Vida Actual
S√°bado 29 septiembre de 2018 | Publicado a las 14:14
El doctor nigeriano que descubri√≥ el amenazante peligro que corren los jugadores de f√ļtbol americano
Publicado por: Leonardo Granadillo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En 2015 lleg√≥ a la gran pantalla Concussion (Conmoci√≥n cerebral en espa√Īol), cinta protagonizada por Will Smith y que fue considerada una de las mejores pel√≠culas del a√Īo.

En ella, el actor norteamericano interpretaba al doctor Bennet Omalu, un pat√≥logo nigeriano que en su lucha por la verdad tuvo que enfrentarse a la liga deportiva que m√°s dinero genera en el mundo (m√°s de 13 billones por a√Īo seg√ļn HowMuch), la National Football League, mejor conocida como NFL.

Omalu trabajaba como forense en los Estados Unidos en 2002, a√Īo en el que lleg√≥ a su mesa de autopsia el cad√°ver de Mike Webster, una exestrella de los Steelers y miembro del Sal√≥n de la Fama de la NFL, que falleci√≥ a los 50 a√Īos.

Mike Webster
Mike Webster

Durante la investigaci√≥n, Omalu decidi√≥ estudiar el cerebro del jugador. Seg√ļn el portal Biography, el m√©dico pag√≥ de su propio bolsillo los estudios de la investigaci√≥n, donde encontr√≥ evidencia de acumulaci√≥n de prote√≠nas alrededor del cerebro, lo cual explicaba el comportamiento err√°tico del hombre, un diagn√≥stico denominado Encefalopat√≠a Traum√°tica Cr√≥nica (CTE), una enfermedad muy parecida al Alzheimer.

‚ÄúSimplemente estaba cumpliendo una promesa que le hice a Mike Webster de que llegar√≠a a la verdad‚ÄĚ, dijo a CBS Bennet Omalu.

El m√©dico present√≥ su investigaci√≥n a la reconocida revista m√©dica Neurosurgery, exponiendo que el da√Īo cerebral de Webster se origin√≥ como resultado de repetidos golpes en la cabeza que sufri√≥ durante su etapa como jugador. Webster, conocido como ‚ÄúIron Mike‚ÄĚ, gan√≥ cuatro Super Bowl y se desempe√Īaba como el l√≠der de la l√≠nea frontal, una de las posiciones del deporte americano que sufre m√°s impactos en el cr√°neo.

La batalla contra la NFL

Omalu inocentemente pens√≥ que la NFL ser√≠a receptiva con su estudio, pero se encontr√≥ con tres cartas dirigidas al editor de la revista, donde miembros del Comit√© de Lesi√≥n Traum√°tica Leve (MTBI) se√Īalaron que su estudio ten√≠a importantes fallas, y le pidieron retractarse.

El m√©dico continu√≥ con sus estudios a pesar de la presi√≥n de la NFL, examin√≥ un caso muy parecido de un jugador retirado, llamado Terry Long, que se hab√≠a suicidado. El resultado fue el mismo: otro caso de CTE. Tras obtener su segunda evidencia, Omalu envi√≥ sin temor otro art√≠culo a la misma revista, el que a pesar de la presi√≥n de la liga de f√ļtbol americano fue publicado.

La liga, al saber que los medios ya estaban al tanto de la situaci√≥n, sali√≥ a desacreditar los estudios de Omalu p√ļblicamente. ¬†

“Quer√≠an exterminarme profesionalmente, que me retractara de mi trabajo y acusarme de fraude”, afirm√≥ el m√©dico, seg√ļn CBS.

A la información que ya manejaban los medios se le unió el apoyo de colegas influyentes, como el Dr. Julian Bailes, presidente de Neurocirugía de un reconocido hospital y exmédico de los Steelers.

La liga de f√ļtbol americano cedi√≥ finalmente cuando en 2009 se public√≥ un art√≠culo de GQ que detallaba el descubrimiento del CTE en la NFL. El impacto de la revista llev√≥ a la liga a revelar estudios en los cuales quedaba demostrado que algunos de sus exjugadores sufr√≠an enfermedades relacionadas a la p√©rdida de memoria.

