logo biobiochile
Investiga

Reportajes Entrevistas Crónicas De Pasillo Envíanos tu denuncia

"No hay vacas sagradas": Ibáñez defiende al gabinete de Boric pero remarca "todos serán evaluados"

Sábado 11 junio de 2022 | 08:19

visitas

Diego Ibáñez, militante de Convergencia Social, se refirió a los primeros meses del Gobierno, al gabinete de su compañero de partido, el presidente Gabriel Boric, y al escenario en que se encuentra el país de cara al plebiscito constitucional. Crimen organizado, contaminación y el ambiente que se mantiene con la actual oposición en el Congreso, sumado a algunas críticas desde la misma izquierda, fueron parte de los temas abordados en entrevista con BioBioChile.

“Hay que caminar y mascar chicle al mismo tiempo”, explica el diputado Diego Ibáñez, en relación al asentamiento del Gobierno y a las decisiones políticas que han ido tomando en sus primeros meses al mando del país.

El militante de Convergencia Social, partido al que también pertenece el presidente Gabriel Boric, se refirió al criticado gabinete del mandatario. Respaldó al equipo y a la par de reconocer errores, aseguró que “por el momento no hay ninguna justificación para cambiar a ninguno”. Acotó, eso sí, que no hay “vacas sagradas”.

En entrevista con la Unidad de Investigación de BioBioChile, el representante de la región de Valparaíso, enfatiza en lo que se juega el país de cara al plebiscito del 04 de septiembre y aseguró que el Gobierno no se encuentra en campaña por ninguna de las opciones. En esa línea, emplazó a la oposición a fiscalizar la situación, de encontrarlo necesario.

En caso de ganar el Rechazo, apuntó a que deberán “encontrar todos los caminos necesarios para llegar lo más cerca de la utopía que se levantó en campaña, que es un Chile con derechos sociales”.

En la entrevista, el parlamentario entregó antecedentes de la intoxicación ocurrida esta semana en Quintero y manifestó su opinión respecto a la delincuencia y sus causas en la región de Valparaíso.

Frente a las constantes críticas que han hecho al Gobierno sus pares de izquierda, los alcaldes Jorge Sharp y Daniel Jadue, Ibáñez descartó conflictos.

Los primeros meses del Gobierno

– ¿Cómo evalúa los primeros meses del gobierno del presidente Boric?

Me da la impresión de que costó el proceso de instalación. Es una fuerza que nunca antes había gobernado. Por lo tanto, la expectativa en el desempeño de los cargos de personas que nunca habían ejercido el Ejecutivo, era bien fuerte y se han ido perfilando una serie de liderazgos ministeriales y sectoriales que están permitiendo hacer que las cosas avancen.

Creo que ha ido de menos a más y la Cuenta Pública cierra el proceso de instalación, cierra esta primera etapa y ya comenzamos con todo a enfocarnos en las demandas y las transformaciones de fondo.

– ¿Considera entonces que ya están más adaptados a los desafíos del cargo?

Sí, absolutamente. Creo que siempre van a haber cosas que mejorar, siempre hay que estar abierto a la crítica y generar los cambios necesarios en los equipos, en los gabinetes, para hacerlo siempre mejor. Pero me da la impresión de que ya hay una capacidad mínima instalada que esperemos se vaya desplegando en función de las reformas estructurales que proponga el Presidente.

– ¿Los ejes del Gobierno siguen siendo los mismos que plantearon en un inicio o tuvieron que hacer ciertas modificaciones en base a lo que vieron luego de asumir?

Me da la impresión de que los ejes que dicen relación con los derechos sociales, con la seguridad social, con el problema de la migración y el conflicto del Estado y el pueblo mapuche, siguen siendo los mismos.

Estamos hoy, por supuesto, en una situación de violencia a propósito del término de la pandemia, que ha sido un desafío nuevo, novedoso, que hemos tenido que hacernos cargo, considerando que estructuralmente el Estado tiene muy pocas herramientas para combatir el crimen organizado u otro tipo de problemáticas que se arrastran hace décadas y que hoy explotan producto del fin de la pandemia. Quiero decir, al menos en el fin de las medidas sanitarias más restrictivas, no el fin de la pandemia.

