Tecnología
Saccorhytus: el extra√Īo antepasado del hombre de horripilante aspecto
Publicado por: Denisse Charpentier La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅQu√© tenemos en com√ļn con las estrellas de mar y los gusanos marinos? Un antepasado con forma de saco y nueve orificios, seg√ļn un estudio publicado el lunes por la revista brit√°nica Nature.

“En tanto que vertebrados, pertenecemos a un grupo conocido bajo el nombre de deuterostomios”, explica a la AFP Simon Conway Morris, de la Universidad de Cambridge y coautor del estudio. “Pero este grupo es de una diversidad enorme”, agrega el investigador. Puesto que tambi√©n encontramos las estrellas de mar, los gusanos marinos, los erizos…

De ah√≠ la pregunta: ¬Ņcu√°l es el antepasado com√ļn de estas especies tan diferentes?

Al descubrir “Saccorhytus“, en la provincia de Shaanxi, en China central, unos investigadores chinos dieron al parecer con la respuesta.

“Saccorhytus nos revel√≥ a qu√© se parec√≠a a nuestro antepasado com√ļn”, afirma Conway Morris. Era min√ļsculo (1 mm), con forma de saco y ocho aperturas en todo el cuerpo, adem√°s de la boca, muy prominente.

Estas min√ļsculas criaturas acu√°ticas, halladas fosilizadas, vivieron hace unos 540 millones de a√Īos, probablemente entre los granos de arena en el fondo del mar.

Saccorhytus | Nature
Saccorhytus | Nature

Para los autores del estudio, se trata del deuterostomio m√°s antiguo hasta ahora conocido. Y por lo tanto “del antepasado prehist√≥rico m√°s antiguo del ser humano”.

“Saccorhytus nos aporta informaciones importantes sobre las primeras fases de la evoluci√≥n de un grupo que condujo a los peces y finalmente, a nosotros”, indic√≥ un comunicado de la Universidad de Cambridge.

El min√ļsculo animal ten√≠a una gran boca (respecto al resto de su cuerpo). Se alimentaba probablemente engullendo part√≠culas de alimentos y criaturas diversas.

Los investigadores no excluyen que dispusiera de receptores sensoriales, pero no hallaron nada que pudiera parecerse a unos ojos.

Las ocho aperturas cónicas le permitían quizás evacuar el agua que se tragaba, especialmente porque al parecer el animal no tenía ano.

Estos orificios podr√≠an ser “el precursor evolutivo de las branquias de los peces”, seg√ļn la Universidad de Cambridge.

Para los investigadores, detr√°s de este mini-monstruo, Saccorhytus escond√≠a un “nivel destacable de complejidad org√°nica para un estadio tan precoz de la evoluci√≥n animal”.

Tendencias Ahora