Vida Actual
Martes 22 mayo de 2018 | Publicado a las 09:34
Dieta occidental incidiría en aumento de enfermedades como mal de Chron y colitis ulcerosa
Publicado por: Denisse Charpentier La información es de: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La incidencia de las Enfermedades Inflamatorias Intestinales (EII), Crohn y Colitis Ulcerosa, est√° aumentando en todo el mundo, llegando a 20 nuevos casos por 100.000 personas cada a√Īo, y la dieta occidental incidir√° en esta prevalencia.

La Agrupación Chilena de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (ACTECCU), dependiente de la Sociedad Chilena de Gastroenterología (SCHGE), trabaja hace un tiempo no solo en la concreción de las garantías para atender los altos costos asociados a su tratamiento y el nivel de invalidez que viven sus pacientes, sino también en promover una mirada integral de los diagnósticos de Enfermedades Inflamatorias Intestinales (EII), incluyendo aspectos sicológicos y nutricionales.

La Enfermedad de Crohn afecta el tubo digestivo, desde la boca hasta la región perianal y la colitis ulcerosa afecta porciones variables del colon, pudiendo requerir hospitalizaciones y cirugías, y comprometiendo significativamente el ánimo y el rendimiento socio-laboral. En general, los síntomas más frecuentes son dolor abdominal, pudiendo existir mucosidades y sangre en las deposiciones, diarreas dependiendo de la extensión del compromiso inflamatorio del tubo digestivo, e incluso presencia de fístulas y abscesos perianales en el caso de enfermedad de Crohn, y compromiso extra digestivo a nivel de piel, articulaciones y ojos, entre otros.

La Dra. Jocelyn Slimming, presidenta de ACTECCU, se√Īala que las EII han registrado un aumento progresivo de la incidencia en pa√≠ses como Brasil, Uruguay y Barbados, con saltos de hasta 4.5 a 9.7 en una d√©cada, por cada 100 mil habitantes; y Chile no queda fuera de esta tendencia.

Ambas enfermedades son cr√≥nicas y su evoluci√≥n est√° caracterizada por periodos intermitentes de crisis y de remisi√≥n. Asimismo, es importante considerar su alta tasa de diagn√≥stico en la juventud, afectando las proyecciones de productividad econ√≥mica. En este sentido, se observa mayor prevalencia en personas entre 18 y 35 a√Īos, seguido de un grupo m√°s peque√Īo entre 55 y 65 a√Īos.

Las Enfermedades Inflamatorias Intestinales (EII) son enfermedades complejas, cr√≥nicas y muchas veces progresivas que tienen impacto f√≠sico, ps√≠quico y econ√≥mico en el paciente, su entorno y en la sociedad en general. ‚ÄúEl control de la enfermedad sigue siendo una necesidad insatisfecha para una gran proporci√≥n de pacientes y la propuesta de ACTECCU es un tratamiento integral que aborde todas las dimensiones para mejorar la calidad de vida‚ÄĚ, precis√≥ la Dra. Sandra Hirsch, m√©dico gastroenter√≥logo mag√≠ster en nutrici√≥n, director de investigaci√≥n del INTA y miembro de la Sociedad Chilena de Gastroenterolog√≠a (SCHGE).

Seg√ļn la experta, entre muchos posibles factores ambientales que predisponen a EII en sujetos gen√©ticamente susceptibles, es la dieta. Los h√°bitos alimenticios han cambiado dr√°sticamente a lo largo de los siglos, pasando de una dieta que comprende principalmente carne, pescado, verduras y frutas a una dieta occidental, con un mayor consumo de granos, az√ļcares refinados y grasas. ‚ÄúEstos cambios han llevado a una discordancia evolutiva que puede haber contribuido al dram√°tico aumento de las enfermedades inflamatorias cr√≥nicas vistas en los √ļltimos a√Īos‚ÄĚ, puntualiza.

Pexels (CCO)
Pexels (CCO)

Uno de los elementos m√°s contrastantes de la dieta occidental es la diferente proporci√≥n de PUFA n-6 y n-3 (√°cidos grasos poli-insaturados), al compararla con la dieta paleol√≠tica. Esta √ļltima ten√≠a un equilibrio perfecto, mientras que la dieta occidental est√° profundamente desequilibrada a favor de los PUFA n-6. El excesivo consumo de PUFA n-6 tiene un efecto pro-inflamatorio y adem√°s se ha asociado con cambios en la microbiota intestinal.

