Internacional
Republicanos protagonizan √°spero debate marcado por cuestionamientos a Trump y Carson
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los precandidatos del Partido Republicano a las presidenciales del pr√≥ximo a√Īo en Estados Unidos protagonizaron este mi√©rcoles un debate marcado por √°speros ataques cruzados, en especial contra los dos favoritos, Donald Trump y Ben Carson, por la viabilidad de sus propuestas.

En un debate programado para que los precandidatos discutieran sobre economía y programas fiscales, los republicanos pasaron buena parte trabados en todo tipo de discusiones, poniendo al descubierto las tensiones entre los políticos experimentados y los recién llegados, como son los dos favoritos.

En un momento del debate, Jeb Bush apremi√≥ al senador Marco Rubio (su ex protegido pol√≠tico) a que se “presente a trabajar (en referencia a sus constantes ausencias en votaciones en el Congreso) o renuncie” a la candidatura.

Por su parte, el gobernador de Ohio y ex legislador, John Kasich, demoli√≥ las propuestas lanzadas de Trump y Carson, y formul√≥ un llamado al resto del partido: “Esas ideas son una fantas√≠a. Muchachos, ¬°despi√©rtense’”.

En respuesta, Trump dijo que “los sondeos de Kasich se hundieron, por eso est√° ah√≠, al costado del escenario”.

En este cuadro de tensión generalizada, hasta los moderadores fueron blanco de la ira de los polemistas.

Cuando un moderador pregunt√≥ a Trump si sus propuestas constitu√≠an una “versi√≥n de historieta de una campa√Īa”, el multimillonario dijo que “no me gusta la forma que has formulado tu pregunta”.

Consolidación o retroceso

Este debate fue el primero entre los aspirantes republicanos desde que un sondeo de alcance nacional mostró a Carson, un exitoso y ultraconservador neurocirujano, por delante de Trump, con Rubio en un lejano tercer lugar.

La ca√≠da de Trump a un segundo lugar es hasta ahora la m√°s clara se√Īal de la desaceleraci√≥n de su candidatura, en una tendencia que puede explicar la conducta agresiva del multimillonario en el debate.

En la tarde del martes, durante un acto partidario en Sioux City, en el estado de Iowa, Trump llegó al extremo de prácticamente rogar por votos.

“Iowa, ¬Ņvan a hacer valer sus n√ļmeros? Les prometo que har√© un trabajo buen√≠simo”, dijo Trump, lejos del candidato que acostumbr√≥ a sus seguidores a no pedir nada, ni siquiera dinero para la campa√Īa.

En este contexto, Trump se presentó al debate con el espíritu de quien sube a un ring para frenar el crecimiento de Carson, pero se convirtió en el blanco de las críticas de los otros aspirantes.

Carson, sin embargo, busc√≥ mantener la calma e hizo justicia a su promesa de no dejarse “arrastrar al lodo”, evitando a toda costa verse envuelto en discusiones.

La otra gran incógnita del debate era la suerte de Bush, ex gobernador de Florida e hijo y hermano de expresidentes, cuya candidatura parece no haber salido del punto muerto a pesar de contar con enormes aportes financieros.

Bush buscó presentarse como un candidato experimentado y calmo, con ataques a Trump, Carson y Rubio, pero no logró mantener la agresividad en las réplicas ni tuvo momentos destacados en la discusión.

El primer indicio de las tensiones internas en el comit√© de campa√Īa de Bush se conocieron el lunes, cuando toda la familia se reuni√≥ a puertas cerradas para discutir la situaci√≥n en medio de medidas generales de contenci√≥n de gastos de su equipo.

Rubio, corriendo por el costado

Rubio, a su vez, trat√≥ de fortalecer su posici√≥n en la carrera republicana como una alternativa a personas como Trump o Carson, sin historia en el partido ni experiencia en cargos p√ļblicos.

Hijo de inmigrantes cubanos y fluido en el idioma espa√Īol, Rubio tiene buen di√°logo con la influyente comunidad hispana y hasta el momento su juventud (44 a√Īos) no ha sido vista como se√Īal de falta de experiencia sino de pertenencia a una nueva generaci√≥n de pol√≠ticos.

En los sondeos Rubio parece haber dejado definitivamente atr√°s a Bush y a la empresaria Carly Fiorina, vedette del primer debate en agosto.

Además de Trump, Carson, Rubio, Bush, Fiorina y Kasich, el debate contó con la presencia de los senadores Ted Cruz y Rand Paul, el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee y el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie.

El segundo debate entre los aspirantes republicanos hab√≠a sido un espect√°culo de agresiones, bromas de gusto dudoso y acusaciones internas, en abierto contraste con la civilidad que marc√≥ el √ļnico debate hasta ahora entre los precandidatos dem√≥cratas.

Tres candidatos aspiran a la nominaci√≥n del Partido Dem√≥crata, pero la exsecretaria de Estado Hillary Clinton recuper√≥ en los √ļltimos d√≠as su posici√≥n de liderazgo y es la clara favorita a ganar las primarias.

Tendencias Ahora