Entonces eso ha marcado la agenda, pero hay que caminar y mascar chicle al mismo tiempo. Creo que se puede avanzar en las reformas de fondo a la vez que vamos intentando amortiguar el avance del crimen organizado.

“Aquí no hay vacas sagradas”

– Justamente en el contexto de esas problemáticas es que ministros han dado declaraciones equívocas o contrarias a lo que finalmente el Gobierno decide hacer. Por ejemplo, cuando la ministra de Desarrollo Social anunció que se presentaría una querella contra Héctor Llaitul, que finalmente no prosperó. También otras declaraciones de la ministra Siches. Frente a esto, ¿qué visión tiene usted del gabinete?

El gabinete está compuesto por personas muy competentes, en lo profesional, en lo técnico. Y en lo político están generando procesos de articulación entre ministerios.

Hoy hay un gabinete que está liderado por la ministra Izkia, un gabinete presidencial liderado por ella, que poco a poco se ha ido subiendo a las problemáticas ciudadanas y han respondido con mayor premura, sin prejuicio de los problemas de coordinación que han existido en algunos casos de vocerías. Y por supuesto el problema que tuvo la cartera de Interior en un inicio, al haber señalado algunas frases que se corrigieron de inmediato.

Creo que el gabinete en general ha ido acomodándose en el cargo y hoy está con mucha más confianza desplegando su política sectorial.

– ¿Cómo evalúa hoy a la ministra Siches en su cargo?

Creo que se ha empoderado bastante. Ha estado muy activa en la articulación entre el parlamento y el Gobierno. Ha estado levantando propuestas como el “Plan Buen Vivir” en la Macrozona Sur, como la Ley de Control de Armas que se va a presentar pronto.

Me da la impresión de que poco a poco ha ido retomando la agenda con los temas importantes y no con las pequeñeces, en las cuales muchos sectores políticos intentan pegarle.

– ¿Su cargo peligró en algún momento?

En ningún momento peligró su cargo.

– ¿Peligró el de otros ministros por estas declaraciones equívocas?

Siempre que un ministro lo haga lo suficientemente mal, tiene que ser cambiado. Aquí no hay ninguna vaca sagrada y todos van a ser evaluados en función de su esfuerzo, profesionalismo y resultados. Por el momento no hay ninguna justificación para cambiar absolutamente a ningún ministro.

En la recta al plebiscito

– En redes sociales se cuestionó también que la campaña del Gobierno frente al plebiscito por la nueva Constitución tuviese como lema “Hagamos historia” ¿hay una decisión explícita del Presidente para hacer campaña por el “Apruebo”?

Como Gobierno en absoluto. Se están respetando los criterios que emanaron de la Contraloría General de la República. A nuestro juicio el diseño informativo del Gobierno en ningún caso vulnera los principios establecidos por la Contraloría y bueno, la oposición tiene todo el derecho de pedir en juridicidad los gastos de la campaña. Bueno, ahora que lo hagan para que también quede muy claro que el Gobierno va a respetar el derecho y el principio de prescindencia que se ve obligado a cumplir, porque estamos en Estado de Derecho.

El Ejecutivo tiene que resguardar que todas las opciones, Apruebo o Rechazo, se expresen de forma legítima y bajo un marco democrático y de entendimiento.

– En ese sentido, ¿cómo ha sido la relación con la oposición?

Es muy extraño, porque nosotros convivimos cotidianamente con los parlamentarios de Chile Vamos y con muchos tenemos conversaciones transversales en las comisiones y están muy conscientes de que ellos tienen que apostar también a realizar ciertos cambios.

Me da la impresión de que hoy el principal desafío para ellos es rechazar la nueva Constitución y están muy enfocados en esa tarea.

En temas legislativos, no hemos tenido mayores desencuentros más allá de lo que ha sucedido con el Estado de Excepción Constitucional, que hoy día estamos apoyando su prórroga, pero la derecha está proponiendo que sea un estado total, pero ese debate ya se dio en su momento. Hay una evaluación empírica de que han disminuido en un 42% los hechos de violencia. Me da la impresión de que en base a la evidencia de la política que tomó el Gobierno, se van respondiendo las apreciaciones de la oposición. Pero considero una buena relación en el Congreso.

