Notas
La gran paradoja de Chile: un país sísmico sin cultura sísmica
Publicado por: Isabel Reyes
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Lo sabemos y escuchamos reiteradas veces: Chile es un pa√≠s s√≠smico. La raz√≥n es que se encuentra sobre la conjunci√≥n de las placas de Nazca y Sudamericana que, al chocar, producen ese fen√≥meno conocido como subducci√≥n, causando los movimientos tel√ļricos.

Suena simple en teoría, pero resulta difícil de imaginar y comprender en un país sin una buena cultura sísmica. La falta de educación que existe es evidente cuando ocurre un sismo de una magnitud considerable, con casos de histeria colectiva, caos, gritos, nervios, desmayos e incluso, saqueos.

Chile ha sido durante toda su existencia, con todas las generaciones pasadas, un pa√≠s s√≠smico. Pero, ¬Ņcu√°ntos a√Īos y terremotos m√°s deben ocurrir para comenzar a asimilar una cultura preventiva?

Un ejemplo reciente ocurri√≥ en M√©xico hace algunos d√≠as, donde un sismo de 7,4 grados de magnitud remeci√≥ al pa√≠s. La reacci√≥n de los mexicanos fue en su mayor√≠a admirable: calma y orden, desde aquellos que se encontraban en el √ļltimo piso de un edificio hasta aquellos que caminaban por la calle, cada uno siguiendo los protocolos de emergencia establecidos y conocidos por todos los habitantes.

No es casualidad. Son a√Īos de simulacros y esfuerzos de educaci√≥n en cuanto al tema. As√≠ lo afirm√≥ el Embajador de Chile en M√©xico, Roberto Ampuero, quien asegur√≥ que ‚ÄúM√©xico ha dado una lecci√≥n de c√≥mo un pa√≠s con cultura s√≠smica enfrenta emergencias como estas‚ÄĚ.

Pero problablemente el país con una educación sísmica por excelencia es Japón. Sus habitantes reaccionan siempre apelando al autocontrol y el cuidado por el prójimo. Todas las edificaciones son construidas con calidad, haciendo casi imposible que caigan, sólo para moverse al vaivén del sismo.

Las evacuaciones se hacen tambi√©n en calma e incluso, con cascos de seguridad si es necesario. La gran mayor√≠a de la poblaci√≥n tiene un ‚Äúbotiqu√≠n de emergencia‚ÄĚ con los principales v√≠veres en su hogar, adem√°s de contar con linternas. Y no aplica s√≥lo a los nacionales, ya que cuando un extranjero se registra como nuevo residente, de inmediato se le entrega un manual de prevenci√≥n escrito en 5 idiomas.

En Chile ya es hora que se aplique una buena educación y cultura preventiva. Contar con las herramientas necesarias para lograrlo, alarmas y sistemas de monitoreo de avanzada tecnología, para simular y advertir, tan pronto como sea posible, sismos de magnitud.

Debemos crear un pa√≠s con conciencia s√≠smica que no reaccione de forma hist√©rica creando a√ļn m√°s caos o de forma ego√≠sta, mediante saqueos y robos. Se debe ser generosos, motivar el inter√©s por la comunidad y el bienestar de √©sta.

Quer√°moslo o no, los terremotos son fen√≥menos que no podemos evitar. Es dif√≠cil que no provoquen miedo o nerviosismo. Pero ¬Ņes necesario reaccionar de forma primitiva? ¬ŅPara qu√© empeorar a√ļn m√°s el panorama?

¬ŅQu√© hacer con esto?

Más de una vez hemos escuchado rumores que predicen un supuesto terremoto en Chile. De haber resultado ciertos todos aquellos que cobran vida en la imaginación de sus habitantes, seríamos probablemente el país con más terremotos catastróficos por día.

En uno de los casos m√°s recientes, tenemos los dichos del ingeniero Pedro Gaete Valenzuela. Cuesta comprender cu√°l es el don o conocimiento de este se√Īor para augurar nada menos que un terremoto de 9.2 grados, sosteniendo incluso que “no hablo de porcentajes sino de certezas, el 100%”.

Gaete es ingeniero civil en electricidad, nada relacionado a la tem√°tica s√≠smica salvo el cargo de “Director del Observatorio S√≠smico Solar”, organismo que √©l mismo cre√≥ como fachada de sus teor√≠as. ¬ŅC√≥mo es posible que un programa de televisi√≥n le proporcione tanta tribuna? No es aceptable que se pretenda aumentar el rating intentando generar p√°nico colectivo entre las personas con menor acceso a la informaci√≥n.

Por si a√ļn no queda claro, nadie es capaz de predecir estos fen√≥menos. Ni los cient√≠ficos con mayores estudios en el tema pueden. Lo √ļnico que se puede saber es una aproximaci√≥n vaga de d√≥nde podr√≠a ocurrir y la magnitud de √©ste seg√ļn datos estad√≠sticos (lo que nos puede permitir estar preparados), pero no existen las herramientas para determinar CU√ĀNDO con exactitud.

Todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresarse. Sin embargo, cuando se albergan otras intenciones o se afecta el buen juicio de la población, deberían estudiarse sanciones, sobre todo si se difunde en programas de canales nacionales.

Se trata de dar tranquilidad a un pa√≠s que a√ļn no est√° preparado para los terremotos y que en estas situaciones, queda claramente comprobado. Se genera una histeria colectiva y, tras experiencias tan traum√°ticas como las vividas un 27 de febrero de 2010, no es justo para nosotros los ciudadanos.

URL CORTA: http://rbb.cl/2gt7
Tendencias Ahora