temas del día

TV y Espectáculo


La irrupción de la moda en las teleseries chilenas

TVN
Publicado por
Envíanos tu corrección

La moda se ha instaurado como parte de nuestras vidas, y es que ha estado presente en cada uno de esos momentos importantes de nuestro desarrollo.

Escenario en que esta industria cargada de modernidad se han incorporado en la música, el cine, la televisión y por supuesto en el drama de las teleseries chilenas. Historias con las cuales hemos crecido y nos han entretenido, pero sutilmente han aportado un toque de estilo a tu vida diaria.

Hecho que ha quedado patentado en más de alguna oportunidad cuando hemos querido adoptar un look de nuestro personaje favorito y hacerlo propio; ello debido a esa ráfaga de estilo que semestre tras semestre los canales de televisión imponían en sus producciones.

Razón por las que hemos querido diseñar un artículo enfocado en todos quienes crecieron viendo las novelas de las 20:00 horas, cuyos looks fueron la fuente de inspiración de hombres y mujeres.

Si bien las teleseries chilenas tuvieron su auge en 1981 con la clásica historia de “La Madrastra” escrita por el reconocido dramaturgo Arturo Moya Grau, fue precisamente en 1988 cuando una fresca historia de belleza y osadía irrumpió en las pantallas de Televisión Nacional de Chile (TVN) llamada “Bellas y Audaces”.

Esta adaptación de la teleserie brasileña Locomotivas de Cassiano Gabus Mendes, gira en torno al salón de belleza de Kiki Blanche (Luz Jiménez), una de las más reconocidas vedette del Bim Bam Bum que impone la moda como el eje central de esta historia.

Si es cosa de retroceder al pasado y ver los trajes que usaba Kiki durante toda la historia de “Bellas y Audaces”, donde el calce y el buen gusto se ajustaban a la perfección al sello que promovía la actriz en su papel. Accesorios, telas suaves, caídas y cortes perfectamente detallados eran parte de los sinnúmeros de atuendos que la dueña del salón de belleza promovía en la historia de TVN.

TVN

TVN

Pero más que el look de la ex vedette, la que acaparó todas las miradas fue la rebelde Fernanda (Ana María Gazmuri), una irreverente muchacha agresiva con ese toque inocente típico de una jovencita de 18 años. Un corte de pelo desprolijo y de chica ruda, atuendos un tanto llamativos para la época y piezas vanguardistas inundaban el armario de la caprichosa joven que ganó un montón de seguidoras; fanáticas que la veían como el mejor modelo a seguir de la época

TVN

TVN

Años más tarde, precisamente en 1992, hubo dos áreas dramáticas que llegaron a marcar las pautas si de moda hablamos. Por un lado la frescura de “Trampas y Caretas” de TVN se robó el rating del primer semestre de ese año. Historia que muestra a una joven Jael Ünger que tras una cirugía estética luce una figura envidiable para las mujeres. Su pelo corto en tonos rubios platinados, más sus trajes de dos piezas ajustados “perfectos para aquellos años”, fueron la clave para que la protagonista de esta novela se ganará la admiración de las mujeres de 1992.

TVN

TVN

A ello hay que sumar el look “desordenado” de un Bastián Bodenhöfer recién llegado de Canal 13, que en su rol de Felipe logró instaurar un referente para los hombres de ese entonces. El jeans, las camisas semi-abiertas, el pelo desordenado y ese aspecto de hombre malo y “peludo”, fueron elementos que gustaban a las féminas e imitados por un grupo de hombres que vieron en el actor su mayor referente.

TVN

TVN

Otra que no pasó para nada desapercibida fue Paulina Urrutia con su personaje de Doris “la reina de la salsa”, quien instauró un estilo bastante particular. Mini faldas, altos tacones y un escote provocativo para aquel tiempo eran los ingredientes que la ex ministra de Cultura promovía.

Fue en el segundo semestre de 1992 cuando nos trasladamos a Canal 13, periodo en que “Fácil de Amar” se adueñaba de las pantallas de la televisión chilena.

Esta fue la primera teleserie en que la “Moda” se mostró tal cual, pues aparte de las relaciones de amor que giraban en esta producción, gran parte de la historia se centraba en la Agencia Glamour donde trabajaban como modelos los personajes de Amanda (Catalina Guerra), Macarena (Liliana García), Verónica (Adriana Vacarezza), Claudia (Marcela Osorio), Lidia (Alejandra Fosalba) y Mariela (Carolina Infante), cuya jefa era la malvada Luisa (Gloria Laso).

