Internacional
A√ļn no hay rastro de las 219 ni√Īas nigerianas de Chibok secuestradas por Boko Haram
Publicado por: Alberto Gonz√°lez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Dos a√Īos despu√©s del secuestro masivo, a√ļn no hay rastro de 219 ni√Īas nigerianas desaparecidas a manos del grupo terrorista Boko Haram. Los padres enfrentan solos el dolor, el miedo y la rabia.

‚ÄúTe damos gracias Se√Īor por estar vivos. Te damos gracias por habernos salvado de los peligros en el camino a Chibok‚ÄĚ. Las palabras de la oraci√≥n que pronuncian varias decenas de hombres y mujeres a orillas del pueblo del norte de Nigeria son simples, claras y conmovedoras, y marcan el inicio de un evento hist√≥rico. Casi todos los participantes son padres que en la noche del 14 de abril de 2014 perdieron a sus hijas cuando la milicia terrorista secuestr√≥ a cientos de alumnas en una escuela local. Dos a√Īos m√°s tarde, a√ļn no hay rastro de 219 de ellas.

Es la primera vez que los padres se re√ļnen en el lugar del crimen. M√≥nica Stover, madre de una de las v√≠ctimas, ha perdido la esperanza de volver a ver a su hija Saraya, y por lo mismo guarda como un tesoro una de las pocos fotos que le quedan de su ni√Īa, que en el momento del secuestro ten√≠a 16 a√Īos.

No obstante, no solo la aflige la p√©rdida de su hija, sino tambi√©n el comportamiento del Gobierno: ‚ÄúNadie habl√≥ con nosotros. No vimos ni escuchamos nada del Gobierno, √ļnicamente obtuvimos informaciones a trav√©s de las noticias. Pero los padres que vivimos en Chibok no recibimos nada‚ÄĚ, dice.

Presión política y memoria

La Fundaci√≥n Murtala-Muhammed, que tambi√©n organiz√≥ el encuentro en Chibok, brinda apoyo a las familias de las desaparecidas. Seg√ļn sus propias informaciones, la fundaci√≥n intercede a favor de la buena gobernanza y la educaci√≥n escolar para ni√Īas.

Su directora, Aisha Muhammed-Oyebode, es hija del difunto general Murtala Muhammed que gobern√≥ Nigeria entre 1975 y 1976, a√Īo en que fue asesinado. Tras el secuestro masivo, la fundaci√≥n tambi√©n comenz√≥ a apoyar a los padres de Chibok.

Apenas la semana pasada, el Gobierno autorizó la ceremonia conmemorativa que tuvo lugar este jueves en el pueblo de las desaparecidas, hasta donde viajó Muhammed-Oyebode escoltada por militares fuertemente armados, debido a que que en la lejana región del norte de Nigeria es fácil secuestrar a personas.

Sin embargo, Aisha asegura que seguir√°n luchando hasta encontrar a las ni√Īas, e incluso propuso reconstruir la escuela en la que fueron raptadas. ‚ÄúSer√≠a un importante s√≠mbolo‚ÄĚ, se√Īala.

Desprotegidas en Chibok

En los √ļltimos a√Īos, miles de ni√Īas, j√≥venes y mujeres fueron secuestradas por Boko Haram. Nadie conoce el n√ļmero exacto de los desaparecidos y con suerte, algunos logran escapar o son liberados. No obstante, no es casualidad que hace dos a√Īos fuera atacado el pueblo de Chibok.

Yakubu Nkeki, representante de los padres, critica que el Gobierno primero ordenara cerrar las escuelas en el estado de Borno por cuestiones de seguridad y dos semanas después las volviera a abrir sin haber adoptado medidas de seguridad.

‚ÄúLas ni√Īas estaban solas y desprotegidas. Solo hab√≠a 15 soldados en Chibok‚ÄĚ, dice lleno de rabia. De ah√≠ que las alumnas hayan sido una presa f√°cil para el grupo terrorista.

Tendencias Ahora