Representantes de los micro buses que operan en Osorno, descartaron reajustes en las tarifas en el mediano plazo, pese a confirmar el incremento de los insumos para prestar sus servicios, en un período donde también acusan una baja en las frecuencias a causa de la cuarentena.

Arturo Arriagada, dirigente del sector, sostuvo que – a diferencia de otras comunas del país – no se traspasará al usuario el aumento en sus costos operacionales.

El dirigente aseguró que las tarifas están establecidas y que cualquier modificación estaría siendo variable del polinomio que se acuerde con el Ministerio de Transportes.

Arriagada apuntó que la postergación de cualquier alza en las tarifa dependerá de los parámetros establecidos en el ordenamiento del servicio de microbuses, que busca garantizar frecuencias estables en los recorridos y el cumplimiento total de los trazados.

Al respecto explicó que cada línea tendrá una frecuencia establecida por minuto y que no dependerá de la demanda.

Respecto al ordenamiento en las operaciones de las 7 líneas que funcionan en Osorno, bajo el plan del “perímetro de exclusión”, adelantó fechas cuyo cumplimiento está sujeto al calendario establecido por la autoridad ministerial del transporte y que darían luz verde a su puesta en marcha a mediados de éste año.