Notas
Tarjeta roja a la far√°ndula en el f√ļtbol
Publicado por: Alberto Gonzalez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

De un tiempo a esta parte se ha hecho cada vez m√°s com√ļn la presencia de la prensa “amarillista” rodeando lo que ata√Īe al f√ļtbol, con jugadores que son acosados permanentemente a la salida del aeropuerto y en los entrenamientos, por s√≥lo citar un ejemplo.

El objetivo de esta columna no es denigrar a ese formato televisivo, sino m√°s bien expresar el rechazo como periodista de deportes, por c√≥mo han ensuciado el f√ļtbol, con sus idas y venidas de rumores y “copuchas”.

Lo primero es plantear la interrogante ¬ŅD√≥nde est√° el l√≠mite entre lo privado y lo p√ļblico?. Cr√©anme que es una pregunta que ni a√ļn en las escuelas de periodismo se ha logrado dar respuesta cabal, y que en la prensa “rosa” prefieren no aludir pues claramente no lo conocen…o ignoran su existencia.

Investigando el tema para esta columna, me encontr√© con la conductora del programa Intrusos (vaya nombre) alegando en contra del periodista Rodrigo Sep√ļlveda, quien pidi√≥ a los medios de far√°ndula que dejaran tranquilos a los futbolistas, a lo que Julia Vial contest√≥ se√Īalando que: “P√≠dale a la familia de los futbolistas que no le eche m√°s le√Īa a los mismos futbolistas”. √Čpico.

Es una ingenuidad esperar que un simple llamado desde esta instancia logre cambiar la línea editorial de los programas de farándula, que les da tantos créditos en sintonía y principalmente económicos a quienes la comentan, a los que la fomentan y a los que son parte de ella.

Pero no por esto hay que negarse a criticar el nivel al cual han llegado, y lo que es peor, entorpecer el trabajo de los periodistas dedicados al deporte. Es cosa de revisar las im√°genes de Mauricio Pinilla arribando a Santiago, y el caos provocado por los noteros de prensa amarillista, quienes no escatiman esfuerzos por lograr una cu√Īa acerca de supuestas infidelidades, rupturas, y otros asuntos al m√°s puro estilo de una novela nocturna.

En ese sentido, y ante un incidente protagonizado por el delantero H√©ctor Mancilla, el propio t√©cnico de la Selecci√≥n Nacional Claudio Borghi, se√Īal√≥ que “no soy pap√° de ellos (los jugadores)‚ÄĚ, dejando en claro cu√°l es el l√≠mite que hay en la relaci√≥n entre lo que es trabajo y la vida personal de cada uno.

Es muy delgada la l√≠nea que separa estos √°mbitos, una frontera difusa que muchas veces se confunde o simplemente no se respeta, incluso cuando los involucrados est√°n en lugares privados, como su casa, vulnerando los principios √©ticos del honor e intimidad a los cuales todos tenemos derecho, y que de ser violados, dejan expuesto a una persona al descr√©dito p√ļblico.

¬ŅY qu√© dicen los jugadores?. Rodrigo Millar lo reconoc√≠a el viernes en rueda de prensa cuando se√Īal√≥ que: “Son cosas que dan risa y los involucrados se mantienen al margen de todo lo que se pueda decir. Eso es la clave para no meterse en temas que no son deportivos y que no nos sirven mucho”. Clarificador por decirlo menos.

Se√Īores de “farandulandia”, si quieren conversar con un futbolista, inv√≠tenlo a sus programas, que dinero tienen para ello, pero no molesten a quienes hacemos prensa seria y que s√≥lo nos interesa lo relativo a la cancha y el bal√≥n rodando.

Y no olviden que hay dignidad y honra en juego, cosas tan b√°sicas, pero que algunos ignoran en su af√°n de conseguir la exclusiva.

Tendencias Ahora