Notas
Reconocido psiquiatra hace un negativo diagnóstico del lenguaje en la juventud chilena
Publicado por: Agencia UPI
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El reconocido psiquiatra y miembro de la Academia Chilena de Medicina, doctor Otto Dörr, dijo que la falta de normas y de referentes importantes en la sociedad chilena han provocado no sólo un deterioro preocupante en el lenguaje de los jóvenes, sino que también un aumento en el consumo de alcohol y estupefacientes.-

Manifest√≥ que “existe una sociedad sin l√≠mites, marcada por una concepci√≥n hedonista de la vida, donde lo entretenido y lo que produce placer es bueno, y lo que no, es malo o no interesa”.

“Estamos en una sociedad que carece de normas y eso es muy grave. Y en el futuro podr√≠amos estar todav√≠a peor, porque somos uno de los mayores consumidores de marihuana en el mundo y los niveles de consumo de alcohol en la juventud alcanzan cifras inveros√≠miles, muy superiores a Estados Unidos, Espa√Īa, Francia y otros. Esto es particularmente grave en las mujeres j√≥venes, porque su fisiolog√≠a es distinta a la del hombre y una serie de factores que ser√≠a muy largo detallar aqu√≠ hacen que, frente a la misma cantidad de alcohol, el efecto sobre ellas sea mucho peor que en los varones”, expres√≥ el doctor Otto D√∂rr.

“Adem√°s habr√≠a que agregar que la precariedad del lenguaje hablado por los j√≥venes representa un peligro a√ļn mayor, porque perder la palabra es lo mismo que perder el esp√≠ritu”, precis√≥.

A su juicio con suerte el chileno medio utiliza 400 palabras y la juventud, menos a√ļn.

“Lo que est√° a a√Īos luz de una persona culta alemana que maneja aproximadamente 16.000 palabras y m√°s a√ļn del gran poeta, dramaturgo y cient√≠fico, Johann Wolfgang von Goethe, que utilizaba 80.000″, coment√≥.

El facultativo agreg√≥ que “la falta de lectura, el mal uso de Internet y la p√©sima calidad de los programas que se transmiten por televisi√≥n han, sin duda, ayudado a producir esta suerte de atrofia del lenguaje que se observa en Chile”.

“En el caso de la mayor√≠a de los hombres el problema es a√ļn m√°s grave, puesto que su lenguaje est√° plagado de groser√≠as y adem√°s pronuncian muy mal y no se les entiende nada. Desgraciadamente las mujeres tambi√©n se est√°n contaminando con esta forma de hablar, pero todav√≠a hay un grupo que se salva. Adem√°s, por una misteriosa raz√≥n, ellas pronuncian mejor y no farfullean, como los varones”, expres√≥ el m√©dico.

Enfatizó que a nivel de las autoridades no se ha hecho nada por salvar el lenguaje de los chilenos.

“Hay que empezar en los colegios a ense√Īarles a hablar y a leer a los ni√Īos, a que aprendan a querer su idioma, como ocurre en Francia, Inglaterra o Alemania, donde la gente t√°citamente compite por qui√©n se expresa mejor”, asever√≥.

“No hay propiamente una elite digna de servir de modelo, tanto en el modo de hablar como de conducirse. Tampoco se ense√Īa en los colegios a admirar a nuestros h√©roes, a nuestros grandes pol√≠ticos, a nuestros literatos, artistas o cient√≠ficos, personajes que s√≠ ser√≠an dignos de imitar”, enfatiz√≥.

“En Alemania el gran Goethe tiene una presencia permanente en la sociedad: En todas partes, colegios, universidades y sobremesas, se repiten sus poes√≠as, que tienen gran belleza y profundidad, y se discuten sus ideas filos√≥ficas, cient√≠ficas y pol√≠ticas”.

Sin embargo, el profesional reconoce también algunos signos esperanzadores.

“Lo mejor que ha pasado en Chile en los √ļltimos a√Īos es el fen√≥meno de las orquestas juveniles. En los 15 a√Īos transcurridos se han formado ya 300 orquestas, que han transformado no s√≥lo la vida de estos ni√Īos y j√≥venes m√ļsicos, sino tambi√©n la de sus familias. Porque la m√ļsica, dada su perfecci√≥n intr√≠nseca, ayuda a moldear y elevar el esp√≠ritu. En la Grecia cl√°sica se pensaba que la m√ļsica era perfecta, porque reproduc√≠a la armon√≠a del movimiento de las estrellas y esa armon√≠a la trasladaba la m√ļsica al alma tanto del ejecutante como del auditor”, expres√≥ D√∂rr.

Tendencias Ahora