Sociedad
Profesor de matem√°ticas entrega consejos para aprobar un examen sin estudiar
Publicado por: Scarlet Stuardo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En vez de estudiar, muchos alumnos prefieren hacer cualquier otra cosa. Desde estar horas mirando el muro de Facebook de alguien sin importancia en tu vida, hasta hacer zapping en la tv, cualquier escusa sirve para dejar al final las responsabilidades académicas.

En pleno conocimiento de lo anterior, Jos√© √Āngel Murcia, el profesor de matem√°ticas autor del sitio Tocamates, instruy√≥ un manual en el portal El Pa√≠s para que los m√°s descuidados y menos amigos de las matem√°ticas puedan aprobar un examen de alternativas de esa √°rea. El cu√°l incluso, se puede aplicar efectivamente en pruebas importantes como la PSU.

Sin embargo, el profesor llam√≥ a considerar los distintos escenarios posibles a los que te puedes enfrentar. Entre los anteriores, est√°n los test con respuestas m√ļltiples (en donde m√°s de una puede ser la correcta) y de respuesta simple (con estos ganas m√°s puntaje que los anteriores, puesto que son m√°s dif√≠ciles). Y est√°n los peores de todos: los que te restan puntos por cada mala (como sol√≠a ser la PSU).

“Pi√©nsalo: si las respuestas err√≥neas no restan puntos y hay cuatro respuestas posibles en cada pregunta, la expectativa de responder al azar ser√≠a la de acertar en una de cada cuatro ocasiones, esto es, se espera que un 25% de las respuestas sean correctas‚Ķ ¬°la nota ser√≠a un 2,5!”, agreg√≥ el docente.

En el contexto que las preguntas erradas no resten puntos, puedes tomar nota de los siguientes consejos que de seguro te ayudar√°n a aprobar el examen o test, aunque sea con un 4.

1. Aseg√ļrate con las que sabes

En este punto da lo mismo si restan o no. Lo importante es responder antes que todo, las respuestas que te sabes. Aunque las preguntas más fáciles usualmente se colocan al principio del cuestionario, revisa toda la evaluación para asegurarte que no haya otra que puedas responder.

El profesor explic√≥ que algunos de sus colegas utilizan un generador para ordenar las preguntas, por lo que es bastante posible que no est√©n organizadas por dificultad. Tambi√©n, toma en cuenta, que si una respuesta a la interrogante es “50″, no significa que la siguiente tampoco tenga la misma cifra como resultado: “depende de la maldad del profe”, confes√≥ Jos√© √Āngel.

2. Descarta las opciones “rid√≠culas”

Como segundo consejo, el autor del sitio coment√≥ que debes continuar con las preguntas que consideres accesibles y descartar las respuestas (alternativas) que no te parezcan coherentes. “Es una norma que en este tipo de evaluaciones, exista una -o m√°s- respuestas que se pueden descartar”, coment√≥ el docente y ejemplific√≥: “si las respuestas son guepardo, lince, pantera y perro, yo descartar√≠a ‘perro’ por no ser felino”.

“Tambi√©n hay ocasiones en las que una respuesta se puede descartar por no tener concordancia en g√©nero o en n√ļmero con la pregunta. Eso aumenta las probabilidades de aprobar respondiendo al tunt√ļn sobre el resto de preguntas sin descartar”, revel√≥ el matem√°tico.

4. Aprende a detectar respuestas falsas

Los profesores, al igual que los alumnos, en ocasiones se cansan de redactar la prueba. Es por ello que no es tan dif√≠cil encontrar alternativas que est√°n “s√≥lo para rellenar”. Para ello, sigue esta fundamental regla: Las respuestas largas, elaboradas y concretas suelen ser las correctas (nadie se dar√° el tiempo de escribir una respuesta compleja porque s√≠).

