Notas
El euro no es la √ļnica clave del √©xito del modelo exportador de Alemania
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅSe ha aprovechado Alemania del euro? La mayor√≠a de los expertos responden que s√≠, pero destacan que la moneda √ļnica no es la √ļnica raz√≥n del √©xito del modelo econ√≥mico de la locomotora europea, basado en la exportaci√≥n.

La primera en reconocer los beneficios de la divisa europea es la jefa del gobierno alem√°n, Angela Merkel: “En tanto que naci√≥n exportadora, Alemania se ha beneficiado especialmente del euro. Esto no s√≥lo vale para las grandes empresas, sino tambi√©n para las pymes”, destac√≥ en su √ļltimo discurso ante los diputados alemanes en el Bundestag.

Maquinaria, productos qu√≠micos, camiones, coches… Alemania vende a todo el mundo productos manufacturados de alto valor a√Īadido. Y gracias a la zona euro, su principal mercado, Alemania ha acabado con los seguros por cambio de moneda, las provisiones para prevenirse contra las p√©rdidas por las devaluaciones.

“Con una zona monetaria unida, tranquila, todas las incertidumbres sobre las tasas de cambio desaparecen”, constata Henrik Uterwedde, director adjunto del Instituto franco-alem√°n de Ludwigsburg.

“Alrededor del 40% de sus exportaciones est√°n destinadas a la zona euro y el 20% al resto de la Uni√≥n Europea, donde algunos pa√≠ses poseen divisas ligadas al euro”, como la corona danesa o el lat let√≥n, indica Ferdinand Fichtner, economista en uno de los grandes institutos alemanes de coyuntura, el DIW de Berl√≠n.

Cerca de tres millones de empleos en Alemania dependen de las exportaciones hacia la zona euro y otros 4,4 millones de las exportaciones hacia la Uni√≥n Europea (UE), seg√ļn un estudio del instituto de investigaci√≥n Prognos, publicado recientemente por el diario alem√°n Handelsblatt.

En la zona euro, el comercio se estimul√≥ con la llegada de la moneda √ļnica, subrayaba recientemente el gabinete McKinsey, que imputaba los dos tercios del crecimiento alem√°n en la √ļltima d√©cada a la introducci√≥n del euro.

Adem√°s, los pa√≠ses del sur de la eurozona, tradicionalmente m√°s sometidos a la inflaci√≥n, se han beneficiado de condiciones de cr√©dito m√°s ventajosas, gracias a las tasas de inter√©s √ļnicas fijadas por el Banco Central Europeo (BCE), impuls√°ndoles a comprar bienes alemanes.

Al igual que cuando el marco alem√°n formaba parte de las divisas refugio, como actualmente lo es el franco suizo, el euro es tambi√©n menos susceptible de apreciarse con fuerza en el mercado de divisas. “Por consecuencia, los productos exportados se benefician de ventajas competitivas”, estima Frank Mattern, director de McKinsey Alemania.

No obstante, la econom√≠a alemana no debe su √©xito s√≥lo al euro. La prueba es la reciente fanfarronada del presidente de la federaci√≥n de exportadores alemanes Anton B√∂rner: “¬ŅQue si hay una vida para Alemania despu√©s de euro? S√≠, hay una”.

En el mismo sentido, el instituto IFO, con sede en Munich, relativiza regularmente el interés del euro por la primera economía del continente.

Para esta institución, Alemania, que no dispone de un salario mínimo por ley, se habría aprovechado sobre todo de sus esfuerzos por contener los salarios.

Durante a√Īos, los sindicatos aceptaron la moderaci√≥n salarial para preservar empleos, especialmente aquellos amenazados por la deslocalizaci√≥n de empresas.

Las reformas del gobierno del socialdemócrata Gerhard Schröder, aplicadas en 2003 para contener el desempleo, que en esos momentos afectaba al 9% de la población activa, relanzaron la competitividad de un país que se consideraba entonces el enfermo de Europa.

Retrasando progresivamente la edad de jubilación, reduciendo la indemnización por desempleo y disminuyendo las cotizaciones sociales, Alemania ha moderado sus costes y superado a sus vecinos que no aplicaron en su momento la misma poción amarga.

URL CORTA: http://rbb.cl/1z12
Tendencias Ahora