OnlineNigeria.Com
OnlineNigeria.Com

Omalu fue excluido

Tras la primera admisi√≥n p√ļblica de la NFL, en 2007 seg√ļn GQ, el nuevo comisionado de la liga Roger Goodell convoc√≥ una cumbre en Chicago, el tema a tratar: la conmoci√≥n cerebral. Por primera vez la NFL hablar√≠a sobre el tema, convocar√≠a cient√≠ficos y los escuchar√≠a, sin embargo, a la reuni√≥n que cont√≥ con 300 participantes, no fue invitado Omalu.

Bailes, compa√Īero de Omalu y tambi√©n ligado profesionalmente a la NFL, indic√≥ que trataban de marginarlo, ‚Äúno lo invitaron ya que √©l era el denunciante‚ÄĚ, destac√≥. En apoyo a Omalu, Bailes tom√≥ la presentaci√≥n del nigeriano y expuso sus preocupaciones en la cumbre tomando su lugar y represent√°ndolo.

A pesar de no tener nada en contra de la liga, Bailes se enfoc√≥ en esos $100.000 que hab√≠a sacado Omalu de su propio bolsillo en pro del estudio, y habl√≥ del da√Īo que pod√≠a causar el deporte, mostrando los cuatro casos que hab√≠an investigado.

La respuesta fue la misma que con los artículos de Omalu, se enfadaron con Bailes y a pesar de que hubo cambios importantes en la liga a raíz de la investigación, esta nunca fue aceptada ni validada. Por el contrario, continuaron desestimándola.

CONCUSSION
CONCUSSION

Cambios en la NFL

Omalu tuvo una derrota con sabor a victoria, ya que a pesar de que nunca validaron su investigaci√≥n, la NFL no la ignor√≥ y muestra de eso son los cambios que han habido en la liga. Se han establecido est√°ndares para la gesti√≥n de conmociones cerebrales, actualmente se aplican pruebas neuropsicol√≥gicas a todos los jugadores, y quiz√° la mejor noticia fue el nuevo plan 88, que surgi√≥ de una carta enviada por la esposa del ex Sal√≥n de la Fama John Mackey, el m√≠tico n√ļmero 88 de los Colts.

El caso Mackey se parece a los investigados por Omalu, una pensi√≥n m√≠nima para un exjugador que padec√≠a graves problemas de salud tras practicar f√ļtbol americano toda una vida, pero hubo un cambio positivo: la NFL aument√≥ de $2450 a $88.000 d√≥lares la pensi√≥n a exjugadores que sufren demencia.

CBS New York
CBS New York

La actualidad

Seg√ļn Mercury News un r√©cord de 291 conmociones cerebrales se registr√≥ en la NFL en 2017, la liga ha seguido negando su responsabilidad y ha logrado resolver las demandas por conmociones cerebrales. Seg√ļn Mercury han pagado $520 millones a exjugadores por da√Īos cerebrales.

Las medidas siguen siendo insuficientes, el diario El Universal de M√©xico public√≥ una investigaci√≥n hecha por IQVIA, empresa especialista en salud humana, cuyos resultados indican un aumento en el n√ļmero de conmociones cerebrales, un total de 281, hasta 38 m√°s respecto al n√ļmero de 2016, un aumento del 13.5%.

Por si fuera poco, seg√ļn ESPN hubo una importante diferencia entre los n√ļmeros oficiales de conmociones cerebrales presentadas por la liga y las cifras que maneja StatsNews (una reconocida agencia estadista) en el per√≠odo de 2013 a 2015, lo cual ha generado mucha intriga sobre una posible manipulaci√≥n de las cifras.

Respecto a la pel√≠cula Concussion, en 2015 New York Times cit√≥ los correos electr√≥nicos donde Sony ced√≠a ante la NFL, ‚Äėsuavizando‚Äô el impacto de la pel√≠cula. Uno de los mails dec√≠a que “momentos poco agradables para la NFL se eliminaron o cambiaron”, seg√ļn NYT. A pesar de que las empresas salieron a desmentir la informaci√≥n expuesta por hackers, se trata de otro ‚Äėconveniente error‚Äô como la falla en la cifra oficial de conmociones cerebrales de la liga.

Una pel√≠cula alabada por la cr√≠tica muy bien elaborada, pero que quiz√° fue ‚Äėmuy sutil‚Äô al contar la lucha de Bennet Omalu en la vida real.

Tendencias Ahora