Internacional
“Muy fea para violarla”: el insulto de un diputado causa esc√°ndalo en Brasil
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Jam√°s la violar√≠a porque es muy fea”, la frase con la que un diputado insult√≥ a una colega -que seg√ļn √©l lo llam√≥ violador- levanta olas de indignaci√≥n en Brasil donde a diario se denuncian 137 agresiones sexuales.

Jair Bolsonaro, el diputado de oposición más votado en Rio de Janeiro en los comicios de octubre y conocido por sus feroces críticas a la izquierda, revivió una disputa ideológica con Maria do Rosario Nunes, ex ministra de Derechos Humanos y legisladora oficialista del partido de la presidenta Dilma Rousseff.

En vísperas del Día Internacional de los Derechos Humanos, el pasado 10 de diciembre, Bolsonaro intervino en una sesión de la Cámara de Diputados para increpar a su colega por declaraciones contra la dictadura (1964-1985).

“¬°Qu√©date ah√≠ Maria do Rosario! Hace unos d√≠as me llamaste violador. Y dije que no te violaba porque no mereces”, le espet√≥ furibundo este militar en retiro de 59 a√Īos.

Fue la chispa para encender una controversia m√°s en la pol√≠tica brasile√Īa, caracterizada por los golpes bajos, y alimentar la indignaci√≥n en redes sociales.

Varias organizaciones iniciaron un movimiento de repudio que pide a gritos la destituci√≥n de Bolsonaro. La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos tach√≥ de “inaceptables” los dichos del pol√≠tico.

Pero lejos del arrepentimiento, Bolsonaro aviv√≥ las llamas cuando al d√≠a siguiente, en una entrevista con el diario Zero Hora, intent√≥ explicar lo que consider√≥ apenas como una “iron√≠a”. “Ella no merece porque (…) es muy fea. No es de mi tipo. Jam√°s la violar√≠a”, declar√≥.

“Esto s√≠ merece ser denunciado vehementemente. Es un est√≠mulo a la violencia contra la mujer. Una persona con la actitud de este se√Īor no puede ser representante de ning√ļn sector de la sociedad”, dijo a la AFP Lucia Rinc√≥n, dirigente de la Uni√≥n Nacional de Mujeres, una organizaci√≥n feminista que encabeza protestas en las calles de Brasilia, Rio de Janeiro y Manaus contra Bolsonaro.

El legislador se escudó recordando que en 2003, cuando defendía un proyecto de ley para castigar a menores infractores después de una brutal agresión de adolescentes contra una pareja, la legisladora lo culpó indirectamente de ese ataque.

“Enseguida me llam√≥ violador. Repiti√≥ la ofensa. (…) Por reflejo, y ante una agresi√≥n verbal injusta, respond√≠ que no era violador y que si lo fuera, no la violar√≠a porque ella no lo merec√≠a”, se√Īal√≥ en un art√≠culo publicado por el diario Folha de Sao Paulo.

El femicidio, un crimen

El diputado, que se jacta de su posici√≥n a favor de penas m√°s duras por violaci√≥n y la castraci√≥n qu√≠mica voluntaria de agresores sexuales, apunt√≥ en otra declaraci√≥n que “jam√°s pedir√° disculpas” a Nunes. La ex ministra inici√≥ una serie de acciones legales por injuria y calumnia, mientras la fiscal√≠a present√≥ una denuncia por incitaci√≥n p√ļblica a la violaci√≥n.

“No lo hago por m√≠, sino por todas las mujeres brasile√Īas, porque ninguna merece ser violentada. No acepto que en el Congreso Nacional ni en ning√ļn otro lugar exista la incitaci√≥n a la violencia”, justific√≥ Nunes.

El caso de la ex ministra sirvió de acicate para que el Senado aprobara el miércoles un proyecto de ley que tipifica el femicidio. La propuesta deberá ser votada por la Cámara de Diputados antes de pasar a sanción presidencial.

Al mismo tiempo sac√≥ a relucir el sesgo machista de la sociedad brasile√Īa, y su enorme expediente de agresiones.

“En 2013 se denunciaron 50.320 agresiones sexuales, pero por investigaciones internacionales sabemos que apenas un 35% de las v√≠ctimas denuncian, con lo que en Brasil pueden haber hasta 143.000 violaciones al a√Īo”, dijo a la AFP Samira Bueno, directora del Foro Brasile√Īo de Seguridad P√ļblica, que edita un estudio anual sobre violencia.

Sin importar que Brasil tenga 200 millones de habitantes, “la cifra es muy alta”, explica la experta, y cree que el fen√≥meno responde a una “arraigada tradici√≥n machista en la que todav√≠a una mujer es culpada por la agresi√≥n que sufre, ya sea por su vestuario o su forma de caminar”.

Tendencias Ahora