Internacional
√öltimo ejemplar de semanario Charlie Hebdo agotado en toda Francia a una semana del ataque
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El primer n√ļmero de Charlie Hebdo desde el atentado que diezm√≥ a la redacci√≥n del semanario se agot√≥ este mi√©rcoles en toda Francia y su tirada pasar√° de tres a cinco millones de ejemplares para hacer frente a la demanda, anunci√≥ a la AFP la distribuidora.

“El editor decidi√≥ esta ma√Īana subir la tirada a 5 millones”, declar√≥ V√©ronique Faujour, presidenta de la distribuidora MLP. Ser√°n distribuidos a raz√≥n de unos 500.000 ejemplares diarios, lo que permitir√° abastecer a todos los quioscos que lo pidan, afirm√≥.

El n√ļmero hist√≥rico del semanario se hab√≠a agotado el mi√©rcoles por la ma√Īana en toda Francia poco despu√©s de aparecer en los quioscos.

En su portada, los supervivientes del semanario representaron a Mahoma con una l√°grima portando un letrero “Yo soy Charlie” y bajo el t√≠tulo “Todo queda perdonado”, tras el ataque que dej√≥ 12 muertos, entre ellos los dibujantes m√°s destacados de la revista sat√≠rica.

Los kiosqueros no dan abasto

“Deber√≠an haber previsto m√°s cantidad, no damos abasto”, comenta un kiosquero parisino que no sale de su asombro al ver su negocio tomado por asalto desde la madrugada por clientes que le reclaman la edici√≥n hist√≥rica de Charlie Hebdo realizada por los sobreviviente del atentado.

En toda Francia se repite la misma escena: vendedores de diarios desbordados por la demanda, ante clientes decepcionados por no haber podido comprar el semanario.

En algunos casos, se llega a las manos para obtener este n√ļmero excepcional, con Mahoma llorando en primera plana. Extra√Īa revancha para un semanario cuyas ventas bajaban y cuyo fin proclamaron los autores del atentado proclamaron el fin al gritar “Hemos matado a Charlie Hebdo”.

“No hab√≠a visto algo as√≠ en toda mi vida. Sesenta personas que hac√≠an cola antes ya de que abramos, a las seis de la ma√Īana. Y no eran clientes habituales”, cuenta Marie-Claire, gerente de un kiosco de la estaci√≥n ferroviaria parisina de Saint-Lazare.

“Ten√≠a un centenar de ejemplares, se vendieron todos en un cuarto de hora”, afirma igualmente Majida Danadi, propietario de un quiosco situado a un centenar de metros de la sede de Charlie Hebdo, donde se produjo el ataque que dej√≥ doce muertos la semana pasada. “La gente lo compra para apoyar a la revista, piensan tambi√©n que ser√° un n√ļmero de colecci√≥n”.

Para responder a esa demanda masiva, el editor decidió este miércoles aumentar el tiraje, ya excepcional, de tres a cinco millones de ejemplares. La venta, prevista también en varios países extranjeros, se mantendrá en Francia durante ocho semanas.

Convertido en símbolo de la libertad de expresión, Charlie Hebdo es reclamado por todos lados, incluso en los barrios en los que antes no encontraba compradores.

Hay quienes compran el semanario pese a que desaprueban su portada. “Soy musulm√°n practicante y creo que tiene que haber l√≠mites” a la libertad de expresi√≥n, dice Farez, mientras cubre con la mano la caricatura de Mahoma. “Pero lo compr√©”, agrega.

Ejemplares de Charlie Hebdo son propuestos ya en internet a precios estratosféricos; hasta cerca de 900 euros, cuando su precio normal es tres euros.

Tendencias Ahora