Sociedad
S√°bado 12 mayo de 2018 | Publicado a las 15:31
Pompeya: la ciudad enterrada por el volc√°n Vesubio hace dos milenios sigue sorprendiendo
Publicado por: Nicol√°s Sep√ļlveda
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Aquel 24 de agosto del a√Īo 79 D.C., el Vesubio, el coloso de 1.300 metros de altura, dej√≥ de contenerse y manifest√≥ su ira en una nube ardiente de gases y materiales s√≥lidos que se dej√≥ caer sobre Pompeya para dejarla detenida en el tiempo.

Casi 2 mil a√Īos despu√©s, las impactantes im√°genes del volc√°n Kilauea, en actividad desde hace una semana en Hawai, pueden hacernos recordar aquella historia, una que nos rememora el poder de la naturaleza, pero tambi√©n los avances de la ciencia.

Pompeya durmi√≥ enterrada durante casi 17 siglos hasta que en 1748 comenzaran las excavaciones que la descubrir√≠an. Bajo las capas de ceniza volc√°nica se hallaba la ciudad completa resguardada del paso del tiempo. Como recuenta la National Geographic de Espa√Īa, las obras fueron encargadas al ingeniero militar Roque Joaqu√≠n de Alcubierre por el entonces rey de N√°poles, el futuro rey Carlos III de Espa√Īa. As√≠ fueron apareciendo la villa de Cicer√≥n, la finca de Julia F√©lix y el templo de Isis, entre otras construcciones que hoy siguen siendo analizadas e investigadas.

Morn the Gorn (CC) Wikipedia
Morn the Gorn (CC) Wikipedia

La tragedia que acab√≥ con la poblaci√≥n de Pompeya, y con la de localidades aleda√Īas como Herculano y Estabia, dio paso a uno de los descubrimientos m√°s apasionantes de la arqueolog√≠a, y se convirti√≥ en un documento hist√≥rico que permiti√≥ desentra√Īar los secretos del estilo de los habitantes del Imperio Romano.

Jardín de los fugitivos  | Lancevortex (CC) Wikipedia
Jardín de los fugitivos | Lancevortex (CC) Wikipedia

El √ļltimo ni√Īo

Pero a√ļn quedan secretos por revelar. En abril, seg√ļn report√≥ Newsweek, un equipo arqueol√≥gico desenterr√≥ el esqueleto de un ni√Īo de siete u ocho a√Īos. Al momento de la erupci√≥n, el menor habr√≠a corrido a ocultarse en los ba√Īos centrales de la ciudad, pero eso no ser√≠a suficiente para protegerlo del flujo pirocl√°stico, esa mezcla ardiente y mortal de gases y materia volc√°nica.

Los restos se hallaban enterrados en el sector de los ba√Īos a s√≥lo diez cent√≠metros de la superficie.

Parco Archeologico Di Pompei
Parco Archeologico Di Pompei

De acuerdo con Massimo Osanna, director del Parque Arquelógico de Pompeya, la ciudad está en medio de un período de grandes avances de investigación arqueológica. Actualmente, antropólogos, vulcanólogos, arqueólogos y otros especialistas se encuentran trabajando con tecnología de punta para profundizar aun más en la comprensión de la ciudad y de su destrucción.

El esqueleto fue trasladado al laboratorio para realizar pruebas de ADN que permitir√°n determinar su sexo y posibles enfermedades que haya sufrido, detall√≥ el Telegraph. ‚ÄúGracias a la nueva tecnolog√≠a, el √ļltimo ni√Īo de Pompeya ha emergido desde un rinc√≥n sin excavar‚ÄĚ declar√≥ Osanna.
Estos nuevos hallazgos en conjunto con los avances científicos permiten confiar en que entenderemos cada vez mejor lo que ocurrió ese día.

24 de agosto al mediodía

Seg√ļn el sitio Livescience.com, el monte Vesubio ya ven√≠a anunciando lo que iba a ocurrir en los d√≠as previos, con una serie de temblores menores. Pero, acostumbrados a la actividad s√≠smica, los habitantes de Pompeya no prestaron mayor atenci√≥n. La ciudad ya se hab√≠a recuperado de un terremoto que lo hab√≠a asolado en el a√Īo 62. Sus habitantes hab√≠an aprendido a convivir con ese vecino temperamental e inamovible, ubicado a solo diez kil√≥metros.

Un recuento de los hechos hora a hora publicado por Forbes relata que, luego de la erupción al mediodía, a la una de la tarde una nube de cenizas ya flotaba en el ambiente. Una hora después, la piedra pómez blanca ya caía sobre la ciudad acumulándose a un ritmo de entre 10 y 15 centímetros por ahora, hasta alcanzar una altura de casi tres metros.

A las 17:00, el sol est√° totalmente cubierto por las cenizas. La ciudad est√° a oscuras. Comienzan a caer rocas incandescentes del tama√Īo de un pu√Īo a una velocidad de 50 metros por segundo. La gente comienza a huir hacia la costa.

