Artes y Cultura
Miércoles 01 abril de 2020 | Publicado a las 15:34 · Actualizado a las 15:35
De octubre y pandemia "La patria estremecida"
Por Tu Voz
visitas

Prontos a cumplir seis meses de días que estremecen a Chile no sólo por el estallido social de octubre, sino también por una pandemia que suma víctimas y también incertidumbre social y económica, leer hacia el pasado de nuestro país tal vez nos aporte respuestas para comprender mejor nuestra idiosincrasia, la pasmada mentalidad de la fronda política, la crisis de confianza, la letra chica, el zigzagueante oportunismo del poder y una sociedad que a menudo pasa de la euforia a la deriva.

Por Marcel Socías Montofré

Incre√≠ble paradoja de Elizabeth Subercaseaux. Nos habla de ‚ÄúLa patria estremecida‚ÄĚ por el siglo XX, sin imaginar siquiera que esa mezcla de ficci√≥n y realidad ser√≠a mucho m√°s carne y herida por octubre y pandemia del XXI.

Por eso resulta oportuna su lectura. Porque cuando se habla de cambio en Chile, de pronto basta mirar atr√°s para darse cuenta que de cambios y turbulencias siempre hemos vivido. Es parte de nuestra idiosincrasia -tal vez- o de un manifiesto destino de un pa√≠s que siempre ‚Äúha tenido temblores pol√≠ticos, econ√≥micos y sociales salvajes‚ÄĚ, en palabras y argumentos bien documentados de la autora, que por cierto no pierde la fluidez narrativa de su condici√≥n de periodista.

Porque a pesar de lo que muchos piensan o insisten en creer, la historia de Chile no comienza en octubre de 2019. Como tampoco ‚Äďpor mucho que cunda el pesimismo actual- termina en este oto√Īo de 2020.

Es en esta inflexi√≥n del tiempo donde resulta m√°s que oportuna la lectura de ‚ÄúLa patria estremecida‚ÄĚ (Editorial Catalonia, 2019). Para darse cuenta que no hay novedad alguna en la actual crisis de las instituciones, como tampoco es nueva la crisis de los partidos pol√≠ticos, la avaricia terrateniente reconvertida en especulaci√≥n burs√°til, la utop√≠a carne de ca√Ī√≥n, el oportunismo de algunos pocos y la marginalidad eterna de muchos tantos.

La paradoja es que la autora nos presenta una mezcla de realidad y ficci√≥n para documentar la decadencia del sistema parlamentario a comienzo del siglo XX, el populismo irresponsable de Alessandri Palma, la tentaci√≥n de tacos y fusiles con Ib√°√Īez del Campo, los gobiernos que prometieron ser radicales para terminar de lo m√°s conservador con Gonz√°lez Videla, la sobrevalorada imagen de Frei Montalva, la soledad del poder con Allende y el poder en soledad de un Pinochet aferrado a La Moneda hasta decir que No. Lo hace con mirada hacia el pasado, sin imaginar que volver√≠an con la brutalidad del presente.

Y si bien el prop√≥sito de la autora fue documentar de manera novelada nuestra historia ‚Äďtal como ya lo hab√≠a hecho con ‚ÄúLa patria de cristal‚ÄĚ-, lo cierto es que la realidad super√≥ toda expectativa de lectura para convertir a sus personajes en una suerte de premoniciones indeseables. Las mismas ambiciones, iguales traiciones, persistentes codicias y eterna ausencia de estatura pol√≠tica y sentido de bien com√ļn.

Como si se tratara de una novela or√°culo. Presidentes, pol√≠ticos, artistas y l√≠deres intelectuales en una suerte de remake. Triste ‚Äúd√©j√† vu‚ÄĚ que al menos se salva por la prosa siempre √°gil de Elizabeth Subercaseaux. Tan √°gil que fue capaz de traspasar los l√≠mites de un siglo a otro, atrapando esta edad media que nos retiene en casa, nos relega a cuarentena y al menos nos permite tiempo de lectura y reflexi√≥n. Con la patria clausurada hasta nuevo aviso. Con la patria estremecida por destino y costumbre nacional.

La patria estremecida, Editorial Catalonia (c)
La patria estremecida, Editorial Catalonia (c)

La patria estremecida
Elizabeth Subercaseaux

Editorial Catalonia

Tendencias Ahora