Familiares de tres jóvenes privados de libertad iniciaron una huelga de hambre seca en la Catedral de Coyhaique, acusando mal procedimiento y agresiones. Se trata de la madre y esposa de los internos trasladados a las cárceles de Puerto Aysén y Puerto Montt.

Durante la tarde del lunes, María Oyarzo (40) y Patricia Orellana (26) se apostaron en dicha catedral, dando inicio a una huelga de hambre seca, acusando irregularidades en el traslado de tres internos: el esposo de Orellana y los hijos de la señora María Oyarzo.

Ésta última, en conversación con el Diario de Aysén manifestó que “trasladaron a mis dos hijos. Uno de ellos a Puerto Aysén y el otro hace más de una semana a Puerto Montt, donde nos enteramos que fue apuñalado”.

“Los traslados fueron mal hechos, tengo pruebas, tengo videos donde sale que él fue mal ingresado, mal trasladado primero al penal de Aysén y después a Puerto Montt”, acusó.

El traslado de uno de los jóvenes de 22 años se realizó el 26 de abril, quien fue derivado al penal de Puerto Montt, mientras que los otros internos de 20 y 26 años fueron trasladados al CDP de Puerto Aysén, el 27 de mayo.

Patricia Orellana, pareja del joven de 20 años trasladado a Puerto Aysén, comentó que “estuvimos el sábado en el CDP porque supuestamente hubo una riña”.

“Preguntamos en Gendarmería y nos dijeron que fue por alcohol, luego uno de los funcionarios nos dijo que nos quedemos tranquilas, que ellos estaban en la celda de castigo y no iba a haber traslado. estuvimos hasta las 04:30 horas y nos enteremos al día siguiente que había sido trasladado a Puerto Aysén”, finalizó.

En huelga

Las dos mujeres anunciaron que depondrán luego cuando el director regional de Gendarmería se comunique con ellas y trasladen nuevamente a Coyhaique a los internos.

Al ver la presencia de estas mujeres sumado a los lienzos que fueron instalados en la Catedral de Coyhaique, se acercó personal de Carabineros quienes dialogaron manteniendo un resguardo policial en el lugar con el fin de evitar desórdenes públicos.

El comandante Cristián Martínez señaló que “un grupo aproximado de 12 personas: 8 adultos y 4 niños, hicieron ingreso a la Catedral pasadas las 17:30 horas, todos ellos familiares de internos de la cárcel de Coyhaique que han sido trasladados a otros penales de la región y del país”.

“Su demanda es que ellos vuelvan a esta ciudad, hasta ahora no se han producido mayores desórdenes públicos y ellos (se mantienen) de manera pacífica y con la autorización del Vicariato para permanecer en las dependencias”, concluyó el funcionario de Carabineros.