Con pérdidas que escalaron hasta los $150 mil millones a septiembre de 2022, las isapres han calificado a este año como "el peor" de su historia. En eventual beneficio para los afiliados, dos exautoridades expresaron que la solución no sería una ayuda estatal, sino una "certeza" que debería otorgar el Ejecutivo.

Exautoridades recomendaron “entregar certezas” al funcionamiento de las isapres para evitar un “colapso financiero” de las aseguradoras ante el reciente fallo que obliga a establecer una tabla de factores única.

Apuntaron a eso más que a una ayuda estatal.

El Gobierno, en tanto, se reunió con representantes del sector el pasado viernes, pero no se entregaron conclusiones al respecto.

Discursos de “reformas” en medio de la crisis

Un duro golpe recibieron las isapres luego que durante la semana pasada se conociera la resolución de la Corte Suprema, la que obliga a las aseguradoras a utilizar solo una tabla de factores, mecanismo con el que se calcula el valor de los planes de salud en relación a los factores de riesgo como el sexo o la edad del usuario.

Esta situación aumentaría la crisis financiera del rubro, el que arrastra meses de pérdidas en dinero, provocando incertidumbre respecto a su futuro.

Patricio Fernández, quien fuera superintendente de Salud en el periodo 2019-2022, se refirió a una eventual ayuda estatal a las isapres para superar su crisis.

Señaló que más que una inyección de recursos, se necesita que el Gobierno entregue certezas a las aseguradoras, ya que el constante discurso de reformas o cambio de sistema no contribuiría a revertir los problemas que enfrentan.

Por su parte Manuel Inostroza, quien también fue superintendente de Salud entre 2003 y 2004, agregó que se debe generar un marco para comenzar a regular el funcionamiento de las isapres atendiendo las resoluciones del máximo tribunal.

El fallo también especifica que será el ente regulador quien elaboré una fórmula para adecuar los precios de los planes y en caso que se registre una disminución, se debe ejecutar la devolución correspondiente.

Pérdidas

El presidente de la Asociación de Isapres, Gonzalo Simón, informó que la industria acumula pérdidas cercanas a los $150 mil millones a septiembre, y que -con esos resultados- el 2022 se convirtió en el peor año de la historia para las aseguradoras privadas.

El exministro de salud, Jaime Mañalich, dijo a principios de octubre que con esas pérdidas el sistema no soportará por mucho tiempo; y no descartó que algunas isapres quiebren en el mediano plazo.

Desde la Superintendencia de Salud respondieron duramente al gremio, afirmando que las aseguradoras “no pueden tener la pretensión de que la adecuación se transforme en un salvataje, en perjuicio de sus afiliados”.