Opinión
Miércoles 18 abril de 2018 | Publicado a las 16:05
"Gracias por bajar el volumen o c√≥mo crear una relaci√≥n saludable entre m√ļsicos y vecinos
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Este mes empieza la campa√Īa ‚ÄėGracias por bajar el volumen‚Äô, gestionada por vecinos del Barrio Lastarria, Bellas Artes y Parque Forestal. ¬ŅEl motivo? El (sobre) exceso de ruido hasta altas horas de la noche los siete d√≠as de la semana, los doce meses del a√Īo.

Aníbal Venegas

Las bandas carnavaleras, los eventos en el castillito del Parque, los tambores, las cantantes de √≥pera, las bailarinas del vientre y los tributos a Juan Gabriel en horarios ins√≥litos ‚Äď El Noa Noa bajo luna llena y a las dos de la madrugada con un foxtrot a cinco metros‚Äď han transformado la vida de los vecinos en un aut√©ntico infierno. ¬ŅEs suficiente con una campa√Īa? Habr√° que ver.

Cuando en enero y febrero de este a√Īo los vecinos del eje Lastarria-Parque Forestal-Bellas Artes empezaron a acaparar atenci√≥n medi√°tica a prop√≥sito de sus reclamos por el uso del Parque Forestal para la carrera de autos F√≥rmula E, se dijo que el Parque no era ‚Äúel patio‚ÄĚ ni mucho menos ‚Äúel jard√≠n‚ÄĚ de esos vecinos pitucos venidos a menos. ‚ÄúSe creen duques‚ÄĚ dec√≠an. El ex Intendente hablaba de ‚Äúesos vecinos‚ÄĚ con la boca fruncida y aleteando a favor del progreso y la voluntad popular, personificada en el complejo mundo de las tuercas y los alambres que para ser apreciados desde cerca hab√≠a que pagar setenta mil pesos v√≠a Webpay. Y de paso da√Īar el fr√°gil patrimonio. ‚ÄúSi no les gustan los eventos, v√°yanse‚ÄĚ. As√≠ nada m√°s, v√°yanse de sus casas. Dejen sus departamentos, sus recuerdos, el derecho que tienen a vivir en la ciudad para que se abran las puertas del inter√©s tur√≠stico y sobre todo de la alta cultura, que a una estupenda √©lite le agrada consumir a destajo despu√©s de los vinos.

Creen que se refinan porque escuchan a la soprano en la calle Villavicencio. La verdadera catarsis aristot√©lica. Con estilo urbano opinan que los vecinos no logran entender en su dimensi√≥n global la suerte que tienen de disfrutar el acceso a una cultura general por el solo hecho de vivir ah√≠ mismo. Nada m√°s salen de la casa y ¬°zaz! tropiezan con el arte. A veces caen al suelo y sufren por ese duro tratamiento. ‚ÄúA m√≠ me encantar√≠a vivir en Lastarria‚ÄĚ, ‚Äúse quejan de llenos‚ÄĚ, ‚Äúgente amargada‚ÄĚ, ‚Äúcons√≠ganse una vida‚ÄĚ. As√≠ hablan ellos.

Para sorpresa de varios, arriba de los restaurantes y de las batucadas, en frente del Parque y a la vuelta del Museo tambi√©n vive gente, que a veces incluso quiere descansar y dormir. En el momento en que dicha gente pretende dialogar con los m√ļsicos ambulantes ah√≠ s√≠ que podemos empezar a hablar de la cruda realidad. Cuando no son recibidos con pullas e insultos se apela a objetos contundentes de diversa √≠ndole. Hace poco m√°s de un mes una vecina de Lastarria cansada de llamar a Carabineros ‚Äďque simplemente no llegaron, como casi siempre‚Äď, decidi√≥ bajar de su departamento para hablar directamente con los artistas de m√ļsica carnavalera apostados a las afueras del Bi√≥grafo y pedirles muy gentilmente que por favor bajen el volumen, tengo derecho a mi descanso. No s√≥lo fue maltratada verbalmente por el p√ļblico cultural, sino que encima fue golpeada por uno de los m√ļsicos en la cabeza, la mechonearon y la agarraron del cuello y √°ndate para la casa viejuja tal por cual. Y cuando los vecinos del Parque Forestal se quejan por los eventos de madrugada en el Castillito son tratados de mentirosos, que c√≥mo se les ocurre que en ese lugar va a haber bochinche, si nosotros nos hacemos el pino inspeccionando, ese lugar emana una impresi√≥n terriblemente est√©tica, c√≥mo es posible.

¬ŅHasta d√≥nde pueden aguantar los vecinos del casco hist√≥rico de Santiago? ¬ŅVivir en un sector Gentrificado, repleto de m√ļsicos callejeros y vendedores ambulantes los inhabilita para reclamar sus derechos?

Por lo mismo se han organizado y han comenzado a trabajar en la campa√Īa ‚ÄúGracias por bajar el volumen: vecinos descansando‚ÄĚ que en 2015 fue muy exitosa pero que, desgraciadamente, no se mantuvo en el tiempo. Dicha campa√Īa tiene por objeto plantear el tema de los ruidos molestos como un problema grav√≠simo de convivencia y que redunda directamente en la calidad de vida de quienes viven en el sector. No se trata de echar a los m√ļsicos ni pedir a las autoridades que metan presa a la gente que usa los espacios p√ļblicos para divertir a paseantes y turistas y de paso ganarse la vida. Se trata de establecer una relaci√≥n saludable entre m√ļsicos y vecinos donde la premisa sea el respeto por el otro y entenderlo en su subjetividad. A partir de este mes quienes transiten por el sector ver√°n pendones blancos colgando de los balcones con el siguiente eslogan: ‚ÄúGracias por bajar el volumen. Vecinos Descansando‚ÄĚ. Asimismo, habr√° mesas de di√°logo con los m√ļsicos a fin de manifestar inquietudes y explicar que arriba, en los pisos superiores, tambi√©n viven personas, ancianos, j√≥venes, estudiantes, y que tienen todo el derecho del mundo a vivir en paz. ¬ŅPor el solo hecho de residir en Lastarria hay que soportar los tambores d√≠a y noche? Empecemos a gestionar la vida de barrio de forma org√°nica, arm√≥nica, saludable y respetuosa porque todos, vecinos, artistas, turistas y amigos tienen el derecho a vivir en un lugar mejor.

Tendencias Ahora