Artes y Cultura


"Maggie Lay: La última vedette": La experiencia es la madre de la ciencia

“La última vedette”
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El documental de Wincy (Edwin) Oyarce (“Otra película de amor”, 2012; “Empaná de pino”, 2008) acompaña a la legendaria vedette chilena Maggie Lay, tanto en diversas presentaciones nocturnas -y en recintos muy menores, la mayoría- como en su vida cotidiana, en su casa o como conductora de un taxi colectivo en San Bernardo.

“Una mujer más del pueblo que conduce”, afirma Maggie en el documental, aunque sabe que no es “una más”: “¿Qué culpa tengo yo que el Pinochet estuviera enamorado de mí? (sic)… Que mil huevones se pajearan pensando en mí?”, sostiene en otro pasaje.

“La última vedette” es un documental que nos muestra la vida artística y cotidiana con luces y sombras, alegrías y dolores, diversión y angustias de una mujer que valora su independencia (“Yo soy mi patrona”) y hace lo que quiere en un mundo machista.

De muy buena factura, conciso, sin excesos ni rellenos, “La última vedette” nos muestra otro Chile, un país que se mueve entre los prejuicios, el destape “a medias” de una sociedad reprimida y las precariedades y vulnerabilidades de parte del país, en este caso, de una persona de clase media, trabajadora, perseverante y ¡vedette!

“Todo lo que hago lo hago con felicidad, hago lo que me gusta”, trata de convencerse, pero sostiene: “Era segura, joven, inmadura y con amor… ¡Me cagó el amor!”

Wincy Oyarce logra una cercanía, una empatía con Maggie Lay que transmite a los espectadores del documental. Y lo logra tanto en las partes “felices” como en las más tensas y dolorosas. Así, el espectador podrá entrar en este mundo marginal pero vivo no sólo en la memoria de muchos (por haberlo vivido o por haberse enterado por la prensa).

“La última vedette” no es complaciente ni con Maggie Lay ni con su entorno: muestra una mujer particular -objeto de deseo-, luchadora y deslenguada, que sirve de espejo para buena parte del país.

El filme no sólo viene a completar un muy buen año para los documentales chilenos, sino que aporta con una figura y un tema que está en el subconsciente de buena parte del país. “La última vedette” se estrena mañana en salas.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados