¿Cómo será el planeta en 2031? ¿Dónde estarás? ¿Cómo será Chile? Estas son algunas de las preguntas que decenas de líderes de opinión de distintos ámbitos respondieron en el marco de “Correo Futuro”.

Se trata de una campaña a cargo del reconocido publicista Patricio Del Sante que invita a participar a toda la ciudadanía realizando proyecciones en formato carta de cómo visualizan el futuro de Chile y el mundo, actividad que forma parte de la décima versión de Congreso del Futuro titulada “Habitar la incertidumbre”.

Entre las personalidades que enviaron sus cartas destaca el premio nacional de ciencias exactas, José Maza, quien afirmó: “Para 2031 el mundo debe ir caminando fuertemente a revertir la contaminación y las malas prácticas que han puesto al planeta en riesgo de no poder seguir albergando la vida. Este es el único planeta del universo donde sabemos que hay vida; no podemos dejar que desaparezca”.

Por su parte, la chef Connie Achurra, en su texto proyecta que para 2031 “los grandes cambios van a estar liderados por mujeres y temas como el aborto, eutanasia, adopción homoparental y otras, ya van a ser temas zanjados y aprobados en muchos países, incluido Chile”.

Desde el mundo de la política Evelyn Matthei aseguró en su misiva lo siguiente: “En lo personal, para 2031 me veo alejada de cargos públicos y fuera de la política. Para el país, espero muchas cosas. Quizás no todas se lograrán en 10 años pero anhelo equidad. Un Chile unido, sin segregación social, sin barrios con narcotráfico”.

Entre otras personalidades que se sumaron enviando su carta proyectando Chile, el mundo y sus vidas para el año 2031, destacan Michelle Adam, Javiera Contador, Jean Phillipe Cretton, Marcelo Cicali, Marcelo Comparini, Gabriel León, Matias Muchnick y Rodrigo Guendelman, entre muchos otros.

¿Cómo escribir una carta en Correo Futuro?

El objetivo central de esta actividad es motivar a toda la ciudadanía para que participe realizando sus proyecciones desde su punto de vista y así acercar la ciencia a todos los chilenos.

La invitación es abierta y tiene tres modalidades para participar: Ingresar a www.congresofuturo.cl/correofuturo y rellenar las casillas correspondientes; enviar un correo a correofuturo@congresofuturo.org; o escribir una carta física y dejarla en cualquier oficina de Correos de Chile a lo largo del país.

Al ser recibidas, la organización analizará cada una de las cartas con inteligencia artificial para descubrir cuáles son los conceptos y anhelos que más se repiten en los textos y así conocer cómo los y las chilenas vemos el futuro inmediato.

Además, la gran apuesta de Correo Futuro es que en 2031 las cartas serán devueltas a sus dueñas y dueños con la finalidad de que cada uno pueda comprobar si sus anhelos se cumplieron o no.

Revisa a continuación algunas de las cartas escritas por diferentes personalidades.

Evelyn Matthei

Me invitaron a plasmar mi visión de lo que creo pasará en 10 años más, o sea, en el 2031. Pareciera ser un número muy lejano, pero la verdad, es que el tiempo pasa volando y no nos daremos cuenta cuando estos escritos sean abiertos y podamos verificar si lo que pensamos se cumplió o no.

En lo personal, en 10 años me veo alejada de cargos públicos y fuera de la política. Me veo disfrutando a mi familia, de mi jardín, los hobbies que muchas veces no pude realizar por falta de tiempo, etc. Espero, también haberme convertido en abuela, y tener tiempo suficiente para estar con mis nietos.

Para el país, espero muchas cosas. Quizás no todas se lograrán en 10 años pero anhelo equidad. Una mejor educación para todos. Igualdad en materia de género, mujeres en cargos públicos, que lideren grandes grupos. Un chile unido, sin segregación social. Sin barrios con narcotráfico.

Un Chile ecológico, que haya cuidado del medioambiente y haya tomado conciencia de que no existe un planeta B, solo el de aquí y ahora. Por otro lado, me gustaría mucho que se erradicara la violencia contra la mujer, que la palabra femicidio sea olvidada y no tengamos nunca más ese tipo de delitos en nuestro país.

En el 2031, espero que seamos un Chile más deportista, que tengamos áreas verdes donde correr y ejercitar sea algo común día a día, que bajemos la tasa de obesidad y cambiemos una vez por todas el “switch”, para así tener una mejor salud.

Y por último, respeto por nuestros pueblos originarios, por las diversas culturas que tenemos y creo que hoy, estamos al debe. Al pensar en cómo veo al mundo en 10 años, me parece que hay muchas cosas por cambiar, pero de las más importantes es el cambio climático. Creo que si no se actúa pronto y no se toman las medidas necesarias, podríamos terminar muy mal. Necesitamos la unión de todos para poder combatirlo y de una u otra manera ayudar al planeta a sanar de todo el daño que hemos hecho.

Espero que para el 2031 hayamos tomado conciencia, también, del cuidado del agua, y de lo importante que es este recurso natural para crear vida y cuidarlo como algo muy preciado.

Pero por sobre todo, espero que todo lo que está escrito acá, no quede solo en palabras y de corazón, deseo que se materialicen y se hagan realidad.

Jean Phillipe Cretton

Es 2031. Tengo 45 años. Soy padre de Moana. 16 años. Es difícil criar en estos tiempos en que todo ha cambiado tan rápido. No hasta hace mucho eran los teléfonos celulares los que regían nuestro día a día y la forma de comunicarnos. No como ahora.

Fluctúo entre Santiago y mi casa en el bosque. En un inicio la pensé como un refugio, pero hoy es más bien un santuario. Personal y natural. Aún más, considerando todo lo que estamos viviendo con el agua. Me gusta esto del trabajo a distancia. Sin embargo, estoy siempre atento a no perder los afectos, que a mi juicio son verdaderos, cuando son sensoriales.

El futuro llegó antes de lo que esperaba. Y pese a todas sus dificultades, confío en que vamos hacia un mejor lugar.

Debimos empezar antes, siempre lo supimos, pero hoy más que nunca el pasado, el presente y el futuro, son uno. Somos uno.

Connie Achurra

Imaginarse en el año 2031 es especialmente difícil ahora, en medio de una pandemia y con tan pocas certezas y tanta incertidumbre. En 10 años más voy a tener 53 años y mis hijas 22 y 23, me imagino viviendo nuestra casa de Ñuñoa, con el jardín casi como un bosque, mis hijas estudiando y con más perros que hoy, yo me veo escribiendo mi décimo libro de cocina, grabando desde mi casa, haciendo clases, charlas y talleres, casi todo virtual. También me imagino con un café en el barrio, algo chiquitito, acogedor y lleno de gente entretenida.

Me imagino que la crisis hídrica va a estar al límite y estaremos ad portas de grandes cambios en relación a las energías y el agua. También me imagino un país y un mundo más justo y seguro, un país con una constitución nueva que ya lleva algunos años y que ha permitido ir cambiando paradigmas de las estructuras sociales y derechos fundamentales. Creo que el 2031 el mundo y los grandes cambios van a estar liderados por mujeres y que temas como el aborto, eutanasia, adopción homoparental y otras, ya van a ser temas zanjados y aprobados en muchos países, incluido Chile.

Pienso que el plástico y lo desechable ya va estar en proceso de desaparecer. También creo que vamos a tener una generación de gente joven extremadamente idealista y activista, me imagino una era de convicciones y cambios, de esperanza, de renovación, también de muchos avances en la ciencia a propósito del Covid en el 2020 y 2021, espero que a esas alturas ya exista también una vacuna para la jaqueca -¡lo deseo con el alma!- y que la calidad de vida, para muchas personas, haya mejorado de manera notoria. Mis papás en 10 años ya van a estar viejos, espero que esa tecnología les ayude a tener una vida mucho más placentera y amable.

En resumen, tengo esperanza en el futuro, siento que estamos en una transición tremenda, en medio del caos y que en 10 años más y con un poco de distancia, toda esta locura va a ir decantando y que la pandemia y tantas cosas en estos años, nos hagan entender de una vez, que debemos tomar conciencia real de como estamos destruyendo en planeta.

José Maza

En el 2031 espero estar próximo a finalizar mi trabajo de divulgación científica en Chile y en el mundo de habla hispana. Quisiera tener publicado una docena de libros, motivando a jóvenes y niños en el mundo de la ciencia.

El Chile del 2031 que yo anhelo es uno donde la educación camina ya a paso firme formando una nueva generación de chilenos, para el siglo XXI. El foco de la educación debe ir dirigido a ser los mejores del mundo y no a tratar de no ser de los peores como parece ser ahora.

El mundo debe, en el 2031, ir caminando fuertemente a revertir la contaminación y las malas prácticas que han puesto al planeta en riesgo de no poder seguir albergando la vida. Este es el único planeta del universo donde sabemos que hay vida; no podemos dejar que desaparezca.