Notas
En el metro de Nueva York, el show del break dance nunca se detiene
Publicado por: Gabriela Ulloa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas
Imagen | J. Dippold en Flickr

Imagen | J. Dippold en Flickr

Ning√ļn escenario es demasiado chico para Donte Steel y su grupo de bailarines. Broadway podr√° ser el m√°s prestigioso de Nueva York, pero para ellos el desaf√≠o est√° en los vagones del metro.

En este escenario en perpetuo movimiento no hay tel√≥n, pero cuando Steel y su grupo irrumpen con su equipo de m√ļsica a trav√©s de la puerta autom√°tica del vag√≥n, el espect√°culo es instant√°neo.

“¬ŅQu√© hora es?” pregunta uno. “¬°La hora del show!” contestan los dem√°s.

Al principio, muchos pasajeros ni siquiera miran. Pero no por mucho tiempo.

El equipo de sonido toca temas de Black Eyed Peas y el artista m√°s joven, Marcus Walden, de 15 a√Īos, tambi√©n conocido como “Mr Wiggles” empieza a hacer pasos de break dance. La gente empieza a mirar.

El siguiente es “LJ” Tamiek Steele, de 21 a√Īos, que est√° parado de manos y como si fuese la cosa m√°s simple del mundo, se reclina hacia atr√°s. S√≥lo se apoya en sus dedos y pareciera que estuviese suspendido en el aire.

Cuando le toca a Donte Steele, que tiene 27, los pasajeros ya miran asombrados mientras desaf√≠a a la gravedad y a casi todas las dem√°s leyes de la f√≠sica. Se hace llamar “thebestuknow” (el mejor).

Steele flota en el aire, se echa hacia atrás, cae en el mismo lugar y lo vuelve a hacer, siete u ocho veces. Milagrosamente, evita en sus piruetas tocar a los pasajeros o el techo del vagón.

Luego todos forman una rueda humana. Al final apenas queda tiempo para tender la gorra de beisbol. “Cuanta m√°s plata nos den… ¬°M√°s plata tendremos!”, contestan en coro los dem√°s.

El metro llega a la estaci√≥n y los artistas pasan al vag√≥n siguiente. “Son los mejores que he visto”, comenta Christi Hulls, una pasajera de 27 a√Īos, que est√° encantada y asombrada.

Cada paso tiene un nombre preciso, pero todos derivan del “break dance” una forma de hip hop virtuoso que naci√≥ en el Bronx en los a√Īos 70.

El “break dance” no es solo lo que bailan, es lo que son.

“Aprend√≠ de ni√Īo, mirando a los dem√°s y practicando en las cocheras o entre dos camas”, cuenta Donte Steele. “Empec√© cuando ten√≠a siete a√Īos, en aquella √©poca los vagones estaban cubiertos de graffitis”.

Donte y “LJ” Tamiek son primos. “Mr Wiggles,” hermanastro de “LJ,” tienen otros parientes que tambi√©n bailan en los trenes.

“Para m√≠, es como un √°rbol geneal√≥gico”, cuenta “LJ” Tamiek. “En mi familia todos lo hicieron, y lo que me resulta asombroso es que uno pueda seguir haciendo dinero con esto”.

Dicen que aman su actividad y lo hacen casi a diario, ganándose entre 100 y 200 dólares por cabeza, en tres viajes de ida y vuelta en la línea rápida entre Harlem y el sur de Manhattan.

No bien el tren llega a la estaci√≥n, buscan otro vag√≥n donde haya espacio disponible. “Lo √ļnico que necesitamos es un metro de espacio”, explica Donte con cortes√≠a a los pasajeros, para que le hagan un lugar.

Por supuesto, el hecho de que el escenario cambie permanentemente de forma y tama√Īo, agrega complejidad al asunto, convirti√©ndolo en un experimento sobre los l√≠mites del tiempo y el espacio.

“A veces me he golpeado cuando el tren va muy r√°pido, pero nunca toco a un pasajero”, asegura “LJ” Tamiek. “Puede ser dif√≠cil”, admite.

No a todos los pasajeros les interesa el espectáculo, y algunos hacen lo posible para ignorarlo, sumergiéndose por ejemplo en las páginas de un diario. Pero siempre hay gente que le gusta, sonríe y da dinero.

“Yo nac√≠ en Nueva York y nada me asombra, pero √©stos con magn√≠ficos”, comenta una se√Īora elegante.

URL CORTA: http://rbb.cl/5wg6
Tendencias Ahora