Nacional
Jueves 22 marzo de 2018 | Publicado a las 05:40 · Actualizado a las 09:25
Chile desestima argumentos bolivianos: afirma que carecen de contexto y son selectivos
Publicado por: Gonzalo Cifuentes
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Esta ma√Īana fue el turno de la defensa de Chile para exponer sus alegatos en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en respuesta a la demanda mar√≠tima boliviana.

En la ocasión, los nacionales presentaron los argumentos jurídicos e históricos por los que se niegan a negociar una salida soberana al mar con Bolivia.

El equipo chileno est√° liderado por el canciller Roberto Ampuero y el agente Claudio Grossman, quienes fueron acompa√Īados por el excanciller Heraldo Mu√Īoz, senadores y el equipo jur√≠dico.

Grossman fue el primero en intervenir ante la Corte, se√Īalando que la participaci√≥n de Chile en el derecho internacional se basa en la paz y el respeto. As√≠, recalc√≥ que es un participante habitual de la ONU, sobre todo en temas de paz. “Chile est√° orgullosa de su participaci√≥n activa en organizaciones regionales”, manifest√≥.

Inmediatamente, mencion√≥ el principal argumento para no negociar, el Tratado de 1904, que fij√≥ los l√≠mites territoriales de ambos estados y fue aceptado por ambos. “Chile reconoci√≥ a Bolivia el derecho m√°s pleno y sin restricciones el tr√°nsito en su territorio y puertos del pac√≠fico”, revel√≥.

Detall√≥ que Chile ha mejorado su conectividad con Bolivia y que son el √ļnico pa√≠s que controla su aduana en territorio nacional. “No est√° satisfecha con el acceso libre…Bolivia quiere que Chile ceda territorio costero. Territorio en el que Chile ha ejercido soberan√≠a continua por m√°s de 100 a√Īos”, advirti√≥.

Iv√°n Canelas | Agencia UNO
Iv√°n Canelas | Agencia UNO

Cambio en la demanda

Grossman criticó que los altiplánicos han cambiado su demanda en reiteradas ocasiones, con la finalidad de conseguir algo.

Sir Daniel Bethlehem, abogado ingl√©s que representa a Chile, reiter√≥ dicho punto. “Bolivia experiment√≥ un cambio en sus alegatos orales, para eliminar los argumentos por Chile. Intentaba desestabilizar algo resuelto en el Tratado de 1904, luego cambi√≥ a una obligaci√≥n de negociar y no de resultados”, explic√≥.

“A√ļn no sabemos cu√°ndo se crearon las obligaciones de negociar. Seguimos sin saber si buscan obligaci√≥n de resultados u objetivos m√°s modestos”, a√Īadi√≥.

Junto con ello, desacreditó la petición boliviana, argumentando que apela más a lo sentimental que a los hechos objetivos y pretenden exceder sus fronteras más que negociar.

Bethlehem a√Īadi√≥ que el Tratado de 1904 representa una soluci√≥n definitiva a los temas de soberan√≠a, documento que defini√≥ fronteras y otorg√≥ de manera absoluta y perpetua algunos territorios.

Pese a ello, afirm√≥ que los tratados se pueden revisar, siempre y cuando haya un acuerdo entre las partes, a√Īadiendo que las relaciones diplom√°ticas no sugieren una obligaci√≥n vinculante, considerando que todos los pa√≠ses conversan.

Asimismo, el brit√°nico se√Īal√≥ que Bolivia invoca un tratado que nunca se materializ√≥ y que qued√≥ atr√°s con el de 1904, documento con el que los altipl√°nicos renunciaron a las peticiones que ahora sugieren.

Frustración de Bolivia

Jean-Marc Thouvenin, otro miembro del equipo, sostuvo que no existe nada en el derecho internacional que obligue a los vecinos a negociar, sino que pueden hacerlo. “La frustraci√≥n de uno no hace una obligaci√≥n al otro”, dijo.

“La demanda boliviana es como esas mu√Īequitas rusas que se ponen una dentro de otra”, critic√≥.

Luego, aclar√≥ que Chile nunca le ha dado la espalda, sino que ha ayudado mejorando accesos e, incluso, llegando m√°s all√° de lo que indican los tratados. Por ello, se√Īal√≥ que no existe ninguna obligaci√≥n para negociar.

“La realidad parece estar muy lejos de las alucinaciones del profesor Remiro Brotons”, manifest√≥, a√Īadiendo que Bolivia se equivoca a establecer la idea de negociar como una obligaci√≥n y que dicha obligatoriedad la define la causa.

Documentos elegidos

Kate Parlett, abogada australiana, recalc√≥ que Bolivia no present√≥ ning√ļn documento, sino que declaraciones selectivas para justificar su punto, bas√°ndose en antecedentes de la d√©cada de 1920.

La jurista detalló que en actas de 1920 Bolivia planteaba su intención de tener acceso al mar. Dicha salida sería entre Arica y Tacna, sin embargo, no hubo acuerdo, puesto que Chile no quedó satisfecho con la propuesta. Por ello, pese a los argumentos bolivianos, estos documentos no son una evidencia jurídica en el caso, toda vez que la parte demandante lo había presentado como antecedente para negociar.

La jurista reiter√≥ que la defensa boliviana s√≥lo utiliz√≥ algunas citas del documento, para favorecer sus postulados. “Las palabras de Chile no eran una declaraci√≥n que negociar√≠a un acceso soberano”, asegur√≥.

Es m√°s, afirm√≥ que Bolivia omiti√≥ el contexto completo de la √©poca, dejando en claro que las negociaciones no prosperaron y que se ratific√≥ el tratado de 1904. “Los documentos indican que no hay nada pendiente”, dijo, a√Īadiendo que “este no es un caso serio, es s√≥lo un intento por modificar el Tratado de 1904”.

Sam Wordsworth, en tanto, llev√≥ la discusi√≥n a 1950, cuando Bolivia envi√≥ una propuesta buscando “satisfacer” su necesidad fundamental de salida al mar con soberan√≠a, a trav√©s de una negociaci√≥n directa. “Esto es una propuesta, nada m√°s”, advirti√≥.

Chile respondi√≥ que pod√≠a estudiar el tema, resguardando sus intereses, pero eso solamente, seg√ļn el abogado ingl√©s.

La disposición nacional era de estar abierto a entablar una negociación, pero Bolivia apostaba a una solución de su problema marítimo. Wordsworth advirtió que el intercambio de notas no significan un acuerdo internacional y que el contexto reafirma que Chile no tiene alguna obligación.

URL CORTA: http://rbb.cl/joty
Tendencias Ahora