Tecnología
Martes 05 marzo de 2019 | Publicado a las 08:39
Descubren "tesoro científico" bajo ruinas arqueológicas mexicanas de Chichén Itza
Por Bernardita Villa
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Arqueólogos mexicanos descubrieron una cueva con cientos de reliquias arqueológicas que podrían develar los misterios de la fascinante ciudad y centro ceremonial maya de Chichén Itzá, situada en la Península de Yucatán, informó este lunes el científico encargado del proyecto.

En ese “espacio m√≠stico” denominado Balamk√ļ y considerado como un “tesoro cient√≠fico” se han encontrado siete ofrendas constituidas por incensarios de cer√°mica “tipo Tl√°loc” -es decir, con rasgos similares a la imagen del dios de la lluvia en la cosmovisi√≥n maya-, y otros objetos, dijo en conferencia el investigador Guillermo de Anda.

Descubriendo las fechas de elaboración de esos artefactos, los arqueólogos confían en que podrán definir quiénes eran y de dónde llegaron sus antiguos habitantes, los itzaes.

La caverna, situada a dos kil√≥metros de El Castillo o Templo de Kukulc√°n de Chich√©n Itz√°, hab√≠a sido descubierta hace m√°s de 50 a√Īos por unos lugare√Īos que dieron aviso al Instituto Nacional de Antropolog√≠a e Historia (INAH).

Un investigador enviado por el INAH a su vez decidió tapiar con piedras la entrada por razones desconocidas y sólo hizo un escueto reporte técnico en el que no indicaba su ubicación.

Ese archivo lo ley√≥ el arque√≥logo De Anda, quien trabaja desde hace tres a√Īos en el proyecto Gran Acu√≠fero Maya, sin prestarle demasiada atenci√≥n.

El a√Īo pasado, cuando investigaba uno de los cenotes que rodean a la Pir√°mide de El Castillo o Templo de Kukulc√°n dio con la cueva Balamk√ļ.

“Lo que encontramos ah√≠ fue incre√≠ble, todo en un contexto no alterado en donde un incensario tipo Tl√°loc forma parte de una estalagmita”
, detalló.

Los arque√≥logos, que han recorrido hasta ahora unos 460 metros “a gatas o a rastras en trayectos largos”, seguir√°n explorando la cueva, que est√° a unos 24 metros de profundidad y analizando in situ los objetos arqueol√≥gicos.

Una publicación compartida por INAH (@inahmx) el

“Entra√Īas de los dioses”

Ellos creen que los objetos encontrados en las ofrendas fueron llevados al sitio a trav√©s de esos “tortuosos” caminos hasta las c√°maras de la cuevas donde seguramente cre√≠an que estaban “las entra√Īas de los dioses” suplic√°ndoles, probablemente, “que hubiera agua”.

Los expertos creen que los incensarios de mayor tama√Īo podr√≠an corresponder al Cl√°sico Tard√≠o (a√Īos 700-800 de nuestra era) y Cl√°sico Terminal (800-1000 de nuestra era).

“No se descarta la posible presencia de materiales m√°s antiguos, incluidos restos √≥seos humanos, debajo de los lodos y sedimentos”, concluy√≥ el arque√≥logo.

Guillermo de Anda contó que los mayas que habitan actualmente en la Península de Yucatán le advirtieron que una venenosa víbora de coral era la guardiana de la caverna.

Y en efecto un reptil de ese grupo les bloqueó el acceso durante cuatro días.

Por petici√≥n de los actuales mayas que viven en los alrededores del sitio arqueol√≥gico, el grupo de arque√≥logos realiz√≥ una ceremonia espiritual “de desagravio” que dur√≥ seis horas para evitar cat√°strofes por ingresar en la cueva.

Los lugare√Īos sostienen que el primer arque√≥logo que sell√≥ la cueva hizo el mismo ritual pero dur√≥ dos d√≠as.

En lengua maya, Balamk√ļ significa “dios jaguar”, en alusi√≥n al atributo divino que los antiguos mayas asociaron a este animal m√≠tico, el cual ten√≠a la capacidad de entrar o salir del inframundo.

Tendencias Ahora