Y entre la oposición y el Ejecutivo, que a veces levantan monos de paja para involucrar a ciertos personeros y bajarlos en la encuesta. Que creo es lo que ha sucedido, en parte, con algunos ministerios. Pero al menos nosotros vamos a seguir trabajando y ellos van a seguir desarrollando su tarea fiscalizadora y tienen todo el derecho de hacerlo. Es bueno que lo hagan también.

– Y a nivel interno, ¿cómo ha sido el ser oficialismo?

Creo que hemos ido poco a poco avanzando en fortalecer las articulaciones de los partidos. Entre las culturas de coaliciones que son distintas, pero que hoy tienen el mismo desafío, que es avanzar hacia una nueva Constitución e implementar el programa de Gobierno.

– ¿No se han encontrado con alguna piedra de tropiezo grande?

Por el momento, en términos programáticos, no. Lo que ha sido la coordinación de los partidos, en algunos casos faltan espacios de debate y eso ha provocado algunos roces, pero ya los estamos solucionando. Llevamos dos reuniones con Socialismo Democrático de Apruebo Dignidad y han resultado bien fructíferas. Se ha avanzado en levantar espacios de articulación y estrategias conjuntas. Hoy ya estamos embarcados y próximamente vamos a hacer los anuncios correspondientes de la campaña del Apruebo, que será unitaria y bien articulada entre todas las fuerzas políticas, convocando también a las fuerzas ciudadanas y sociales.

– Es un escenario opuesto al que desean, pero en caso de ganar el Rechazo, a su juicio, ¿en qué situación queda el país?

Creo que si eso llega a pasar, cosa que dudo, tendremos que evaluar todas las alternativas para que el proceso constituyente siga su camino y tengamos una nueva Constitución.

– ¿Se refiere a que se vuelva a repetir el proceso?

Ese debate se dará en su momento. El propio parlamento tendrá que debatirlo de cara a los principios de participación ciudadana, pero hoy estamos enfrascados en una coyuntura que no establece la posibilidad de terceras vías. Hoy tenemos dos caminos: Apruebo o Rechazo. Cualquiera otra alternativa no existe.

– ¿Lo que vaya a hacer el Gobierno, entonces, es algo que se va a decidir en el momento?

Es que no quiero hacer futurología. En algún momento se tendrá que dar el debate, pero dudo que ese escenario, en la medida que fortalezcamos la campaña unitario del Apruebo, triunfe. Hoy no hay terceras vías, hay dos alternativas: Apruebo nueva Constitución o quedarnos con la Constitución de la Dictadura.

Intoxicación en Quintero

– Esta semana nuevamente se reportaron personas intoxicadas en Quintero ¿tiene más antecedentes de este episodio?

Bueno, este miércoles se decretaron, por primera vez en la historia, medidas previsionales para hacer valer el principio ambiental preventivo en casos de vulneración a la salud y al medioambiente. Creo que es una señal clara de que este Gobierno está porque las actividades no dejen de funcionar normalmente, sino que sean las empresas las que sean reguladas. No obstante, hoy existe una incapacidad estructural de las autoridades regionales, y muchas veces desde las autoridades nacionales, en colocarle fin a estas situaciones, porque hay que dictar nuevas normas de emisión, nuevas normas de calidad ambiental y eso implica un estudio que ya se está realizando en el Ministerio del Medio Ambiente, que esperemos esté lo más pronto posible.

El resto de las medidas ya las anunció la Corte Suprema en un fallo hace más de dos años, y hay que ejecutarlas, que tienen que ver con el congelamiento del plan regulador, cambiando el uso industrial a un uso verde, o a zonas de recuperación ecológicas, elevando los estándares de la normativa ambiental a los de la OMS. Promoviendo también un modelo de desarrollo que no se base en la industria contaminante, sino que también en otros nodos de comercio local que permitan a las comunidades desempeñarse activamente en intercambio con el resto de la región.

Recordemos que Quintero no es sólo una zona contaminada, sino que probablemente es la zona más pobre de la quinta región, la zona donde están los puntajes PSU más bajos, donde hace más falta alcantarillado y se vive una pobreza multidimensional que es parte del sacrificio al cual han sido sometidos. Entonces las soluciones son multidimensionales.

