Artes y Cultura


Mall Barón y T2: Por sus obras los conoceréis

Valparaiso 27 de Julio 2010 Puerto de Valparaiso
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El borde costero de Valparaíso ha sido tema de un largo y apasionado debate en el que muchas veces las cosas no se han dicho de frente, y donde el sentido común, la inteligencia y la simple observación muchas veces son negados…

Valparaíso es Patrimonio de la Humanidad. Eso gracias al esfuerzo de muchos (aprovecho de destacar el aporte fundamental de Myriam Waisberg, 1919-2004) que pensaron que se lo merecía y era el mejor mecanismo para que, finalmente, el país se hiciera cargo de las maravillas -sucias, ocultas y deterioradas- del puerto.

Valparaíso es una ciudad teatro, donde el “escenario” -el plano de la ciudad- es limitado, un bien escaso que debiera cuidarse con mucho celo y amor. Y el telón es el mar, los barcos y el cielo.

En ese contexto, el borde costero es un bien único, con un potencial maravilloso: es el último gran paño de terreno plano que queda disponible, el que además une plano de la ciudad y mar, mar que a Valparaiso le ha sido negado por el puerto y por el tren (o al menos se le ha dado en forma muy mezquina).

El borde costero puede dar aire al plano. En una ciudad densa, puede relajar la vista con un horizonte azul, entregar un paseo público de verdad, abierto, atractivo para todos. Un borde costero que implica el sector del muelle Barón como del puerto. Todo el borde costero.

Hace unos días hubo un adelanto del informe que prepara Icomos sobre el borde costero de Valparaíso, incluyendo el llamado Mall Barón y la ampliación del puerto, el T2.

Lo que trasciende y muchas opiniones llegan a ser ofensivos, porque se basan en “normas”, en lo que se puede legalmente o no, etc., y no en la realidad.

El T2 implicará tener un muro, una especie de gran edificio de containers de unos 5 pisos cerrando el anfiteatro natural de Valparaíso en toda la extensión del puerto (En la zona de la Aduana y de la Iglesia de La Matriz). ¿Quién puede creer que ese sería un daño que se puede compensar con algunas medidas? ¿Cómo se podrá compensar los efectos que tendrá en la zona Patrimonio de la Humanidad ese bloque gigantesco de containers?

El tema del borde costero de Valparaíso viene discutiéndose desde el Gobierno de Ricardo Lagos. Ese gobierno como todos los que han venido después, aunque con distinto grado (pero en general creciente), son responsables.

De construirse el T2 y el Mall Barón, ¿Quien responderá por los daños y deterioros que pudieran ocasionar?.

El “Mall Barón”, con todas las mejoras que se le han hecho al proyecto (como bajar alturas, darle mayor importancia a las bodegas, etc.), afectará a todo Valparaíso. Los centros comerciales no crean nuevos clientes (no en forma sustantiva), sino que capturan clientes de otros lugares. Cuando se construyó el Mall Plaza (El Trébol), en la comuna de Talcahuano, el comercio del centro de Concepción (distante varios kilómetros de él) se vio fuertemente afectado, generando un claro deterioro en algunas galerías céntricas. ¿Por qué eso pasó en Concepción y no podría pasar en Valparaíso? Lo más probable es que el Mall Barón le quite vitalidad al resto de la ciudad, en especial al plano.

El “Mall Barón” es una privatización de un espacio que es del Estado y que podría ser un bien público. ¿Por qué privatizar los buenos espacios que podrían ser usados por todos?

El Mall Barón afectará la actividad del puerto, en forma “positiva” al sector donde se emplazará (aunque ciertamente se podría hacer un proyecto mucho mejor, donde los beneficios sean para todos y toda la ciudad y no es especial para los propietarios del “mall” y quienes puedan consumir en él) y en forma negativa al sector declarado Patrimonio de la Humanidad. Eso incluso lo reconoció el experto colombiano Juan Luis Isaza.

El T2 -ampliar el puerto- es una necesidad para Valparaíso, tanto económicamente como para su espíritu, su esencia de ciudad puerto (¿Por qué no se traslada la Armada? ¿Por qué no se sacan de Valparaíso los barcos de guerra?). El problema es que el proyecto planteado es malo, y todo lo bueno que pueda tener como puerto lo logra a costas de la ciudad y no a favor de ella. Un puerto puede ser atractivo, pero no es el caso. Este es un proyecto mezquino, pensado a corto plazo. Como es mezquino el proyecto del Mall Barón, que piensa en lo inmediato, no en el bien que puede significar el borde costero para el futuro de la ciudad puerto.

Chile ha mostrado una notable incapacidad para gestionar sus sitios Patrimonio de la Humanidad, producto de la falta de conciencia sobre el tema, la poca valoración de la cultura y el patrimonio, leyes y normas añejas, y políticos y autoridades que ven todo a corto plazo o son abiertamente mediocres, entre otros. Lo anterior ha llevado a una falta de políticas en el rubro.

Pero basta. Si en el Día del Patrimonio hubo 1.800.000 visitas es porque la ciudadanía está interesada en el tema, lo valora. ¡¡Es hora que las autoridades se pongan a la altura!!

En este largo y penoso proceso hay muchos responsables, autoridades, empresas, abogados. Y sería bueno tener un buen recuento de nombres y responsabilidades, tanto para los resultados positivos como negativos.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados