Ya llevamos un año desde que comenzaron los confinamientos estrictos. Y lo cierto es que la casa se ha transformado en el lugar habitual -y único para la mayoría- para desarrollar la mayor parte de los aspectos de la vida, rodeados de nuestro núcleo más cercano casi las 24 horas del día.

Producto de este tiempo prolongado al interior del hogar, donde hay más gente circulando y menos posibilidades de salir de compras, ya sea por las restricciones sanitarias o por las decisiones personales para evitar exponerse, los electrodomésticos se han convertido en nuestros grandes aliados. Hemos necesitado más espacio en el refrigerador, cocinado diariamente para toda la familia, de seguro hemos tomado más café que nunca. Y por supuesto, se nos acumulan más platos para lavar que en el pasado.

Desde Midea, marca líder en fabricación de electrodomésticos, hemos visto reflejadas estas nuevas dinámicas concretamente en el aumento de la venta de aparatos de línea blanca, representando en 2020 un 180% más que en 2019. El recambio del refrigerador por uno más espacioso y eficiente, la adquisición de una lavadora-secadora que evite ir a la lavandería del edificio o la ayuda del lavavajillas han sido algunos de los atractivos que más motivaron ese tipo de compras.

Esta semana se discute el proyecto de ley de tercer retiro del 10% de las AFP. Y es probable que, de aprobarse, los chilenos y chilenas destinen parte de esos recursos al recambio o adquisición de electrodomésticos. Un estudio de Chiledeudas.cl revela que el 40% de las personas quisiera usar ese dinero para invertir en mejoras para sus casas o en emprendimientos.

Algo que se condice con lo ocurrido durante la semana del 10 al 16 de agosto de 2020, tras el primer retiro de fondos, donde hubo un aumento del 200% en ventas de estos productos respecto del mismo periodo del año anterior, según datos del Point of Sales Tracking de GFK, el que mostró que en categoría de línea blanca, los que más crecieron en ventas fueron los aparatos para preparar comida y las aspiradoras robot.

Sin saber por cuánto tiempo más estaremos en confinamiento, lo que podemos deducir es que la idea de hacer de la casa un lugar más cómodo, funcional y eficiente es una aspiración que crece entre la población. El estrés de la pandemia, los cambios de hábitos y la incertidumbre, generan el anhelo de facilitar las tareas domésticas, fenómeno que muchos han privilegiado y en el que la tecnología seguirá siendo una pieza fundamental para colaborar.

Thirza Ríos
Head of Marketing Midea Carrier Chile