Benparedes (CC) Wikipedia
Benparedes (CC) Wikipedia

Pero ya era tarde. Muchos quedaron atrapados. La primera oleada de lava llegó a las ciudades cercanas de Herculano, Boscoreale y Oplontis. A la medianoche la columna de humo alcanzó los 33 kilómetros, y durante la noche seis oleadas de lava arrasaron el resto de las ciudades alrededor del Vesubio. La que termina de cubrir a Pompeya llega a las 6:45 del 25 de agosto.

En menos de 24 horas se calcula que murieron aproximadamente 13 mil personas.

Con solo 18 a√Īos, Plinio el Joven fue uno de los refugiados que alcanz√≥ a escapar a la ciudad de Misenum, a 21 kil√≥metros de lo que hab√≠a sido Pompeya. Hab√≠a huido con su madre al comenzar los temblores. Desde all√≠ observ√≥ el macabro espect√°culo y registr√≥ que el mar se contra√≠a ‚Äúcomo si fuera empujado por los terremotos‚ÄĚ, probablemente a causa del tsunami provocado por las erupciones. El prohombre romano describe ‚Äúhorribles nubes negras rotas por las formas sinuosas del viento en llamas‚ÄĚ.

Destrucción de Pompeya y Herculano (1822), de John Martin
Destrucción de Pompeya y Herculano (1822), de John Martin

Muerte piadosa

Durante mucho tiempo se pens√≥ que la mayor√≠a de los habitantes de Pompeya hab√≠an muerto por asfixia, pero una investigaci√≥n de 2010 lo desminti√≥, comprobando que el fin hab√≠a sido algo m√°s piadoso: una muerte instant√°nea por la exposici√≥n a temperaturas de entre 300 y 600 ¬įC.

Giuseppe Mastrolorenzo, investigador del Observatorio Vesubiano que lider√≥ los estudios, explic√≥ a National Geographic que ‚Äúlos moldes de los cuerpos presentan lo que se conoce como cadaveric spasm, una postura adoptada √ļnicamente cuando la muerte es instant√°nea‚ÄĚ.

Posteriores an√°lisis de ADN permitieron detectar cambios causados por las alt√≠simas temperaturas que se compararon con los resultados de pruebas realizadas en laboratorio. De esta manera, se lleg√≥ a la conclusi√≥n de que en Pompeya lleg√≥ a 300 ¬įC, y en Herculano, a 600 ¬įC.

Así, las posturas de los famosos moldes de los habitantes de Pompeya, el símbolo más conocido de la tragedia, podrían dejar de ser interpretadas como contorsiones de una terrible agonía, como durante tanto tiempo se hizo. En realidad se trata de los espasmos que vienen con una muerte instantánea.

Amor eterno

Fue en 1863 que llegó el arqueólogo italiano Giuseppe Fiorelli se hizo cargo de las exploraciones. Luego de realizar grandes avances en las excavaciones y aplicar nuevos métodos de trabajo, tuvo la inspirada ocurrencia de crear moldes de las víctimas de la erupción.

Para ello inyectó yeso en los huecos que los cuerpos habían dejado bajo la capa de cenizas volcánicas al descomponerse. El resultado es uno de los hitos de la arqueología que más repercusión ha tenido en la cultura popular.

Tanto así, que para la película de 2014 Pompeya, inspirada en el cataclismo que asoló la ciudad, el director Paul W. S. Anderson encontró inspiración para la escena final en uno de los más famosos moldes: el de los amantes de Pompeya.

La icónica imagen corresponde a dos cuerpos entrelazados en un abrazo inmortal que el Vesubio se encargó de fijar para la eternidad. Aunque también se manejaba la hipótesis de que se trataba de una madre y su hija, primaba la idea de que sus protagonistas eran un hombre y una mujer que en un gesto final de amor se abrazaron para enfrentar juntos su destino aciago.

Pero en abril del a√Īo pasado, estudios de ADN arrojaron que ambos cuerpos eran masculinos. Massimo Osanna explic√≥ que esto no comprueba que se trate de amantes, pero que dada la posici√≥n de los cuerpos no es una hip√≥tesis que se pueda descartar. Lo que s√≠ es seguro es que no hay una relaci√≥n de parentesco entre ambos.

Telegraph
Telegraph

Este descubrimiento, sumado al del esqueleto del ni√Īo y otros que van apareciendo semana a semana prueban que a√ļn queda mucho por descubrir en Pompeya, y que con frecuencia la realidad es m√°s fascinante que la ficci√≥n, representada en este caso por una pel√≠cula que no fue del gusto del p√ļblico ni de los cr√≠ticos, y que probablemente tampoco lo habr√≠a sido de los habitantes de la ciudad desenterrada.

O, como asevera Osanna, ‚ÄúPompeya nunca deja de sorprender‚ÄĚ.

Tendencias Ahora