillas debido al peligro que trae consigo la operaci√≥n y le reiteraron la necesidad de arreglar su nariz. ‚ÄúSi me tengo que operar la nariz para hacerla m√°s grande y respirar mejor, entonces no quiero eso. Esa no es Jessica Rabbit‚ÄĚ, se√Īal√≥.

Adem√°s de todas las cirug√≠as est√©ticas, Cass tambi√©n se someti√≥ una terapia hormonal y un cambio de sexo para convertirse en mujer. ‚ÄúCrecer en una familia muy masculina, me hizo creer que yo era algo m√°s y ah√≠ fue cuando Jessica Rabbit apareci√≥ en mi vida‚ÄĚ, se√Īal√≥ al diario ingl√©s Daily Mail.

2e54a16f00000578-3313492-image-m-26_1447237670466

Pixee Fox, la modelo de medidas imposibles

Pixee Fox tiene 25 a√Īos y su sue√Īo es ser igual a un dibujo animado. La mujer se ha sometido a m√°s de 15 operaciones y ha invertido casi 85 millones de pesos para alcanzar su objetivo.

Fox, quien trabajaba como electricista en Suecia, se traslad√≥ a Estados Unidos para poder llevar a cabo su sue√Īo, el cual requer√≠a que tuviera una cintura de 35 cent√≠metros. Para lograrlo, se quit√≥ seis costillas de su cuerpo.

‚ÄúA menudo la gente se me acerca y me dice: ‚ÄėNo lo tomes a mal, pero pareces un dibujo animado‚Äô‚ÄĚ, explic√≥ al diario ingl√©s The Sun. ‚ÄúPero para m√≠ eso es un cumplido, es lo que quiero conseguir‚ÄĚ, reconoci√≥ y asegur√≥ que sus inspiraciones son Jessica Rabbit, la Bella Durmiente y Holli Would de Cool World.

‚ÄúEsos personajes representan la idealizaci√≥n del cuerpo femenino. Quiero tener una cintura peque√Īa, un trasero lindo, grandes senos, grandes ojos y una cara muy bonita‚ÄĚ, aclar√≥. ‚ÄúQuitarme las costillas fue s√≥lo otro paso para alcanzar mi ideal‚ÄĚ, dijo.

Sin embargo, conseguir que un doctor aceptara operarla no fue nada f√°cil. Durante meses busc√≥ hasta que encontr√≥ a un profesional en Indianapolis que realiz√≥ el procedimiento que es irreversible, y que s√≥lo se hace por razones m√©dicas. ‚ÄúLa √ļnica raz√≥n por la que soy capaz de hacer esto hoy, es porque los m√©dicos comenzaron a tomarme seriamente. Ellos han visto que no estoy loca y que s√© lo que estoy haciendo‚ÄĚ, detall√≥.

Sólo dos días después de la operación, Pixee retomó su vida normal y comenzó a usar un corset 24/7. Pero las consecuencias de su decisión fueron alarmantes.

Sus √≥rganos internos, incluyendo su h√≠gado, perdieron parte de su protecci√≥n natural, volvi√©ndose m√°s vulnerable. ‚ÄúAntes, si hubiese estado en un accidente de autos, me hubiese roto mis costillas. Si pasara ahora, probablemente me romper√≠a el bazo, en su lugar. ‚ÄúPero no estoy preocupada‚ÄĚ, agreg√≥.

Pixee Fox en 2009
Pixee Fox en 2009

Jennifer Pamplona, la doble de Kim Kardashian

Jennifer Pamplona tiene 24 a√Īos y durante a√Īos form√≥ parte del selecto grupo de modelos de la casa de modas Versace. Hace un tiempo, sin embargo, hizo noticia por haber gastado 100 millones de pesos chilenos en cirug√≠a pl√°stica para lucir como la socialit√© Kim Kardashian.

La maniqu√≠ debi√≥ someterse a procedimientos como implantes de gl√ļteos y senos, liposucciones y una rinoplastia, adem√°s de una operaci√≥n para quitarse cuatro costillas.

Jennifer naci√≥ en Sao Paulo, Brasil y a los 17 a√Īos se realiz√≥ su primera operaci√≥n de busto, desde entonces se obsesion√≥ con el tema y con la idea de volverse m√°s curvil√≠nea.

‚ÄúMe enamor√© de la cirug√≠a hace mucho tiempo, pero despu√©s de ver a Kim Kardashian quise lucir as√≠ y tener curvas como ella‚ÄĚ, confes√≥ al portal australiano News.