CANAL 13

CANAL 13

En los desfiles de la Agencia Glamour se mostraban todas las tendencias de la época, donde predominaron los grandes trajes abultados y con hombreras que le daban mayor volumen a la figura, colores estridentes de los años 90, chasquillas y peinados de los 80 que aún perduraban, más una serie de complementos propios de una era en que en las radios se oía el pop de Tiffany, Cathy Dennis y Locomía.

CANAL 13

CANAL 13

Si incluso la banda sonora de aquel entonces contemplaba a artistas propios de las pasarelas internacionales como Madonna con su sencillo “Vogue”, una desaparecida Debbie Gibson con “Only in my Dreams”, un olvidado grupo Undercover con su éxito “Never let her slip away”, o simplemente los provocativos y sexys Right said fred con su tema “Don’t talk just kiss” inundaron los desfiles en que las tendencias de 1992 estaban cada tarde en tu pantalla.

Un año más tarde la osadía se tomó TVN con Jaque Mate, donde se mostraba a una atrevida y manipuladora Isabela Quesney (Claudia Di Girólamo) que lucia un atuendo bastante fresco para la época (labios rojos, ojos bien delineados, una cabellera semi corta, grandes aros y prendas modernas con toques vanguardistas). La chica mala de Canal 7 fue la fuente de inspiración de muchas mujeres que por primera vez la veían como antagonista.

Los años pasaron y la moda seguía presente en las producciones dramáticas, y fue así que en en marzo de 1995 se enfrentan dos grandes. Por un lado TVN puso al aire “Estúpido Cúpido”, historia que traía toda la nostalgia y el estilo de los años 60 a nuestro televisor. Si bien era una inspiración pasada, no faltó la jovencita que deseaba lucir como la caprichosa y rebelde Isabel Margarita Dublé (Claudia Burr).

TVN

TVN

Por otro lado está la apuesta de Canal 13 “El Amor está de Moda”. Una historia que se inserta en el glamoroso y elegante mundo de la alta costura de 1995, que narra la historia de Andrés Correa (Fernando Kliche) y Aristóteles Sepúlveda (Roberto Poblete); protagonistas de una rivalidad de hace años, que los vuelve a juntar ahora entre tijeras y telas.

La teleserie muestra a un prestigioso Andrés como el diseñador más exitoso de Chile que se enfrenta a un Vittorio Valentini, modisto italiano que se aprovecha del talento de Cecilia (Gloria Münchmeyer), una mujer de edad avanzada con problemas mentales que diseña lindos trajes para las muñecas que Aristóteles le regala. Sin embargo, ella no sabe que tales diseños el hombre los replica y los ocupa en modelos de carne y hueso.

CANAL 13

CANAL 13

Acá las pasarelas son el ingrediente principal de la historia, donde podemos ver a una joven Patricia (Paola Camaggi) como la principal maniquí de la historia.

Más tarde fue el turno de Adrenalina que en 1996 se tomó las pantallas de la televisión, época en que todas las chicas deseaban lucir como las “reinas de la noche” (Alexis, Sandra, Tamara y Cathy). Estas rebeldes colegialas impusieron la moda de las mini faldas y petos en tonos fuertes durante ese verano. Acá claramente hubo un dominio de los matices naranjos, verdes, amarillos y rojos.

Debido a la telenovela hubo un auge de las chaquetas sintéticas, donde se mostraba bastante piel y especialmente el ombligo descubierto. Del mismo modo, las poleras eléctricas y tonos cítricos reinaron en gloria y majestad.

CANAL 13

CANAL 13

Y no sólo fuera del colegio se percibió la locura de Adrenalina, sino que como gran parte de la historia se centraba en un liceo, en los establecimientos educativos las señoritas no dudaron en andar con la corbata fuera del jumper y el delantal abierto.

