Notas
Cient√≠ficos postulan que surcos de los dedos cuando nos ba√Īamos son un complejo mecanismo de defensa
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Se trata de uno de los fen√≥menos m√°s naturales del ser humano – y tambi√©n de los m√°s divertidos, si tienes menos de 8 a√Īos. Todos sabemos que cuando tomamos un ba√Īo durante varios minutos, la piel de nuestros dedos se contrae, en lo que los ni√Īos suelen llamar como tener los “dedos de viejito”.

Hasta ahora todos asumían que era el simple efecto de un exceso de absorción de agua por parte de la piel, sin embargo Mark Changizi, un neurobiólogo evolutivo del laboratorio 2AI en Estados Unidos, ha atraído la atención científica al postular que en realidad se trata de ingenioso mecanismo corporal de defensa.

Seg√ļn dijo Changizi a revista Nature, los surcos en la piel de los dedos funcionan como las huellas en la goma de los neum√°ticos: hendiduras que, al oponer una superficie irregular de contacto, tienen un mejor agarre en ambientes h√ļmedos, permitiendo movimientos m√°s √°giles y seguros.

El investigador lleg√≥ a esta conclusi√≥n revisando estudios que datan de la d√©cada de 1930, cuando algunos cient√≠ficos se percataron de que -curiosamente- si los nervios de los dedos han sido cortados, como en los casos de personas con da√Īo al sistema nervioso, los surcos de la piel no se forman.

Posteriormente, en un estudio titulado Cerebro, Comportamiento y Evoluci√≥n, Changizi public√≥ los resultados de se an√°lisis de 28 tipos de dedos que hab√≠an pasado largo tiempo en un ambiente h√ļmedo, encontrando en todos ellos el mismo patr√≥n: surcos largos y sin conexi√≥n, que se extienden desde la punta a la base de la falange.

blogs.discovermagazine.com

blogs.discovermagazine.com

La teor√≠a ha causado controvers√≠a en otros estudiosos. El ingeniero biomec√°nico de la Universidad de Columbia, Xi Chen, calific√≥ la explicaci√≥n como “injustificada”, a√Īadiendo que el fen√≥meno ocurre simplemente por la contracci√≥n de los vasos sangu√≠neos al ser sumergidos en agua caliente, as√≠ como el encogimiento de la epidermis respecto de los tejidos interiores.

Una perspectiva que el neurocirujano del Chang Gung Memorial Hospital de Kaohsiung en Taiwan, Ching-Hua Hsieh, no comparte. El m√©dico explica que la piel de los dedos se recoge a√ļn en agua fr√≠a, y que los surcos no se forman cuando el flujo de sangre ha sido suspendido, todos efectos acorde a la teor√≠a de Changizi.

Ahora, el equipo se propone comprobar si otros primates poseen la misma condici√≥n, y sobre todo, verificar si los surcos de los dedos efectivamente ayudan a obtener un mejor agarre en condiciones h√ļmedas.

“Ya comenzamos algunos experimentos piloto y los datos que hemos recabado nos sugieren que, efectivamente, son de ayuda”, sentenci√≥ Changizi.

Tendencias Ahora