– Entonces ¿ve un cambio de actitud de parte del Gobierno?

Veo un cambio de actitud, pero hace falta aún mucho más y hay que hacer conciencia permanentemente.

– Como representante de la zona ¿cómo ve que las empresas han actuado frente a estas normativas que se están instaurando para el bien de las personas?

Hay dos caras. Una es que la contaminación y el daño a los derechos humanos, en Chile están legalizados y son constitucionales. Por eso las empresas no tienen la obligación de parar si no es con una medida excepcional y un decreto que haga uso de principios que no se han hecho hasta el momento por ningún gobierno. (Pero) Lo hizo este Gobierno, que es el principio preventivo, y para ello le bajó la capacidad de producción al menos a 6 empresas en la zona.

Por otro lado, sí hay vulneración a las normativas cuando vemos varamientos de carbón o cuando ante la incapacidad de fiscalizar, no se descubren ciertas fugas de gases u otros sucesos como vertimiento de líquidos peligrosos, etc. Pero es porque también hay incapacidad del Estado de perseguir y castigarlo.

Esas dos caras son parte de una lamentable historia en Quintero y Puchuncaví que hay que solucionar. Eso requiere mucho apoyo del Estado, mucha inversión pública, fiscalización y nuevas normativas.

– ¿A qué se debe esta incapacidad del Estado para perseguir las vulneraciones?

Hay una cultura del Estado neoliberal, que es dejar hacer. Y cuando se deja hacer y se le quitan las herramientas a lo público para incidir en el desarrollo territorial de una zona, suceden desastres como los de Quintero y Puchuncaví. Eso es una cuestión que no depende de una persona, es una cultura de cómo hacer las cosas por parte de la sociedad y eso es lo que hoy tenemos que corregir de forma radical. De otra manera vamos a seguir sacrificando siempre a mucha gente para el beneficio de unos pocos, que son los que se llevan las rentabilidades de las empresas en Quintero, que incluso son empresas transnacionales, como AES Gener que depende de una firma norteamericana y que está financiada además con las pensiones de todos los chilenos.

– A su juicio ¿sería la nueva Constitución la forma de cambiar la cultura de dejar de hacer las cosas?

Sí, pero no basta con una nueva Constitución. Aquí se requieren normas infra constitucionales, que sometan a las empresas a resoluciones de calificación ambiental, porque no todas tienen, muchas tienen vigencia de antes de la normativa que las obliga a generar estudios de impacto ambiental. Por lo tanto, hay que actualizar esa normativa y obligar a las empresas a someterse a resoluciones de calificación ambiental.

(Aparte contar con) planes de desarrollo regional que se expresen en un ordenamiento territorial que sea coherente con los principios de restauración ecosistémica y de cuidar a la población. Eso implica cerrar algunas empresas y por otro lado, mejorar la tecnología de estas mismas empresas. Y por otro lado, cambiar los planes reguladores.

– Últimamente se han dado a conocer múltiples casos de secuestro, balaceras y homicidios en la región de Valparaíso ¿ha aumentado la violencia o simplemente se ha visibilizado más?

Creo que se ha visibilizado más de lo que ha aumentado, pero sí, ha aumentado.

– ¿A qué cree que se deba este aumento?

Me da la impresión que donde retrocede el Estado; los servicios públicos, la cobertura de derechos, avanza el crimen organizado, porque es capaz de darle a muchos jóvenes y niños la oportunidad de tener dinero fácil, sin tener que esforzarse como nos cuenta este modelo de éxito que es una falta meritocracia. Creo que ahí, donde tenemos a chicos y chicas sin posibilidades de tejer sus sueños, es donde avanza la violencia y el abandono, y llega al punto de no retorno. Si no es ahora cuando hacemos algo, lamentablemente nos va a comer la violencia y nos vamos a convertir en un país que jamás soñamos.

– ¿Qué falta para que estas situaciones se detengan?

Falta apoyo del Estado y de la democracia para llegar allá donde ni el Estado ni las policías llegan. Eso implica aumentar la capacidad instalada del Estado, en materia de cobertura de servicios y de programas de apoyo a los sectores más vulnerables. Falta financiamiento de estas iniciativas.

