Sociedad
La ex c√°rcel ecuatoriana de 139 a√Īos de antig√ľedad que despunta como hotel
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un ex penal construido en el siglo XIX, en el que estuvieron detenidos expresidentes y que llegó a tener 4.000 presos en condiciones de hacinamiento, despunta para ser convertido en un hotel en el centro colonial de Quito.

La transformación de otras ex cárceles, como la de Montevideo en un centro comercial, y la de Boston en un lujoso hotel ha llamado la atención del mandatario, Rafael Correa, tras el cierre del expenal García Moreno, inaugurado en 1875 con una capacidad inicial de 270 reos.

“La prisi√≥n Garc√≠a Moreno, imag√≠nense lo lindo: de prisi√≥n a hotel”, dijo Correa durante uno de sus recientes informes semanales de labores, agregando que “es una construcci√≥n preciosa” de la √©poca republicana.

Luego de su clausura en abril de 2014, cuando unas 4.000 personas privadas de la libertad fueron trasladadas a modernos centros de rehabilitación social (las autoridades evitan hablar de presos y cárceles), la excárcel que fue la principal de Quito se convirtió en la sede de una muestra fotográfica sobre sus precarias condiciones.

Los visitantes también pueden observar las celdas de 7,6 m2 en las que vivían hasta diez personas. Una de ellas era ocupada por un narcotraficante que la modificó en una habitación cinco estrellas.

“El hotel m√°s lujoso en Boston es la exc√°rcel de la ciudad. Yo no lo sab√≠a cuando lo propuse” para el Garc√≠a Moreno, manifest√≥ Correa. “Investigando nos dimos cuenta que hab√≠a experiencias al respecto”, a√Īadi√≥.

Rodrigo Buendia | AFP

Rodrigo Buendia | AFP

M√°s que hotel, un centro cultural

El plan para restaurar el expenal, considerado un bien patrimonial, está a cargo del ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, que en los próximos meses definirá a la empresa que realizará la obra, dijo una fuente de esa cartera a la AFP.

Sin embargo, para Alfonso Ortiz, arquitecto y cronista de Quito, la iniciativa presidencial debe ser “analizada a profundidad”, con miras a preservar la “memoria” del recinto, en el que estuvieron intelectuales, pol√≠ticos y exgobernantes como Lucio Guti√©rrez (2003-2005) y Eloy Alfaro, pariente de Correa que en 1912 fue asesinado en la c√°rcel por opositores y luego arrastrado por las calles.

“Hace falta un an√°lisis mucho m√°s cuidadoso de lo que es la memoria de ese edificio. El momento de convertirle en un hotel se va a destruir estructuralmente al edificio por el interior, va a perder su esencia”, declar√≥ Ortiz a la AFP.

Sugirió tomar en cuenta otras experiencias en Latinoamérica como el de la cárcel de Lecumberri en la capital mexicana, que actualmente alberga el Archivo General de la Nación, o el panóptico de Bogotá que pasó a ser el Museo Nacional de Colombia.

La edificaci√≥n “puede ser aprovechada adecuadamente para que tengan cabida todas estas manifestaciones culturales y que sirvan a la ciudadan√≠a”, apunt√≥ Ortiz.

Rodrigo Buendia | AFP

Rodrigo Buendia | AFP

“Se extra√Īa al penal”

Si bien la exprisión está en el occidente de la parte antigua de Quito, que se incluye en el Patrimonio Cultural de la Humanidad, la zona donde se asienta es calificada de alta peligrosidad, por lo que las autoridades prevén una rehabilitación.

Gabriela P√°ez, una comerciante del lugar, coment√≥ a la AFP que “se extra√Īa al penal” por el flujo de clientes y por la “seguridad” que brindaban los polic√≠as que custodiaban la penitenciar√≠a.

Hacia finales del siglo XX e inicios del XXI, en el expenal “campeaban la corrupci√≥n, la insalubridad, el hacinamiento y altos grados de violencia que marcaron su colapso definitivo”, seg√ļn el ministerio de Justicia.

Durante su recorrido por el Garc√≠a Moreno con ocasi√≥n de la exposici√≥n fotogr√°fica, Santiago Rodr√≠guez, de 46 a√Īos, expres√≥ a la AFP que las autoridades podr√≠an “hacerle un museo as√≠ como est√°, para que recuerde a la gente lo que se hizo mal” en cuanto al trato degradante que sufrieron los presos.

Jhoarolee Le√≥n, una universitaria de 20 a√Īos, dijo a su vez que sinti√≥ un “escalofr√≠o” al conocer los l√ļgubres calabozos.

Rodrigo Buendia | AFP

Rodrigo Buendia | AFP

Tendencias Ahora