Tecnología
Jueves 25 junio de 2020 | Publicado a las 18:26 · Actualizado a las 18:43
Astrónomos de la U. de Chile participan en el hallazgo del sistema planetario más cercano al Sol
visitas

Astrónomos de la Universidad de Chile forman parte de un equipo científico internacional que descubrió el sistema planetario compacto más cercano al Sistema Solar.

En la investigaci√≥n, publicada este jueves en la revista Science, trabajaron los astr√≥nomos de la Universidad de Chile James Jenkins, Zaira Berdi√Īas y Mat√≠as D√≠az, quienes participaron en la adquisici√≥n de datos y confirmaci√≥n de las se√Īales planetarias.

Hasta el momento, los científicos han identificado dos planetas, Gliese 887b y Gliese 887c, cada uno temperaturas promedio de entre 200 y 80 grados celsius.

‚ÄúHallamos dos mundos orbitando una de las estrellas m√°s cercanas a la Tierra, que est√° a algo m√°s de 10 a√Īos luz de distancia. Estos tienen una masa m√≠nima de entre 4 y 8 veces la de nuestro planeta‚ÄĚ, detall√≥ el Doctor James Jenkins, astr√≥nomo del Departamento de Astronom√≠a de la Facultad de Ciencias F√≠sicas y Matem√°ticas de la Universidad de Chile.

El equipo, encabezado por la Doctora Sandra Jeffers de la Universidad de G√∂ttingen (Alemania), observ√≥ a la estrella GJ 887 durante tres meses gracias al High Accuracy Radial Velocity Planet Searcher (HARPS), un espectr√≥grafo de alta precisi√≥n dedicado a la b√ļsqueda de planetas, ubicado en el Observatorio La Silla (Chile), de la ESO.

La detecci√≥n se realiz√≥ utilizando el m√©todo llamado espectroscopia Doppler o velocidades radiales, el cual mide el ‚Äúbamboleo‚ÄĚ de la estrella debido a la influencia gravitacional de los planetas que la orbitan. En los datos, se incluyen observaciones de archivo que abarcan m√°s de veinte a√Īos.

Los dos planetas entran dentro de la categor√≠a de s√ļper-Tierras, es decir, con una masa superior a la de nuestro planeta pero sustancialmente menor que Neptuno.

Un tercer invitado

“Sabemos que este tipo de sistemas planetarios son bastante comunes en otras estrellas -entre un 15 y un 30 % de las estrellas de tipo solar-, pero no hab√≠amos encontrado ninguno tan cercano al Sol”, indic√≥ Guillem Anglada-Escud√©, otro de los autores de la investigaci√≥n y miembro del Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC en Espa√Īa).

‚ÄúLa estrella de este Sistema es tan brillante, que podemos estar seguros que posteriormente podremos estudiar la distribuci√≥n de calor de sus atm√≥sferas, eso es algo notable”, destac√≥ Jenkins, quien tambi√©n es investigador del Centro de Excelencia en Astrof√≠sica y Tecnolog√≠as Afines CATA.

“Adicionalmente encontramos la se√Īal de lo que ser√≠a un tercer planeta, si llegamos a confirmarlo la buena noticia es que √©ste estar√≠a ubicado en lo que denominamos la ‚Äėzona habitable‚Äô, es decir, estar√≠a en una zona que posee una temperatura que no es ni tan caliente ni tan fr√≠a, lo que posibilita la existencia de agua l√≠quida en su superficie‚ÄĚ, puntualiz√≥.

“Para el estudio se utilizaron datos de 4 instrumentos distintos, de los cuales 2 se encuentran instalados en Chile. Nuestro grupo aportó datos que complementaron los obtenidos por la campana RedDots#2.

Por su parte, Mat√≠as D√≠az, estudiante del Doctorado en ciencias menci√≥n astronom√≠a FCFM de la Universidad de Chile y uno de los autores del paper, mencion√≥: “Para el an√°lisis de m√°s de 20 a√Īos de datos se utiliz√≥ un conjunto de herramientas estad√≠sticas y computacionales que incluyeron un c√≥digo desarrollado en nuestro grupo, que permiti√≥ confirmar los resultados y descartar posibles escenarios debido a la actividad de la estrella‚ÄĚ.

‚ÄúGJ887 es una de las 12 estrellas m√°s cercanas al Sol, de continuar por este camino estaremos agregando un nuevo grano de arena en nuestra permanente b√ļsqueda por encontrar vida fuera del planeta Tierra‚ÄĚ, concluy√≥.

Para confirmar la existencia de este tercer planeta alrededor de GJ 887 hacen falta algunos datos m√°s. Sin embargo, los cient√≠ficos consideran que estos se podr√≠an obtener en un par m√°s de campa√Īas de observaci√≥n.

Para ver la nota original publicada en la revista Science, puedes pinchar en este enlace.

Tendencias Ahora