Sociedad
S√°bado 19 mayo de 2018 | Publicado a las 15:38
El impactante caso del hombre que recibió la mayor radiación registrada y pudo sobrevivir
Publicado por: Camilo Suazo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En los a√Īos 70, hubo un grave incidente en Estados Unidos que dej√≥ expuesto a un trabajador a una dosis radiactiva 500 veces superior a la que una persona podr√≠a recibir sin recibir da√Īos.

Por increíble que parezca, y contra todo pronóstico, el hombre pudo sobrevivir.

Se trata de Harold McCluskey, un trabajador del complejo nuclear de Hanford, Estados Unidos, quien en 1976 sufri√≥ un accidente que lo dej√≥ expuesto a niveles de radiaci√≥n extremadamente altos. Con el paso de los a√Īos, McCluskey pas√≥ a ser conocido como el “Hombre At√≥mico”.

Todo comenz√≥ el 30 de agosto de aquel a√Īo, cuando el profesional se dirigi√≥ hasta su lugar de trabajo. Curiosamente, ese d√≠a no le tocaba trabajar. Sin embargo, la ausencia de uno de sus compa√Īeros lo llev√≥ a tener que hacer un reemplazo.

gulfnews.com
gulfnews.com

La planta hab√≠a estado cerrada debido a una huelga durante los √ļltimos cinco meses, por lo que el material con el que se trabajaba se hab√≠a vuelto inestable.

Aquella jornada, McCluskey se sentía algo preocupado por el hecho de tener que trabajar con Americio 241, elemento producido artificialmente y que es 50 veces más radioactivo que el plutonio, del cual se obtiene.

Lo que el trabajador debía hacer era bombear ácido nítrico de una tubería -ubicada al interior de una cabina- para extraer el americio. Esta labor la realizaba desde el exterior, mirando a través de un grueso vidrio de plomo y utilizando guantes especiales.

cityherald.com
cityherald.com

Durante los cinco meses en que no hubo actividad, la resina permaneció en la tubería, algo que había pasado inadvertido para los empleados.

Fue en ese momento en que bombeaba el ácido nítrico cuando de pronto ocurrió lo inesperado: McCluskey comenzó a ver humo y trató de escapar. Sin embargo, la ventana explotó.

Tal como recoge la cadena CBS, una mezcla de ácido nítrico, cascos de metal, vidrio y resina radioactiva cayó sobre él. Y aunque intentaba inhalar aire, sólo respiró vapores de americio.

La explosi√≥n le arranc√≥ el respirador, y el √°cido n√≠trico le quem√≥ la cara. Fue as√≠ como termin√≥ por recibir la mayor dosis de radioactividad registrada en un humano, 500 superior a lo que se hab√≠a calculado que una persona podr√≠a recibir sin sufrir da√Īos.

Archivo de prensa de 1985
Archivo de prensa de 1985

Rápidamente se activaron las alarmas y luces de seguridad, y médicos y enfermeras cubiertos con trajes especiales llegaron a socorrer a un herido McCluskey. El ácido lo había dejado ciego temporalmente, mientras que el estallido lo había dejado sin audición.

Mientras lo trasladaban al centro de descontaminaci√≥n, lo √ļnico que murmuraba el hombre era: ‚ÄúNo puedo ver‚ÄĚ.

El grave accidente lo llevó a ser aislado en un tanque de acero y hormigón, y durante tres semanas no tuvo contacto con nadie debido a su extrema radiación. De hecho, su familia recién pudo acercarse a menos de 10 metros después de un mes.

Fueron cinco meses en los que McCluskey fue sometido a una terapia de quelación (administración de agentes quelantes para tratar el envenenamiento tóxico del metal), todo bajo la supervisión del doctor Bryce Breitenstein.

Harold siendo tratado | Gizmodo
Harold siendo tratado | Gizmodo

“Le dijimos que nunca hab√≠amos visto algo as√≠”, coment√≥ posteriormente el m√©dico, seg√ļn un art√≠culo de la revista People.

En anteriores casos de radiaci√≥n en personas, se hab√≠a utilizado con √©xito un agente llamado ADTP, el cual fue inyectado en el trabajador para luego sumergirlo en ba√Īos de treinta minutos.

Los niveles de americio en los poros de la piel de McCluskey eran tan elevados, que cada vez que le acercaban el detector para medir su radiación, la aguja se disparaba hasta el máximo, de acuerdo al sitio de tendencias Gizmodo.

Rehaciendo su vida

Aunque en un comienzo la mitad de los médicos que lo vieron pensaron que moriría, el hombre rompió con todos los pronósticos, y poco a poco fue mostrando mejorías. De hecho, cinco meses después del accidente, su nivel de radiación había bajado en un 80%.

No obstante, la fama que había adquirido hizo que no pudiera volver a tener una vida normal, ni siquiera después de volver a su casa.

El calificativo de ‚ÄúHombre at√≥mico‚ÄĚ ya se hab√≠a hecho conocido, y nadie quer√≠a estar cerca de √©l. Incluso, seg√ļn revel√≥ el propio McCluskey, muchos de sus amigos lo llamaron por tel√©fono para decirles que a pesar que lo quer√≠an mucho, ya no podr√≠an volver a estar juntos.

Adem√°s de correr con los gastos m√©dicos y de rehabilitaci√≥n, el gobierno norteamericano inici√≥ una campa√Īa informativa para educar a la poblaci√≥n. Esto ayud√≥, en parte, a eliminar la aprensi√≥n que muchos sent√≠an hacia el trabajador.

Finalmente, Harold McCluskey muri√≥ el 17 de agosto de 1987, a los 75 a√Īos, por causas no relacionadas con los hechos: sufri√≥ problemas en la arteria coronaria, dolencia que ya padec√≠a desde antes del accidente.

Tendencias Ahora