Sociedad
Martes 28 abril de 2020 | Publicado a las 11:57
Prevén aumento de casos de depresión: aseguran que podría afectar más a mujeres y millennials
Por Denisse Charpentier
La información es de Comunicado de Prensa
visitas

Una de las principales medidas instaladas a nivel mundial ante la pandemia del Coronavirus ha sido la cuarentena y el distanciamiento social que lograr√≠a detener la propagaci√≥n de la enfermedad, ya sea qued√°ndose en casa o manteniendo un espacio de dos metros entre personas en lugares p√ļblicos.

Sin embargo, el aislamiento no solo traer√≠a estos beneficios consigo sino que, seg√ļn una de encuesta de Ipsos Chile, podr√≠a generar consecuencias como depresi√≥n o estr√©s, con cifras que afectar√≠an m√°s a la poblaci√≥n femenina.

Para el Dr. Sergio González, antropólogo y doctor en psicología de la Universidad de Santiago, los índices muestran una situación crítica.

‚ÄúHemos perdido nuestras coordenadas de referencia con las cuales nosotros nos movemos diariamente. Sin embargo, en el caso de las mujeres, ya ve√≠amos en los estudios anteriores a la pandemia, que eran las m√°s afectadas por el tema depresivo, y esto tiene que ver con una sobrecarga de trabajo‚ÄĚ, coment√≥ el especialista en equidad y sociedad.

La psic√≥loga y acad√©mica Usach, Marcela Garc√≠a-Huidobro, coincidi√≥ en que, a pesar de que parte los factores de aislamiento producen una mayor sintomatolog√≠a depresiva, de reflexi√≥n y sensaci√≥n de fragilidad, ‚Äútambi√©n nos priva de espacios personales, profesionales y de interacci√≥n con los otros, que es un factor protector tremendo respecto a la salud mental‚ÄĚ.

‚ÄúLas mujeres se ven enfrentadas a varios factores de riesgo en el mundo, y m√°s en nuestro pa√≠s, y estos se han intensificado debido a la pandemia y a la situaci√≥n de confinamiento. Nos enfrentamos a factores de riesgo estresantes como encontrarnos en un escenario laboral distinto, que implica para muchas emplear herramientas que no ten√≠an antes como lo son el teletrabajo, as√≠ como para otros ha implicado la p√©rdida de sus fuentes laborales o una alta incertidumbre de lo que ser√° su fuente de trabajo‚ÄĚ, expres√≥ la psic√≥loga.

Pexels (CCO)
Pexels (CCO)

Por otro lado, Gonz√°lez hace hincapi√© en que la poblaci√≥n femenina tiene una doble presencia, tanto laboralmente como en tareas del hogar. ‚ÄúTener que hacer teletrabajo pero al mismo tiempo tener que preocuparse de los ni√Īos, sus tareas, de entretener a sus hijos, de tenerlos sanos y, adem√°s, de las cosas de la casa. Es decir, hay una sobre exigencia sobre las mujeres en la medida de que los varones no compartamos los quehaceres de las funciones reproductivas en el hogar y la familia‚ÄĚ, asever√≥.

Es por esto, que Garc√≠a-Huidobro destac√≥ la importancia de objetivizar y conversar los roles dentro del hogar y el uso de las redes sociales como herramientas de apoyo, con el fin de ‚Äúenfrentar colectivamente, conversar y compartir los miedos y temores que nos afectan‚ÄĚ. Asimismo, Gonz√°lez indic√≥ que es de suma importancia hacerse un plan de trabajo, una rutina en donde la colaboraci√≥n de todos y todas pueda facilitar que los tiempos sean equitativos en la familia.

‚ÄúHay que tener pausas saludables, tener momentos de compartir con la familia, compartir las tareas y no la sobre exigencia de labores hogare√Īas, adem√°s respetar el no estar en sobreexigencia laboral. Ahora, una de las cosas negativas del estar 24/7 es el estar permanentemente conectado y demandada con el trabajo‚ÄĚ, finaliz√≥ el Dr. Sergio Gonz√°lez.

OMS cree que suicidios y depresión podrían aumentar en millennials y ancianos

Seg√ļn la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS), cada a√Īo se suicidan m√°s de 800.000 personas ‚ÄĒun factor considerado como la
segunda causa de muerte en el mundo‚ÄĒ como consecuencia de enfermedades como la depresi√≥n y otros factores mentales. Dichas
enfermedades afectan principalmente a la generación llamada milénica (millennials), es decir, esa población digital e hiperconectada que, con el crecimiento de internet y las nuevas tecnologías, ha visto cada vez más afectada su salud en diversos ámbitos.

“Se supone que estamos hiperconectados, que potencializamos m√°s las relaciones a distancia; sin embargo, estamos dejando de lado el contacto directo, t√ļ a t√ļ, que es realmente el que crea lazos, es c√°lido y da apoyo. Aun as√≠, con la digitalizaci√≥n sabemos que los mil√©nicos son la juventud que se siente m√°s sola que nunca, tal vez m√°s de lo que se sent√≠an sus padres, abuelos o bisabuelos”, afirma la docente Montserrat Lacalle, profesora colaboradora de los Estudios de Psicolog√≠a y Ciencias de la Educaci√≥n de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Pexels (CCO)
Pexels (CCO)

Ahora bien, con el confinamiento, esta situaci√≥n se convierte, para algunos expertos, en a√ļn m√°s alarmante, pues existen
factores que para algunas personas se pueden vivir como m√°s negativos que para otras. “El hecho de no tener contacto
o apoyo social, perder la rutina del d√≠a a d√≠a, no tener un motivo para levantarse como ir a trabajar, la incertidumbre de la situaci√≥n en la que vivimos, en donde cada d√≠a son m√°s los contagiados o fallecidos, y el hecho de que salir a la calle se vuelve angustiante y deprimente, son situaciones que evidentemente impactan, sum√°ndole la desmotivaci√≥n y la monoton√≠a¬Ľ, asegura Lacalle.