Igual que otros imitadores, durante su adolescencia la mujer fue v√≠ctima de bullying por ser demasiado delgada. ‚ÄúAhora me dicen que tengo labios como los de Kylie Jenner y que me estoy acercando a tener un trasero como el de Kim Kardashian‚ÄĚ, agreg√≥.

Seg√ļn ella coment√≥, la gente suele confundirla con Kardashian, lo que recibe como un cumplido. ‚ÄúCuando la gente me ve en la calle, a menudo me piden fotos porque me reconocen y notan de inmediato mis curvas‚ÄĚ, coment√≥. ‚ÄúMe hace feliz escuchar que me parezco a ella porque es muy hermosa‚Äú, agreg√≥.

Actualmente está promocionando su propia línea de cosméticos, Jennifer Pamplona Cosmetics.

Jennifer antes de las operaciones | Daily Star
Jennifer antes de las operaciones | Daily Star

Bryan Ray, el doble de Britney

Bryan Ray, un hombre de 31 a√Īos que vive en Los √Āngeles, Estados Unidos, ha gastado 51 millones de pesos chilenos en cirug√≠as pl√°sticas, con el √ļnico objetivo de parecerse en lo m√°s posible a su √≠dola, Britney Spears.

En total el sujeto se ha realizado 90 procedimientos quir√ļrgicos para transformar por completo su rostro, entre los que se cuentan b√≥tox, rellenos (‚Äúfillers‚ÄĚ en ingl√©s), inyecciones en los labios, depilaci√≥n con l√°ser y rinoplast√≠a (esta √ļltima se la realiz√≥ a los 21 a√Īos).

Seg√ļn relata Bryan a la revista estadounidense de entretenimiento Inside Edition, su fanatismo por la cantante comenz√≥ cuando √©l ten√≠a 17 a√Īos y Britney estaba en la c√ļspide de su carrera.

‚ÄúEra la estrella m√°s famosa del mundo y me sent√≠ muy atra√≠do hacia ella. Tambi√©n era la √©poca en que ella estaba explorando su sexualidad y estaba recibiendo cr√≠ticas por ello, pero segu√≠a haci√©ndolo, y realmente la admir√© por ello‚ÄĚ, confiesa.

Donatella Versace

Es una de las dise√Īadoras m√°s prestigiosas en el mundo, sus creaciones se han hecho presentes en las pasarelas m√°s importantes de la moda, pero el cambio en su propio cuerpo es lo que m√°s ha llamado la atenci√≥n en el √ļltimo tiempo.

El diario ingl√©s Daily Mail, hizo una recopilaci√≥n con varias fotos de la ‚Äúgur√ļ‚ÄĚ de la moda, donde queda en evidencia los efectos que ha tenido en su rostro el exceso de cirug√≠as pl√°sticas.

En las primeras im√°genes que datan de 1993, se puede ver a la mujer con 37 a√Īos con sus labios naturales y una piel tersa, como una persona normal. Sin embargo, con el correr de los a√Īos y varios hechos tr√°gicos de su vida -la muerte de su hermano Gianni, el divorcio con su marido y serios problemas con la coca√≠na- convirtieron a la dise√Īadora en una adicta a las transformaciones en su rostro, siendo el b√≥tox uno de los m√°s evidentes.

Donatella Versace | Daily Mail
Donatella Versace | Daily Mail

Jocelyn Wildenstein, la mujer gato

Conocida como la “mujer gato”, Jocelyn Wildenstein es una socialit√© de Nueva York que ha invertido m√°s de cuatro millones de d√≥lares en cirug√≠as cosm√©ticas y tratamientos est√©ticos.

Casada con el multimillonario francés Alec N. Wildenstein, Wildenstein intentaba lograr cierto parecido con un gato para agradar a su marido, quien era un amante de estos animales.

A pesar de sus operaciones, su matrimonio terminó en 1999, sin embargo, consiguió una cuantiosa pensión alimenticia que le permitió seguir sus altos estándares de vida.

A pesar de su aspecto, ella asegura que es feliz y en julio del a√Īo pasado se comprometi√≥ con su novio, el dise√Īador, Lloyd Klein, quien le propuso matrimonio con un anillo de 32 quilates.

Daily Mail
Daily Mail

URL CORTA: http://rbb.cl/j9af
Tendencias Ahora