Nacional
Madre de profesora desaparecida en Magallanes pide que la ex pareja entregue información
Publicado por: Diario El Ping√ľino
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Se cumplir√° un a√Īo desde que Irma Sol√≠s Cruces, profesora de 32 a√Īos oriunda de Chill√°n, desapareci√≥ sin dejar rastro alguno, luego radicarse en Punta Arenas.

Ernestina Cruces Scholz, madre de la joven, recuerda haber hablado con ella por √ļltima vez el 14 de abril de 2015, en conversaci√≥n una telef√≥nica. “Nunca m√°s supimos nada de ella”, dijo en entrevista con El Ping√ľino.

Perdieron todo contacto y eso llamó mucho la atención de la familia, quienes hasta el día de hoy desconocen su paradero.

Desde ese momento comenzaron a transitar un largo camino, que los llevaría a mantener contactos permanentes con la Policía de Investigaciones y el fiscal de Magallanes, Eugenio Campos Lucero, a partir de la denuncia por presunta desgracia que los familiares interpusieron ante la PDI de Chillán.

En este tiempo, el personal policial ha realizado muchas diligencias, incluso entrevistándose con la ex pareja de la mujer, de iniciales E.J.V., quien es funcionario de la Armada y habría declarado no haberla visto más, luego del término de su relación.

Las indagaciones establecieron que la mujer y su pareja vivieron en un domicilio de la poblaci√≥n Cardenal Ra√ļl Silva Henr√≠quez en Punta Arenas, para luego de unos meses cambiarse a una vivienda fiscal del sector sur de la capital regional, lugar que habr√≠a abandonado la mujer.

Meses después, en junio, apareció el vehículo de Irma, en los estacionamientos de la población del primer domicilio, siendo periciado por personal del Laboratorio de Criminalística de la PDI, quienes no encontraron rastros ni huellas.

En el mismo vehículo, fueron encontradas algunas maletas y bolsos, pertenecientes a la mujer, las cuales fueron revisadas, sin encontrar rastros o indicios que permitan dar una nueva pista referente al caso.

Un a√Īo “tormentoso”

“Para mi ha sido un a√Īo tormentoso, doloroso, y moralmente estoy acabada, tanto por la desaparici√≥n de mi hija, de quien no sabemos nada, como por las especulaciones que surgieron posteriormente”, declar√≥ Ernestina Cruces.

Hasta ahora no hay ning√ļn rastro ni nada concreto. La madre de la joven desaparecida estima que las diligencias deben insistir en solicitar informaci√≥n a la ex pareja de Irma “para que entregue antecedentes”, dice.

“Nunca dijo (la ex pareja) que ella se fue de la casa. No existe un documento, ni en la Armada ni en Carabineros, que acredite que ella se fue del hogar. Ni que √©l la ech√≥ o que ella se fue por su propia voluntad. No hay registro de eso”, argument√≥ Cruces.

La madre record√≥ que el 15 de abril llam√≥ a su nieta, hija de Irma, para que abriera una cuenta de Skype y comunicarse. “Esa fue la √ļltima comunicaci√≥n, pero no vi√©ndonos, sino que solamente por escritura. Y luego, de un momento a otro, desapareci√≥. Por lo mismo, nosotros no tenemos la certeza de si en realidad convers√°bamos con Irma o era otra persona la que estaba escribiendo”, dijo.

Lo √ļltimo que la hija le escribi√≥ a Irma fue “mam√° d√≥nde est√°s, contesta”.

Ernestina Cruces sostuvo que la ex pareja de Irma no la dejaba hablar con ellos y también le llamó mucho la atención que tan tarde diera aviso de la desaparición.

La teoría de la madre

“Mi teor√≠a es que a Irma algo le pas√≥, lo sostengo tajantemente. Digo que voluntaria o involuntariamente, mi hija ya no est√° en este mundo. As√≠ de tajante soy, porque de lo contrario Irma se hubiese comunicado con nosotros, s√≠ o s√≠. Y eso se lo he dicho a la PDI”, indic√≥ la madre.

Cuando el fiscal la invit√≥ a Punta Arenas dice que le respondi√≥: “si usted me tiene noticias, porque voy a ir con mi nieta, viajo. Porque no quiero ir a escuchar lo que escucharon mi esposo y mi cu√Īado. Los dos primeros viajes los pag√≥ mi cu√Īado y el tercero la fiscal√≠a, pero yo no voy a ir a escuchar lo mismo. Yo quiero verdades, quiero investigaci√≥n. No voy a ir sentarme a escuchar, sino a hacer preguntas y espero respuestas concretas”.

“A mi no me deja conforme que me digan que fueron a la casa donde viv√≠a mi hija y que no encontraron ning√ļn rastro de ella. Eso no me satisface, porque rastrearon el tel√©fono de mi hija y el de √©l (ex pareja) no, porque como no est√° inculpado, me se√Īalaron que no se puede rastrear. Esto no puede ser, si √©l estuvo con mi hija”, enfatiz√≥.

Tendencias Ahora