Tambi√©n el profesor consider√≥ que respuestas tipo “todas las anteriores son verdaderas/falsas”, suelen ser correctas en el 52% de los casos, por un est√≠mulo inconsciente de los docentes (probablemente por la dedicaci√≥n que estas requieren).

5. Ley de Benford

¬ŅNo conoces la ley de Benford?, el profesor explic√≥ esta ley, la cual requiere de un grado de atenci√≥n m√°s profundo. “Esta historia empieza cuando, a finales del siglo XIX, el astr√≥nomo Simon Newcomb observa que las p√°ginas correspondientes a los d√≠gitos 1, 2 y 3 de los libros de tablas de logaritmos que hab√≠a en la biblioteca estaban m√°s gastadas que las correspondientes a d√≠gitos altos como 7, 8 o 9″, cont√≥.

“Cincuenta a√Īos m√°s tarde -y de forma independiente- el f√≠sico Frank Benford formul√≥ que, en n√ļmeros de varias cifras que provengan de medidas f√≠sicas (√°reas de regiones, longitudes de r√≠os…), la probabilidad de que el primer d√≠gito no nulo sea 1 es del 30,1%. El resto de los d√≠gitos van decreciendo en escala logar√≠tmica teniendo para el 2 un 17,6% y siendo el menos probable el 9 con un magro 4,6%”, agreg√≥.

Para tratar de entender esta ley podemos pensar en un conjunto de datos que la cumple. Jos√© √Āngel ejemplific√≥: “un censo electoral con los n√ļmeros de las viviendas de un n√ļmero grande de personas. Como las calles no son infinitamente largas, los n√ļmeros se agotan antes o despu√©s. A veces no llegar√°n a completar la decena (casos de calles muy cortas o plazas), lo que aportar√° d√≠gitos bajos pero m√°s o menos igual repartidos. Sin embargo, otras calles no aportar√°n m√°s de 20 n√ļmeros, lo que nos proporcionar√° una mayor√≠a de n√ļmeros que empiecen por 1 (todos los que van desde el 10 al 19 adem√°s del 1). M√°s a√ļn en una calle larga que llegue, por ejemplo, al 200, ¬°m√°s de la mitad de las casas empiezan por uno!”.

Pero esos n√ļmeros no son los √ļnicos que no cumplen esta regla. “Como ocurre con los que se extraen al azar -como los de la loter√≠a- o fruto de funciones aleatorias o distribuciones uniformes. En esos casos podemos esperar encontrar un 1 como primer d√≠gito con una frecuencia del 11,11‚Ķ%, al igual que cualquier otro de los 9 d√≠gitos distintos de 0″, coment√≥.

En tanto, la ley de Benford se le dan otros usos como testar seguidores falsos en Twitter u operaciones bancarias fraudulentas: “como lo fue famosa historia hace unos a√Īos cuando un profesor de matem√°ticas la utiliz√≥ para decir que los papeles de B√°rcenas eran falsos, porque cifras como el n√ļmero 6 encabezaban m√°s asientos de lo que Benford predec√≠a. Se hab√≠a calculado las frecuencias para los asientos entre 2002 y 2008 pero obviaba el peque√Īo detalle de que, desde la introducci√≥n del euro, el 6 es el d√≠gito que arranca todas las cifras que antes empezaban por‚Ķ 1 (recuerda lector que un mill√≥n de las antiguas pesetas son 6.000 euros). O sea, que los papeles de B√°rcenas en pesetas s√≠ que cumpl√≠an la ley… salvo alguna cosa”, relat√≥.

¬ŅComo aplicar esta ley en tu examen?, la respuesta es m√°s simple que la explicaci√≥n: si todos los datos provienen del mundo real, apuesta que la respuesta comience con 1.

“Espero que todos estos consejos -poco √©ticos teniendo en cuenta que soy profesor- te sirvan de algo, aunque lo que m√°s te va a servir si ma√Īana tienes un examen es ponerte a estudiar”, finaliz√≥ el profesor.

Tendencias Ahora