Hoy tenemos un Estado que está endeudado y que necesita generar más recursos, y para eso, los que tienen más, a los que les ha ido mejor en la sociedad, tienen que aportar mucho más de lo que hasta el día de hoy se han acostumbrado a aportar. Eso, hoy, implica un cambio a una lógica solidaria, de cómo mirar tu comunidad y fortalecer la comunidad, por otro lado, mediante programas que sean intersectoriales, que dialoguen con los dirigentes sociales y con actores que también han estado ajenos a las políticas públicas como la adolescencia, la juventud, para construir un tejido que amortigüe el abandono del Estado, en la medida que se van aumentando estas capacidades instaladas.

Cuando tú construyes comunidades, les das poco espacio al individualismo violento y segregador. Esa es la clave de una política pública revolucionaria, frente a este nivel de soledad comunitaria que vivimos.

Sobre Sharp y Jadue

– El alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp (IND), ha tenido una relación particular con el Gobierno. Ha sido bastante crítico respecto a la incorporación de miembros de la exConcertación, o también respecto a decisiones, como aplicar el Estado de Excepción en la Macrozona Sur. ¿Qué relación mantiene el Gobierno con Sharp?

Yo creo que la relación que tiene el Gobierno con todos los alcaldes que han sido progresistas, y que defienden territorios como Valparaíso, que son complejos de llevar adelante, porque tienen daños estructurales que no se pueden abordar sin el apoyo del Estado.

Nosotros no miramos si nos cae bien o mal un alcalde, o cuánto nos pega o no un alcalde a la hora de ir a financiar proyectos y generar políticas coordinadas. Nosotros estamos por la comunidad, por el pueblo de Valparaíso, siempre vamos a estar privilegiando la relación del Ejecutivo con las zonas que han sido más azotadas por la desigualdad y creo que cualquier otra pelea, es una pelea pequeña, bulla que la verdad no me interesa.

– Otro alcalde que también ha sido crítico es Daniel Jadue, pero últimamente se ha visto más bien silente. ¿Pasó algo? ¿Hubo alguna conversación frente a estas críticas?

La verdad es que no tengo idea. Pero tiene todo el derecho de criticar lo que él estime criticable. Lo importante es que nos entendamos entre quienes tenemos sueños similares y colaboremos en encontrar los mejores caminos para que a Chile le vaya bien.

– La última pregunta tiene relación con Twitter, en su momento el diputado Winter hizo una autocrítica y dijo que su sector tenía un problema con la red social ¿usted considera que el Gobierno se ha visto influenciado por Twitter?

Creo que el diputado Gonzalo Winter es extremadamente honesto y estoy muy de acuerdo. Pero el Gobierno y las fuerzas políticas han ido aprendiendo cómo ir manejando la exposición propia de quién ahora ya se convierte en Gobierno. No veo más problemas que los que hayamos tenido, al menos hasta marzo de este año.

– ¿Sería un problema detectado y contenido?

Gracias a nuestro estupendo Gonzalo Winter fue detectado y contenido.

– A modo de micrófono abierto ¿hay algo que quiera aclarar o manifestar?

Creo que lo más importante es que el oficialismo se articule en función de la campaña del Apruebo, que ojo, no es condicionante para el programa de Gobierno en el sentido de “hasta aquí llega la historia”, yo creo que es condicionante para la felicidad del pueblo de Chile.

Si hoy tenemos una Carta Magna construida en democracia, con todas las complejidades que ello implica, porque es mucho más difícil poner de acuerdo a 155 personas que a 8… Con todas esas dificultades, creo que el pueblo chileno será sabio y aprobará el 04 de septiembre.

– Jackson dijo “vamos a buscar la forma de acercarnos a lo que propusimos”, en caso de ganar el Rechazo.

La idea de ser Gobierno es hacer efectiva esa frase de Galeano de que la utopía no sirve para llegar, sino para caminar. Hay que encontrar todos los caminos necesarios para llegar lo más cerca de la utopía que se levantó en campaña, que es un Chile con derechos sociales y para eso haremos todos los esfuerzos y construiremos todos los acuerdos que haya que construir para dejar este país mejor que cuando lo recibimos.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

visto ahora

{{ post.post_category_secondary.name }}

{{ post.post_date_txt }} | {{ post.post_hour }}

visitas

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.