Notas
Cardenal Err√°zuriz pide perd√≥n por “extrav√≠os, pecados y males” causados por la Iglesia Cat√≥lica
Publicado por: Erasmo Tauran
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Arzobispo de Santiago, cardenal Francisco Javier Err√°zuriz, pidi√≥ perd√≥n “por los extrav√≠os, pecados y males” que ha causado la Iglesia en el marco de la denominada “Misa por Chile” tras la fecunda peregrinaci√≥n por Chile de la Virgen del Carmen.

Imagen de Gobierno de Chile

Imagen de Gobierno de Chile

“La luz de Cristo no siempre ha disipado todas nuestras sombras. Nos duelen profundamente todos nuestros extrav√≠os y toda la oposici√≥n que a lo largo de esta historia le hemos hecho a su plan de amor, por indiferencia, por dureza de coraz√≥n y por impiedad, da√Īando vidas, convivencias y esperanzas, o tronchando existencias y fidelidades, actuando como instrumentos de la injusticia y del mal y no de Aquel que es rico en misericordia y origen de todo bien”, dijo el cardenal en su homil√≠a.

Asimismo reiter√≥ que “los males que hemos causado de diferentes maneras, contradicen nuestra vocaci√≥n cristiana, nos duelen y averg√ľenzan profundamente y quitan confiabilidad a la Iglesia. El grave da√Īo que causan estos pecados, que a veces son verdaderos delitos, nos llev√≥ a la petici√≥n de perd√≥n con que hemos iniciado esta eucarist√≠a”.

Adem√°s enfatiz√≥ que “pedir perd√≥n no es resultado de una mera introspecci√≥n voluntarista, sino conciencia l√ļcida de nuestra debilidades, de nuestros pecados e indigencias, para caminar en la libertad a la que fuimos llamado; pedir perd√≥n no destruye a la Iglesia; es reconocimiento de la necesidad de redenci√≥n, es un camino que hace cre√≠ble la fuerza transformadora del Evangelio; pedir perd√≥n no nos impide vivir con esperanza, ya que ‘Dios hace redundar todo en bien de los que lo aman’. Para que todo redunde en bien, es necesario entonces luchar para crecer en el amor y colaborar con el Esp√≠ritu Santo, quien es capaz de hacer nuevas todas las cosas”.

Tambi√©n aprovech√≥ para recordar a Dios que “en su paternidad providente y misericordiosa confiaron nuestros 33 hermanos mineros de Copiap√≥, sus familias, quienes acudieron a rescatarlos y nuestra Patria solidaria. En su paternidad confi√≥ Chile a lo largo de su historia. Ella es la puerta y el camino hacia nuestro futuro”.

Tendencias Ahora