El consumo de hidratos de carbono refinados (az√ļcares), tambi√©n son una caracter√≠stica de la dieta occidental. Estos tambi√©n son capaces de cambiar la microbiota intestinal hacia un patr√≥n pro-inflamatorio, haciendo m√°s susceptible a los individuos gen√©ticamente susceptibles a adquirir la enfermedad. Por el contrario la dieta mediterr√°nea es protectora, debido a que incluye mucha fruta, vegetales, aceite de oliva y pescado, todos componentes que tienen efectos anti-inflamatorios y pueden prevenir el desarrollo de estas enfermedades.

Ejemplo dieta mediterr√°nea | Pexels (CCO)
Ejemplo dieta mediterr√°nea | Pexels (CCO)

Las personas diagnosticadas con una enfermedad inflamatoria del intestino, como podría ser la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, como recomendación general, deben consumir una dieta saludable idealmente tipo mediterránea, rica en frutas y verduras, pescado, aceite de oliva, además de proteínas de alto valor biológico como la del huevo y lácteos especialmente fermentados (yogurt, quesillo). Sin embargo, es muy importante adecuar la dieta a cada individuo de acuerdo a la tolerancia.

La especialista subraya que se debe excluir la comida chatarra y el exceso de dulces y los irritantes como aj√≠ y a√Īade con √©nfasis, que hasta la fecha no se ha demostrado que ning√ļn alimento espec√≠fico o dieta espec√≠fica, reemplace el tratamiento medicamentoso de la EII.

En cuanto al acompa√Īamiento psicol√≥gico especializado a partir del diagn√≥stico, la psic√≥loga Mar√≠a Jos√© Leiva, del Programa de Enfermedades Intestino-Inflamatorias de Cl√≠nica Las Condes, explica: ‚Äúnuestro objetivo es apoyar al paciente en las distintas etapas del tratamiento. La primera de ellas es la adaptaci√≥n a la nueva condici√≥n que implica una enfermedad cr√≥nica, lo que muchas veces genera miedos, inseguridad y sensaci√≥n de fragilidad. Es complejo aceptarlo a nivel personal y muchas veces tambi√©n socializarlo, ya que a√ļn las personas conocen poco de ellas y de su manejo‚ÄĚ. Estudios han demostrado que el tratamiento multidisciplinario con apoyo sicol√≥gico, colaborar√≠a de modo importante en disminuir la frecuencia de las crisis y que cuando se presentan, sean menos agudas; dado que entrega herramientas para el manejo del estr√©s y la ansiedad.

‚ÄúLa psicoterapia en este contexto busca potenciar herramientas de regulaci√≥n de ansiedad, a trav√©s de alfabetizaci√≥n emocional y t√©cnicas de mindfulness. Hay que atravesar varias etapas, desde aceptar el diagn√≥stico y entender su impacto, dando espacio a las emociones que surjan,como podr√≠a ser, la pena y a la rabia, y luego socializarlo para que el entorno m√°s √≠ntimo comprenda la enfermedad‚ÄĚ, sostiene Leiva.

La especialista concluye que en caso de adolescentes, el apoyo psicoterapéutico logra buenos resultados, y es de alta relevancia, pues supone desafíos propios de la etapa, al compatibilizar la sintomatología y las indicaciones médicas, con las actividades sociales cotidianas y el grupo de pares. Las Enfermedades Inflamatorias Intestinales, en fase de crisis, afectan notoriamente los niveles de energía de la persona y sin un debido tratamiento integral, el manejo del diagnóstico suele tener efectos de consideración, tanto en jóvenes como en adultos.

La EII y sus tratamientos, es uno de los temas que abordar√°n expertos de Chile y M√©xico en el 39¬ļ Curso de Avances en Gastroenterolog√≠a, dedicado esta vez a las infecciones en gastroenterolog√≠a, que se desarrollar√° entre los d√≠as 11 y 13 de junio, en el Hotel Sheraton de Santiago.

Tendencias Ahora