Notas
Identificamos si una cara es de hombre o mujer seg√ļn su posici√≥n en nuestro campo visual
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Si ves una cara sin ropa ni pelo ¬Ņc√≥mo identificas si es un hombre o una mujer?. La mayor√≠a cree que es por los rasgos, pero seg√ļn un grupo de investigadores del Instituto de Tecnolog√≠a de Massachusetts en Cambridge (MIT) y de la Universidad de Harvard esto no tiene tanto que ver.

MIT

MIT

Tras una serie de investigaciones, ellos descubrieron que un rostro nos parece femenino o masculino de acuerdo al lugar en que se encuentra la imagen en nuestro campo de visión.

Seg√ļn se explica en ABC, “el cerebro reconoce una cara como de var√≥n cuando se ubica en una determinada zona ante nuestros ojos, pero esa misma cara podr√≠a ser identificada como de mujer si se cambia de lugar”.

Arash Afraz, director del estudio, esto desaf√≠a a la vieja creencia en torno a que el cerebro ve un objeto de la misma forma, independientemente del lugar en que se localice el objeto con respecto al campo de visi√≥n de quien lo mira. “Es la clase de cosa que no podr√≠a predecirse, que miraras a dos caras id√©nticas y pensaras que son diferentes” indic√≥ el especialista.

Esta situación es mucho más difícil de comprobar en la vida cotidiana, ya que el sexo de una personas pueden ser diferenciado a partir de la ropa, el pelo y otros indicios. Por ello, para este trabajo se usaron rostros que fueron generados en un computador y a los cuales se les retiró todos esos accesorios.

Un grupo de voluntarios que particip√≥ en la investigaci√≥n, debi√≥ ver una serie de caras en forma aleatoria, las que previamente fueron clasificadas en un patr√≥n que iba desde “muy masculino” a “muy femenino”. Luego las personas ten√≠an que clasificar las im√°genes como hombre o mujer.

Un aspecto sorprendente fue que cuando se les mostr√≥ las caras m√°s andr√≥ginas, las personas identificaron a √©stas como femeninas o masculinas, seg√ļn por el lado d√≥nde aparec√≠an. A los voluntarios se les pidi√≥ mirar el centro de una pantalla que mostraba las fotograf√≠as de las caras -de unos 2 cent√≠metros cuadrados- por 50 milisegundos en distintas ubicaciones. Ellos estaban sentados a medio metro del monitor.

Cabe destacar, que los sesgos también eran muy distintos, ya que algunos consideraron a las caras andróginas como femeninas cuando aparecían en la parte superior derecha del recuadro, mientras que otro grupo las catalogó como masculinas en la misma posición.

En la edad, pasó algo similar, ya que se les mostraron caras de personas viejas y jóvenes, además de otras intermedias.

El responsable del estudio manifiesta que en la corteza visual las c√©lulas se juntan dependiendo de la parte del campo visual que analizan. En ese sentido, al interior de esos grupos de c√©lulas, podr√≠a haber una cantidad peque√Īa de neuronas que interpretan el sexo de un rostro.

Es así como, mientras más chica es una imagen, menos células se activan. Asimismo, indica que puede ser que las células que responden a caras femeninas podrían sean dominantes en cierta parte y en otra distinta de la corteza visual, podrían dominar las que identifican a las caras masculinas.

Tendencias Ahora