Opinión
Miércoles 16 mayo de 2018 | Publicado a las 15:02 · Actualizado a las 19:13
El monopolio de la generación de electricidad en Chile y la dificultad de ser "prosumidor"
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La discusi√≥n sobre la Ley de Generaci√≥n Distribuida (electricidad), popularmente conocida como ‚ÄúNet Billing‚ÄĚ, determinar√° directamente dos futuros posibles:

Uno, el mismo que actualmente vivimos, donde grandes generadoras abastecen el consumo de electricidad de la población, del comercio y de la industria.

Estos dos √ļltimos segmentos tienen capacidad de negociar mejores precios en el mercado libre, mientras que los primeros, nosotros, s√≥lo podemos aspirar a que se nos proteja y provea del mejor precio posible; en el caso de Chile, uno de los m√°s caros del continente.

El otro futuro posible, aunque improbable, es uno donde todos somos Productores y Consumidores de energía, es decir, Prosumidores: no hay diferencias cualitativas ni cuantitativas que otorguen privilegios ni prebendas a unos -las grandes generadoras, el comercio o la industria-, respecto de nosotros, la población del país.

Resulta que este segundo futuro es improbable porque, entre Estado y algunos Privados, hay un consenso t√°cito en que no llegue a suceder.

Somos prosumidores

Para comenzar, en la naturaleza todos somos “Prosumidores”: desde el pasto a los alerces, de las bacterias a las ballenas, de las cucarachas hasta nosotros mismos. Todo ser vivo es a la vez un consumidor y un productor de energ√≠a, ya sea por reintegrarla al sistema durante su vida, o como resultado de su muerte.

Lo somos porque, contrario a la falacia argumental que hemos venido escuchando desde que nacimos, en la Tierra sobra energía y nunca ha faltado.

Como sabemos, la radiaci√≥n que recibimos del Sol en un d√≠a alcanzar√≠a para abastecer la demanda de electricidad de todo un a√Īo en todo el planeta, si tuvi√©semos los paneles solares necesarios para hacerlo.

De igual modo, bastaría que un 5% de la superficie del Desierto de Atacama tuviese paneles para generar más electricidad de la que actualmente consumimos en Chile, y para exportar los excedentes al resto del continente.

Este hecho fue lo que permiti√≥ y oblig√≥ a la vida a almacenar los excedentes energ√©ticos de sistema en el carb√≥n -herencia de los bosques del per√≠odo precisamente llamado carbon√≠fero-, en el petr√≥leo y en el gas: los llamados ‚Äúcombustibles f√≥siles‚ÄĚ, que efectivamente fueron la respuesta de la evoluci√≥n al exceso de energ√≠a solar disponible; al inicio de la vida en el planeta era al menos un 30% mayor que en la actualidad.

Otro modo de verificar el exceso de energía presente en la Tierra es el hecho que una sola tormenta eléctrica produce más electricidad que todas las generadoras del país.

Un rel√°mpago puede producir una potencia instant√°nea de 1 giga watt. En un d√≠a caen unos 8 millones de rel√°mpagos, y en un a√Īo promedio hay 16 millones de tormentas el√©ctricas en el planeta. Con esos datos, usted puede calcular cu√°nta energ√≠a el√©ctrica produce la propia Tierra en un a√Īo.

Así, tanto los combustibles fósiles, las nubes y la nieve, las tormentas eléctricas, la hidroelectricidad, el viento, las olas, como la propia electricidad fotovoltaica, son todos derivados de la principal fuente de energía del planeta: el Sol.

El futuro de Chile

Pues bien, tomando eso en consideración, lo que se está discutiendo respecto de la Ley de Generación Distribuida es simplemente si usted o yo -que ya tenemos derecho a utilizar una mínima parte del exceso de energía disponible en la Tierra para cubrir nuestro consumo-, podemos o no vender nuestros excedentes para que sean utilizados por un tercero.

En suma, lo que se discute es si usted o yo podremos ser prosumidores, o bien, seguiremos siendo sólo consumidores, aunque generemos parte o todo lo que consumimos nosotros mismos.

¬ŅPor qu√© el Estado o los privados pueden arrogarse el derecho de decidir quienes pueden -las grandes generadoras-, vender la energ√≠a que producen, y otros -la ciudadan√≠a-, no?

¬ŅQui√©n le dio derecho al Estado para decidir quienes pueden aprovechar, y leg√≠timamente lucrar, del exceso de energ√≠a solar del planeta, y quienes no pueden?

¬ŅUsted vot√≥ alguna vez para que unos pocos fueran los √ļnicos que pueden generar y vender el exceso de energ√≠a qu√© hay en nuestro pa√≠s?

Chile tiene dos futuros posibles:

Uno, el mismo que hoy, donde en el mejor de los casos al 2050 habrá unos 400 mil hogares con paneles solares en sus techos, generando la energía que consumen y no pudiendo vender sus excedentes al sistema.

Otro, el que algunos no quieren que exista, es en el que 6 millones de hogares podr√°n realmente optar a generar su propia Energ√≠a, y donde todos, grandes y peque√Īos, podremos aprovechar y obtener ganancias del exceso de energ√≠a que posee nuestro pa√≠s y el mundo.

¬ŅQu√© futuro prefiere usted?

Alexis López Tapia
Director
Energía Alterna

URL CORTA: http://rbb.cl/k6sq
Tendencias Ahora