Claramente el aislamiento es una medida que nos afecta a todos, pero no de la misma manera, pues en aquellas personas con factores de riesgo puede desencadenar una depresi√≥n o un bajo estado de √°nimo, volviendo a√ļn m√°s vulnerables a aquellos que cuentan con antecedentes autolesivos o tienen problemas de conducta suicida.

Cabe aclarar que el suicidio no afecta √ļnicamente a los mil√©nicos, pues si bien es cierto que los j√≥venes tienen mayor n√ļmero de conductas autolesivas, estas no siempre son letales; en cambio, en la franja de edad de los setenta a√Īos en adelante, hay menos intentos, pero la letalidad es a√ļn mayor. El suicidio es una enfermedad que no discrimina, pues m√°s all√° de los motivos, es una decisi√≥n consciente de quienes la toman. Para la doctora Lacalle, la persona que intenta suicidarse sabe, en el fondo, que lo que est√° intentando hacer es aliviar su sufrimiento, ese malestar que est√° viviendo: al no poder continuar adelante con esa situaci√≥n adversa, hace una interpretaci√≥n err√≥nea de la situaci√≥n, y la √ļnica salida que ve es quitarse la vida.

En Chile, en el √ļltimo estudio realizado por el Departamento de Estad√≠sticas e Informaci√≥n de Salud, se reportaron 1.878 casos de suicidio, para los expertos, detr√°s de estas conductas suicidas est√°n la depresi√≥n y otros trastornos psicol√≥gicos o psicopatol√≥gicos, los cuales se deben tratar con un especialista. En el caso de la depresi√≥n, aunque la persona es consciente de que est√° sufriendo una enfermedad, para algunas no es f√°cil aceptarlo, y como primera medida intentan salir adelante solas; por eso el entorno juega un papel importante en dichas personas, ya que si se cuenta con alguien cercano, la persona afectada se ir√° abriendo al tema, de tal manera que se anime a recibir terapia.

“Las personas que llegan a consulta llevan ya mucho tiempo con esta enfermedad y han intentado superar ese malestar por distintos medios, pero han visto realmente que no se trata de un malestar pasajero, sino que su voluntad est√° casi anulada y necesitan ayuda. Se podr√≠a decir que son conscientes de que no est√°n bien, pero el grado de consciencia de que necesitan ayuda var√≠a entre las personas”, explica Lacalle.

Cuando hablamos de depresi√≥n, hacemos referencia a un comportamiento que se mantiene durante varias semanas, en el cual pueden aparecer diversos s√≠ntomas que var√≠an de una persona a otra: “No es lo mismo haber tenido un d√≠a gris o dos, en los que est√°s bajo, no tienes ganas de ducharte, no haces nada, est√°s aburrido‚Ķ Pero claro, no estamos hablando de un d√≠a, sino de un comportamiento que se mantiene durante un tiempo y puede tener altibajos, pero la principal constante ser√° siempre la tristeza”, sostiene Lacalle.

Dentro de los signos más característicos están el llanto, la apatía, la adinamia, el insomnio, los cambios de apetito, la confusión o la lentitud para pensar o tomar decisiones, el desánimo, el pesimismo, el aislamiento social, una baja autoestima y la visión de un futuro desalentador.

El tratamiento para estas personas se inicia con la aceptación de la enfermedad por parte de quien la sufre, decisión en la
que no cabe juzgarse a uno mismo. Así como hay patologías médicas por las que las personas son incapacitadas, existen problemas psicológicos que pueden paralizar al individuo, de ahí parte la importancia de recibir terapia psicológica o psiquiátrica, ya que en algunas ocasiones el paciente puede necesitar un apoyo farmacológico.

Kat Jeyne | Pexels (CCO)
Kat Jeyne | Pexels (CCO)

Depresión por la pérdida de un ser querido durante la pandemia mundial

Para la especialista, la pérdida de un ser querido a raíz de la COVID-19 desencadenará lo que los expertos diagnostican como
un ¬ęduelo patol√≥gico¬Ľ, pero no una depresi√≥n, y aunque hay s√≠ntomas como la tristeza, el aislamiento social y trastornos del sue√Īo que en el duelo son parecidos a los de una depresi√≥n, una patolog√≠a no necesariamente se relaciona con la otra.

En caso de que la persona se encuentre en un proceso de duelo, es normal que los s√≠ntomas aparezcan durante un periodo de tiempo largo. Ahora bien, con la pandemia, lo m√°s probable es que con motivo del fallecimiento de seres queridos se desencadenen duelos a√ļn m√°s complicados, ya que superar la p√©rdida en muchas ocasiones es dif√≠cil, y en estos d√≠as en los que la COVID-19 se ha cobrado muchas vidas, el duelo puede ser a√ļn m√°s complicado de sobrellevar por la falta de una despedida tradicional: no poder despedirnos de la persona, no ver el f√©retro o no haber podido realizar rituales religiosos o funerarios genera en el familiar lo que los psic√≥logos consideran “duelos complicados”.

Tendencias Ahora