Aunque lo absolvieron por la muerte de la mujer, el tribunal le impuso penas efectivas por romper su celular y quebrantar la orden de alejamiento que pesaba en su contra.

Aunque fue absuelto de la acusación por femicidio, el último conviviente de Glenda Delgado Cárdenas no recuperó su libertad.

Esto, porque el Tribunal Oral en lo Penal de Punta Arenas lo sentenció el lunes a casi seis años de cárcel por desacato y daños simples, ambos en contexto de violencia intrafamiliar.

Los delitos quedaron en evidencia en la mañana del 28 de diciembre de 2019, cuando Carabineros halló el cuerpo sin vida de Glenda en un sitio eriazo contiguo al Estadio Fiscal.

Mientras realizaban el procedimiento por hallazgo de cadáver, los funcionarios policiales vieron que el acusado abandonaba la improvisada vivienda que compartía con la víctima, ubicada a solo metros de donde se encontró el cuerpo.

Cabe destacar que el sujeto no podía vivir con ella, pues pesaba sobre él una prohibición de acercamiento por una causa de violencia intrafamiliar, según publica El Pingüino.

Y tras advertir la presencia policial, se dio a la fuga y se escondió dentro de un gimnasio de la Corporación de Deporte del Personal de ENAP (Cordenap), pero Carabineros logró detenerlo.

Posteriormente, en el inmueble de la pareja se encontró el celular destruido de Glenda.

Absuelto por el femicidio de Glenda Delgado

La Fiscalía sindicó al condenado como el autor de la muerte de Glenda, por lo que solicitaba casi 27 años de cárcel. Según su acusación, el desplome de la víctima estuvo precedido por golpes y estrangulamientos en la casa que compartía con el encausado.

El juicio se inició a mediados de octubre. Se trataba de la segunda vez que el acusado era ajusticiado, pues el tribunal oral ya lo había absuelto por femicidio en abril, pero la Corte de Apelaciones anuló esa sentencia y ordenó la repetición del juicio.

Esta vez el resultado fue casi el mismo. Tras rendirse la prueba, el tribunal absolvió al acusado de haber ultimado a Glenda. Se dieron por acreditados solo los daños al celular y el quebrantamiento de la orden de alejamiento.

Ayer los jueces comunicaron la nueva sentencia. La audiencia no contó con la presencia de familiares ni activistas, como en oportunidades anteriores.

Los magistrados le impusieron cinco años de cárcel por desacato y 300 días de presidio por daños, penas que serán de cumplimiento efectivo en el Complejo Penitenciario de Punta Arenas.

No obstante, se le abonarán cerca de 700 días de cárcel por el tiempo que estuvo en prisión preventiva por esta causa.

Violencia contra la mujer
Si eres víctima o testigo de violencia contra la mujer, denuncia al 149 de Carabineros, recibe orientación llamando al número corto 1455 del Sernameg o pulsa para usar el chat de denuncia Sernameg