Notas
Obispo sencillo y austero sucede a Jorge Bergoglio en Arzobispado de Buenos Aires
Publicado por: Solange Garrido
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El sacerdote Mario Aurelio Poli, elegido por el Papa para sucederlo como arzobispo de Buenos Aires, es un religioso que cultiva la sencillez y la austeridad, virtudes que distinguen a Francisco, con quien se conoce de toda la vida.

“Es sencillo, austero y humilde como el (ex) cardenal Bergoglio, pero multiplicado”, dijo a la AFP Federico Wals, responsable de la Oficina de Prensa del Arzobispado de la ciudad de Buenos Aires, la principal jurisdicci√≥n eclesi√°stica de Argentina.

Poli, de 65 a√Īos, obispo de la di√≥cesis de Santa Rosa, provincia de La Pampa, ocupar√° a partir del 20 de abril el cargo que hab√≠a quedado vacante tras la elecci√≥n del Pont√≠fice el pasado 13 de marzo.

“El Papa lo conoce de toda la vida. Fue su asistente entre 2002 y 2008, cuando se traslada a La Pampa”, dijo Wals, quien se√Īal√≥ que como Francisco, Poli “es muy pastor, viaja en colectivo (bus) y no le gusta que lo sirvan”.

A Poli se lo describe como un sacerdote de bajo perfil, con un estilo cercano a la gente, distante de los factores de poder y con vínculos casi nulos con el mundo de la política.

“Es un cura abocado ciento por ciento a su tarea pastoral, a estar cerca de los pobres, a trabajar con los j√≥venes y casi no ha interactuado con pol√≠ticos”, se√Īal√≥ una fuente de la provincia de La Pampa citada por el diario La Naci√≥n.

Se trata de un hombre de “confianza” del Papa, que adem√°s durante m√°s de 20 a√Īos fue uno de los superiores en la formaci√≥n de sacerdotes en el seminario del barrio capitalino de Villa Devoto (1981-2002), record√≥ Wals.

El nuevo arzobispo fue protagonista, en agosto de 2012, de un episodio que hab√≠a concitado el repudio social, cuando el sacerdote de su di√≥cesis Jorge Hidalgo salud√≥ por Facebook al ex dictador Jorge Videla por su cumplea√Īos. “No fueron 30.000 (desaparecidos) ni fueron inocentes, feliz cumplea√Īos general”, hab√≠a escrito el cura.

Un semana despu√©s en una carta, Poli dijo que el cura Hidalgo hab√≠a causado “un grave da√Īo a la Iglesia” e incurri√≥ en un “insoportable esc√°ndalo con frases ajenas a nosotros y a nuestro oficio de amar. Y nos caus√≥ un profundo pesar”.

La elecci√≥n de Francisco volvi√≥ a poner sobre el tapete el papel de la Iglesia durante la √ļltima dictadura (1976/83).

A modo de autocrítica, la Iglesia lamentó en 1996, 2000 y 2012 no haber hecho lo suficiente para ayudar a las víctimas, pero esas declaraciones fueron consideradas insuficientes por organismos humanitarios y familiares de desaparecidos, que reclaman que la institución abra sus archivos para echar luz sobre ese período oscuro de la historia argentina.

Tendencias Ahora