¿encontraste un error?
avísanos

8 cosas que amenazan la felicidad conyugal

0VISITAS
Oleh Slobodeniuk (CC) Flickr

Publicado por

Hacer que un matrimonio o romance de larga data se mantenga unido y feliz, no es una tarea fácil. La mayoría de los conflictos se relacionan con problemas de comunicación, pero éstos casi siempre tienen otro detonante.

Así lo afirma el psicólogo clínico estadounidense Kelly M. Flanagan, quien indica que “me siento mal por la comunicación matrimonial, porque todo el mundo despotrica contra ella, cuando lo cierto es que en el escenario del matrimonio, sólo está reaccionando ante alguno de los agitadores que empezó la pelea”.

A continuación te mostramos cuáles son esos 7 “agitadores” que amenazan la felicidad conyugal, según una columna del especialista publicada en el diario electrónico Huffington Post.

1. Te casaste con alguien sólo porque te gusta cómo es ahora o por cómo quieres que sea

“La gente cambia. Tenlo en cuenta. No te cases con alguien por quién es, o por quien tú quieres que sea. Cásate con alguien por la persona en que se va a convertir. Y luego pásate la vida acompañándole en su desarrollo, al tiempo que él te acompaña en el tuyo”, dice el experto.

2. Te emparejaste o casaste sólo para no quedarte solo

Flanagan señala que “Estar vivo significa estar solo. Es parte de la condición humana. El matrimonio no cambia la condición humana. No puede evitar por completo la soledad. Y cuando nos sentimos solos, culpamos a nuestra pareja por hacer algo mal, o buscamos compañía en otra parte. El matrimonio debe ser un lugar en el que dos humanos comparten la experiencia de la soledad y, al compartirla, crean momentos en los que esa soledad se disipa. Durante algún instante”.

3. Te avergüenzas de tu pareja

“Sí, todos la llevamos. Nos pasamos la mayor parte de nuestra adolescencia y juventud intentando fingir que nuestra vergüenza no existe. Por eso, cuando la persona que amamos la provoca en nosotros, le culpamos por crearla. Y exigimos que lo arregle. No obstante, lo cierto es que ellos no la crearon y ellos no pueden arreglar la situación. A veces, la mejor terapia matrimonial es la terapia individual en la que trabajamos para curar nuestra propia vergüenza y para no transferirla a nuestros seres queridos”, señala el experto.

4. Te gana el ego

El profesional dice que “todos lo tenemos” y es bueno porque “nos mantuvo a salvo de las flechas y las lanzas emocionales” durante la niñez y adolescencia.

“Pero, ahora que hemos crecido y nos hemos casado, el ego es un muro que separa. Es el momento de derribarlo. Basta con mostrarse abiertos en vez de a la defensiva, perdonar en vez de vengarse, pedir disculpas en vez de culparse, exhibir vulnerabilidad en vez de fuerza y delicadeza en vez de poder”, señala.

5. No comprender que la vida es un caos

“Por tanto, el matrimonio es un caos también. Y cuando las cosas dejan de funcionar a la perfección, empezamos a culpar a nuestra pareja por los problemas. Añadimos un caos innecesario al desastre de por sí inevitable que es la vida y el amor. Tenemos que dejar de señalar con el dedo y empezar a entrelazarlos. Entonces, seremos capaces de caminar y superar el caos de la vida juntos. Libres de culpa y de vergüenza”, manifiesta.

6. No cultivar la empatía

Flanagan asegura que “Por su naturaleza, la empatía no puede ocurrir simultáneamente entre dos personas”.

“Siempre hay uno de la pareja que tiene que ir primero, y sin garantías de que sea recíproco. Se corre un riesgo. Es un sacrificio. Por tanto, la mayoría esperamos a que nuestra pareja dé el primer paso. El tira y afloja de la empatía puede llevarnos toda la vida. Además, cuando un miembro finalmente se tira a la piscina, puede darse un ‘guatazo’. Lo cierto es que las personas que amamos tienen fallos y nunca serán el espejo perfecto que nos gustaría. Pero, ¿podemos quererlos pese a todo y dar nosotros mismos el primer paso hacia la empatía?”, indicó.

7. No darle a tu pareja la misma importancia que le das a tus hijos

“Nuestros hijos nunca deberían ser más importantes que nuestro matrimonio, pero tampoco menos. Si son más importantes, esos diablillos lo notarán y lo utilizarán para crear divisiones y polémica. Si son menos importantes, harán todo lo posible por que se les dé prioridad. La familia consiste en un trabajo continuo y constante para encontrar el equilibro”, señala el terapeuta.

8. Ya no sabemos cómo mantener el interés en una cosa o en una persona

“Vivimos en un mundo que atrae nuestra atención de millones de formas diferentes. La práctica de la meditación -atender a una cosa, volver luego nuestra atención hacia ella cuando nos distraemos, y repetirlo una y otra vez- es un arte esencial. Cuando nos vemos obligados a prestar atención a todas las cosas que brillan y a seguir para adelante cuando nos aburrimos un poco, hacer de nuestra vida una meditación sobre la persona que queremos supone un acto revolucionario. Y es imprescindible para que un matrimonio sobreviva y prospere”, explica.

“Como terapeuta, puedo enseñar a una pareja a comunicarse en una hora. No es complicado. Pero para controlar a los agitadores que empezaron la pelea… Bueno, eso lleva una vida entera”, remata.

Según el psicólogo, “es una vida entera que nos forma como personas que se convierten en versiones más amables de nosotros mismos, que pueden soportar el peso de la soledad, que se han liberado de la carga de la vergüenza, que han construido puentes, que han aceptado el caos de estar vivos, que se arriesgan por la empatía y perdonan las decepciones, que quieren a todo el mundo con el mismo fervor, que dan y reciben y se comprometen, y que se han entregado a una vida de presencia, conciencia y atención”.

URL Corta: http://rbb.cl/b4x3