Notas
Científicos explican tragedia que creó cementerio de ballenas en medio del desierto chileno
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un desierto podr√≠a ser el lugar donde menos esperar√≠amos encontrar huesos de ballenas. Menos a√ļn si se trata de casi 40 cet√°ceos en perfecto estado de conservaci√≥n, acompa√Īados por esqueletos de focas, peces aguja y otras especies marinas.

Sin embargo esta es la principal característica del idóneamente bautizado Cerro Ballena, una localidad al norte de Caldera en pleno desierto de Atacama, cuyo misterio fascinó a los científicos desde 2011, cuando se descubrieron los restos durante la ampliación de la Ruta Panamericana.

En realidad, hallar restos de animales acu√°ticos en zonas deŇõerticas no es algo inusual, dado que muchas de ellas eran parte del lecho marino hace millones de a√Īos. En el caso de cerro Ballena, el cementerio est√° localizado a 37 metros sobre el nivel del mar y a 1 kil√≥metro de la costa m√°s cercana.

Lo en verdad intrigante es por qu√© todos estos animales que vivieron hace m√°s de 6 millones de a√Īos murieron en el mismo lugar, y en un estado de conservaci√≥n que no mostraba indicios de muertes violentas. Los esqueletos estaban completos, en posiciones muy similares apuntando hacia el mismo punto, recostados sobre su espalda en vez de la panza, describe la BBC.

Primero se hipotetizó que los animales pudieron haber sido arrastrados tierra adentro por un potente tsunami. Sin embargo tras analizar con cuidado los restos en el Museo Natural de Historia de Estados Unidos, se arribó a una nueva conclusión: los animales no murieron al mismo tiempo sino durante un periodo relativamente largo, a causa de envenenamiento por toxinas de algas especialmente letales.

En algunos casos, los animales murieron por el consumo o inhalación directa de las toxinas. En otros, fue como resultado de consumir a otros seres que se habían expuesto primero.

“Todas las criaturas que encontramos, bien fueran ballenas, focas o peces aguja, se alimentaban en cadenas tr√≥ficas (transferencia de sustancias nutritivas), lo que las hac√≠a susceptibles a acumulaciones de algas nocivas”, indic√≥ el paleont√≥logo estadounidense Nicholas Pyenson a la BBC.

Una pista de ello es que los huesos estaban enterrados en diferentes capas: 3 ballenas y un perezoso acuático estaban a 2.5 metros de profundidad; 3 ballenas más estaban a 6 metros; 10 ballenas, un cachalote y 3 focas a 7 metros; para concluir con 15 ballenas, un delfín y una ballena-morsa a 8 metros de profundidad.

Otro indicio es que si bien no se encontraron sedimentos de algas en los alrededores, sí habían partículas de óxido de hierro, típicas de las concentraciones de algas.

“En el mundo moderno, las algas nocivas pueden atacar a una variedad de mam√≠feros marinos y peces predadores grandes. Para nosotros, la clave fue su naturaleza repetida en Cerro Ballena: ninguna otra explicaci√≥n posible en el mundo moderno ser√≠a recurrente, excepto por las algas t√≥xicas, las cuales pueden reaparecer bajo las condiciones adecuadas”, a√Īadi√≥ Pyenson.

Los investigadores, en un trabajo conjunto de cient√≠ficos chilenos, brasile√Īos y estadounidenses, infieren que la zona donde los animales murieron ten√≠a forma de embudo en la √©poca del Mioceno Tard√≠o, provocando que las propias mareas concentraran los restos en el mismo lugar. M√°s tarde, cuando los huesos quedaron expuestos, el que fuera una zona des√©rtica evit√≥ que carro√Īeros terrestres destrozaran los esqueletos.

Puedes encontrar más información en el sitio creado por el Museo Smithsoniano

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Smithsonian | cerroballena.si.edu

Tendencias Ahora