Internacional
Polémica en Argentina por prisión domiciliaria para criminales de la dictadura
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

C√°rcel com√ļn o prisi√≥n domiciliaria para condenados por cr√≠menes de lesa humanidad en la √ļltima dictadura (1976 a 1983) suscita pol√©mica en Argentina, luego de que un tribunal otorgara ese beneficio al emblem√°tico exjefe policial Miguel Etchecolatz, condenado a perpetuidad.

Dos jueces de la ciudad de La Plata concedieron el viernes la prisi√≥n domiciliaria a Etchecolatz, de 87 a√Īos, alegando “cuestiones humanitarias” o simplemente su avanzada edad, y generaron indignaci√≥n entre v√≠ctimas directas, testigos en los juicios y organismos de derechos humanos.

El expolicía, que inició el 26 de julio una huelga de hambre, sigue preso porque la vuelta a su domicilio le fue denegada en otra causa.

Desde que en 2006 se reanudaron los juicios por los cr√≠menes de la dictadura, tres a√Īos despu√©s de la anulaci√≥n de las leyes de amnist√≠a, los organismos humanitarios han bregado por “c√°rcel com√ļn y efectiva” para procesados y condenados.

Carlos Zaidman, una de sus v√≠ctimas, se√Īal√≥ a la AFP que el beneficio para los represores “no es nuevo, pero es un salto de calidad. Etchecolatz es emblem√°tico, es como si lo dejaran ir a su casa a Alfredo Astiz”, el exmarino que infiltr√≥ a las Madres de Plaza de Mayo y fue condenado entre otros por el asesinato de dos monjas francesas y una joven sueca en 1977, advirti√≥.

No estamos hablando de un viejito bueno y arrepentido, sino que est√° demostrado en los juicios que es un asesino serial, que ha secuestrado y torturado a miles y ha robado beb√©s“, advirti√≥ Zaidman, de 64 a√Īos, sobre el exjefe de inteligencia de la provincia de Buenos Aires.

Los presos mayores de 70 a√Īos tienen en Argentina derecho a la prisi√≥n domiciliaria por razones de salud, pero no se aplica de manera autom√°tica y depende de cada tribunal.

De los 1.056 detenidos por cr√≠menes durante la dictadura (condenados y procesados), 568 est√°n en la c√°rcel (54%) y 462 en prisi√≥n domiciliaria (44%), seg√ļn un informe de julio de la Procuradur√≠a por Cr√≠menes de Lesa Humanidad. El resto est√° hospitalizado o en otras dependencias.

¬ŅCambio de √©poca?

En el primer semestre de este a√Īo, desde la asunci√≥n del presidente Mauricio Macri, fueron otorgadas 50 detenciones domiciliarias, lo que marc√≥ “una aceleraci√≥n”, dijo Zaidman.

“Hay una pol√≠tica del gobierno de desandar lo caminado, un retroceso muy fuerte en derechos humanos y sociales”, consider√≥ este lunes el premio Nobel de la Paz, Adolfo P√©rez Esquivel.

Macri mantiene una relaci√≥n tensa con los organismos humanitarios que lo critican, entre otros temas, por subestimar la cifra de 30.000 desaparecidos y decir en campa√Īa que iba a “terminar con el curro (robo) de los derechos humanos”.

Los expresidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández, que impulsaron los juicios por delitos de la dictadura, dividieron aguas entre aliados y detractores en las organizaciones humanitarias.

“¬ŅHay que pensar que el gobierno anterior era menos malo, que el actual es m√°s r√°pido o que ambos son p√©simos?”, ironiz√≥ la agrupaci√≥n HIJOS (de desaparecidos) La Plata, cr√≠tica de ambas gestiones.

El viernes pasado, el √ļltimo de 37 represores condenados en un juicio en Tucum√°n que permanec√≠a en la c√°rcel, fue tambi√©n autorizado a regresar a su casa con una pulsera electr√≥nica.

Est√° claro que hay un contexto pol√≠tico que est√° ejerciendo una presi√≥n que, si los juicios contin√ļan, que sea con los genocidas en su casa“, consider√≥ Guadalupe Godoy, querellante contra Etchecolatz.

Seg√ļn la psic√≥loga Ana Careaga, testigo en varias causas y activista, la prisi√≥n domiciliaria es “una suerte de virtual libertad, muchas veces no se controla y se convirti√≥ en la herramienta para reinstalar la impunidad”.

Apelar o no

El secretario de Derechos Humanos de Macri, Claudio Avruj, confirmó que no apelará más los fallos que otorguen prisión domiciliaria a criminales de la dictadura.

Una posici√≥n diferente esgrimi√≥ Santiago Cant√≥n, secretario de Derechos Humanos del gobierno macrista de la provincia de Buenos Aires, quien solicit√≥ la semana pasada “el mantenimiento efectivo de condena de prisi√≥n” a Etchecolatz.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, prometi√≥ que los juicios seguir√°n pero los organismos advierten sobre “los artilugios jur√≠dicos que hacen perder peso a condenas ejemplares”, dijo Careaga.

Desde 2006, se dictaron 163 sentencias, con 689 condenados y 69 absueltos. Hay a√ļn 846 procesados. Casi 400 murieron, la mayor√≠a sin condena.

URL CORTA: http://rbb.cl/ep1h
Tendencias Ahora