En el caso de los hombres, la camisa fuera del pantalón y el peinado con “pelos parados” propios del personaje de Diego Sachs (Alberto Zeiss) fueron la clara imitación de los chicos de la época. Otra inspiración fue Fabián (Guido Vecchiola) que con su aro en la oreja izquierda no dejaba a nadie indiferente. Y para lo más grandes, la perfecta barba que lucía Andrés Betancourt (Luciano Cruz-Coke) fue un claro ejemplo para que muchos hombres de la época se atrevieran por este vello facial.

Un año más tarde la lencería fina se toma la primera teleserie de MEGA en “Rosabella”. Historia que mostraba el mundo de la ropa interior plasmado en 4 mujeres que representaban una rosa por década. Si bien a la propuesta televisiva no le fue muy bien, el mundo de estas piezas tuvo un auge; ya que era la primera producción chilena que se centraba en esa temática.

Un empujón perfecto para que más mujeres comenzaran a ver la importancia de la lencería y las nuevas propuestas presentes en el mercado.

Asimismo, hay que señalar que el éxito de “Romané” trajo una fuerte tendencia gitana a las muchachas quienes vieron en estas prendas una excelente apuesta para vestir en su día a día; por su parte “A Todo Dar” impuso la moda de las bandanas y ese estilo motoquero medio rudo que tanto gusta a las chicas. Por otro lado, los enredos basados en Isla de Pascua “Iorana” popularizaron los tatuajes de Henna.

TVN

TVN

MEGA

MEGA

En cuando a los hombres, hasta nuestros días se puede ver que quienes visten de traje negro los comparan con los protagonistas de “Machos”, actores que hicieron muy conocido el look formal negro con blanco.

CANAL 13

CANAL 13

En el 2004 canal 13 anuncia su teleserie “Hippie” y durante la promoción una multitienda nacional saca una colección basada en el vestuario de la época de la paz y el amor. Lamentablemente la historia protagonizada por Jorge Zabaleta no tuvo éxito y por ende la colección de la firma no fue muy cotizada.

Pese a lo anterior, la moda hippie igual tuvo un discreto apogeo y trajo de regreso el bigote, las largas patillas, los pantalones anchos, pañuelos en el pelo y esas camisas tan características de los años 70.

Otro personaje que dio que hablar en 2004 fue el de Franco Schiaffino (Benjamín Vicuña) en “Destinos Cruzados”. Un osado Gigoló de la alta sociedad que puso de moda los trajes de corte italiano, el pantalón pitillo y ese look formal medio desaliñado (barba y pelo semi-largo) que tanto atrae a las mujeres. Una especie de ícono sexual que gustaba de la ropa, la moda, el gimnasio y la vida fácil. Un metrosexual que para la época llamaba mucho la atención, tanto de mujeres como de hombres.

TVN

TVN

Dos años más tarde la mayoría de las niñas y pre adolescentes querían ser como Flo de “Floribella”, vestir como ella y atreverse al uso de colores pasteles y vivos; donde el rosado, fucsia, celeste y verde fueron los favoritos de largos vestidos. Piezas en que reinaban las aplicaciones de tul y flores de género o papel sobre puestas, en que los corazones y las estrellas se tomaron la pantalla chica. Una ternura plasmado en el look diario.

Teleserie que incluso invadió al genero masculino, ya que muchos jovencitos de 15 años se inspiraron el príncipe de la novela cuando optaron por plancharse el pelo y lucir una boina o una camisa de cuello ancho propias del personaje de Cristián Arriagada.

TVN

TVN

Ya en el periodo más actual, fue precisamente en el primer semestre del 2014 que Chilevisión puso en el aire “Las 2 Carolinas”, una copia de la exitosa cinta “El diablo se viste a la moda”. Aparte de la historia de Carolina Salazar (Francisca Lewin) la teleserie entera gira en torno a la moda, las tendencias y lo último en estilo que ofrece la tienda “Sofía Parker”. Una especie de inspiración para las santiaguinas de la alta sociedad que gustan del buen gusto y de las marcas exclusivas.

Si incluso el personaje de Claudia Di Girólamo puso de moda un look bastante particular que consistía en: pelo corto, prendas en blanco y negro y lentes de sol con marcos retros; una perfecta inspiración para muchas mujeres.

CHV

CHV

Por lo tanto, se quiera o no, la moda siempre ha estado presente en nuestras producciones dramáticas. En algunas menos, en otras más, pero sea como sea las teleseries han ido de la mano con esta industria un tanto superflua que evoluciona a diario.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados